BOHEMIA

Reseña: “Perdida” de Gillian Flynn

DEBOLS!LLO. 576 pp. S/. 59

Cuando en la contraportada de este libro se dice que es “una novela que te dejará sin aliento”, no te mienten, tan solo se quedan cortos. Yo pondría: “Una  obra que jugará con tu mente durante sus 550 páginas, te desarmará y frente a la cual no sabrás cómo reaccionar en cada vuelta de tuerca. Magistral”.

Estuve cerca de una semana enganchado con la lectura de esta novela. A pesar de tener varios proyectos que entregar cuando leí el libro hace unos tres años, aprovechaba cualquier momento de mi tiempo libre para perderme entre sus páginas. No importaba el ánimo con el que tomara el libro pues cuando me conectaba de nuevo con la historia de Nick y Amy, me olvidaba de todo lo que estaba aconteciendo en mi vida. Llegué al punto de dormir temprano y así  poder despertar por la madrugada y leerlo tranquilo. Si eso no es adicción, ¿qué lo es?

La premisa inicial puede sonar simple para un policial: en el quinto aniversario de su matrimonio, Nick Dunne recibe un aviso telefónico y regresa a su casa tan sólo para darse cuenta que al interior de la misma, ha ocurrido un hecho violento y Amy, su esposa, ha desaparecido. Lo que podría suponer una búsqueda del lector por saber simplemente qué es lo que ocurrió y si Amy está secuestrada, se escapó o fue asesinada, termina siendo un aspecto secundario. Un pretexto para hurgar en la formación y debacle de un matrimonio. Cómo dos personas que se unieron por lazos que inicialmente se justificaron por el gozo de la mutua compañía, la sensación de complicidad en toda acción diaria o la motivación de tener proyectos en común, terminan cayendo por un oscuro tobogán  que solo deja escapar sus gritos desesperados al no saber que les pasó y  cómo llegaron a perderse de tan tenebrosa manera. Esto es visible desde el epígrafe:

El amor es la infinita mutabilidad del mundo; las mentiras, el odio, incluso el asesinato, están entretejidos con él; es el inevitable florecimiento de sus opuestos, una rosa magnífica que huele ligeramente a sangre.

(Tony Kushner,The illusion)

El más humano de los sentimientos ligado a lo más vil de nuestro espíritu, la metamorfosis del comportamiento de acuerdo a las distintas situaciones en las que nos vemos involucrados, y las implicancias de ver desmontada la creencia de conocer plenamente a una persona con la que se supone estás profundamente ligado, de la peor forma posible. Una muestra de ello son las preguntas que se formula Nick al comienzo de trama : ¿Qué estás pensando? ¿Qué es lo que sientes? ¿Quién eres? ¿Qué nos hemos hecho el uno al otro? ¿Qué nos haremos?

Ese afán humano por querer controlar todo lo que sucede a  nuestro alrededor, no dejar escapar detalle alguno y reducir al mínimo el riesgo de verse enfrentado a un evento inesperado y sorpresivo y no saber cómo responder de forma adecuada. Ese miedo de nunca saber con total certeza cómo van a reaccionar aquellos que nos rodean así sean las personas que, pensamos, conocemos de toda la vida. Hay claro, una crítica a las nuevas formas de interactuar en la actualidad donde cada uno puede creer como correcto el ser invasivo en la vida de los demás con tal de sobrellevar la incertidumbre de no conocer a la otra persona, pero también está el otro extremo de nunca hacer un intento por ponerse a pensar el qué pasa por la mente de los demás.

También hay una crítica directa a los medios de comunicación que, cual gallinazos, buscan durante los distintos pasajes de la novela la carroña de la miseria humanas, mercantilizando la tragedia y  volviéndolo material de placer para sus consumidores que se regodean con la noticia , pensando  que a pesar de sus problemas no son las personas más miserables sobre la faz de la tierra, mientras se entretienen  a la par de manera macabra con las vejaciones a la intimidad de las celebridades de turno.

Los enredos amorosos que se van a ir sucediendo, un diario personal que irá mutando ,golpes emocionales y contundentes, desestabilización y frustración, encontrarse en el ojo de la tormenta de las acusaciones “morales” de toda una nación, ponerse una máscara para sobrevivir todo el tiempo, el ingenio macabro de una mente enferma pero a la vez genial…. hay tantos temas que hacen que Perdida no termine encasillada en la etiqueta de “thriller” o una “novela negra” común y corriente, saliendo a flote como una genial historia bien contada por una autora de primera línea. Como dice el escritor argentino Rodrigo Fresán en el epílogo, esta es una historia de amor, contada desde una óptica oscura y tenebrosa, pero una historia de amor al fin y al cabo. Con una  constante sensación punzante de terror y desconcierto, añadiría.

Sebastián Uribe
24 años. Economista de la Universidad de Piura y administrador de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Estuvo en el curso de Economía del BCR. Ha publicado reseñas en El Dominical, El Roommate y Solo Tempestad. Su blog personal es “Un perro romántico”. En la actualidad anda buscando espacio para sus libros.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top