TRENDING

Vida y Punto: Conviviendo con perritos

Todo el primer mes de Marena estuvimos en la casa de mis papás donde están mis dos perros: Chubi (11 años) y Petra (1 año), los dos labradores. Cuando Marena llego a la casa, no entendían que pasaba, Marena lloraba y los dos miraban sin entender nada, poco a poco se fueron acercando y la acompañaban mientras ella dormía en su cunita. Ellos dormían al costadito para cuidarla. Petra, era la que más atención le daba, cada sonido que Marena hacía, ella altoque paraba las orejitas y se quedaba observándola.

Como yo he tenido perros toda mi vida, no tenía miedo que estén alrededor de Marena, siempre y cuando yo este observando todo. Simplemente la olían y la miraban y ella no se inmutaba mucho con toda la situación, solo fluía con lo que yo hacía.

Hoy, con 6 meses, me doy cuenta de la gran diferencia, nos fuimos 2 semanas a la casa de mis papás y Marena entro en contacto con ellos, ellos se le acercan, quieren jugar, ella les estira la mano, les hace cariño y hasta emite sonidos como diciendo: ¡¡ven!! Cuando aparecen en el cuarto de la nada y ella los ve entrar sin que yo diga nada, saca una sonrisa de oreja a oreja, ¡¡los ama!! Y eso a mí me hace demasiado feliz.

Muy aparte que sean mis perros, siento que a todo bebé o niño le hace muy bien estar en contacto con los perros o alguna mascota en general. Aparte de darles alegría, diversión, teniendo una vida más activa y saludable al jugar con ellos, fomenta la unión dentro de una casa ya que juegan juntos, los sacan a pasear, le dan cariño y desarrolla el sentido de la responsabilidad.

También está la parte científica que nos dice los siguientes beneficios:

  1. Tener un perro o un gato en el primer año de vida de un bebé reduce el riesgo de alergias y problemas respiratorios y de otitis en un futuro
  2. Reduce el estrés, la presión arterial y la frecuencia cardíaca, lo que conlleva tener un corazón más sano
  3. Si tu hijo tiene problemas de lectura o autismo, con un perro ayudas a que tenga menor ansiedad, adquiere confianza, se desarrolla mejor y supera los pequeños obstáculos con mayor facilidad. Hace que los niños crezcan más tranquilos y seguros de sí mismos.
  4. Favorece el desarrollo cognitivo, socioemocional y físico de los niños

Está claro que no es un requisito para el desarrollo de tu hijo/a y que no a todos le gustan los animales, de hecho yo no tengo perro en mi depa todavía, pero es algo que si me gustaría porque fuera de todos los beneficios, es lindo ver el contacto que tienen y como se alegran mutuamente.

Thalia Von Bischoffshausen
Comunicadora de profesión, foodstylist y maquilladora profesional en mis tiempos libres. Gastrónoma desde que nací, dulcera hasta decir basta y hamburguesera compulsiva desde hace 3 años y medio. Siempre dispuesta a aprender cualquier cosa que me jale el ojo. Romántica empedernida y mamá gallina que sueña con tener una familia grande y una casa en el campo llena de animales.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top