SIN FRONTERAS

Sin Fronteras: Monstruos imaginarios cuando viajas sola

En el artículo pasado escribí sobre esos 8 motivos que me impulsan a querer seguir viajando sola. Es por eso que, siguiendo la línea, esta semana vengo a contarles sobre esos miedos que a veces te amarran a casa y no te dejan cumplir tus sueños… y cómo en realidad son oportunidades maravillosas para seguir volando.

EQUIVOCARTE

Las mejores historias de mis viajes me han sucedido cuando me he equivocado, como la vez que tomé el ferry equivocado en el puerto de Atenas y terminé en Creta; o aquella vez en Roma que no me enteré de que habían DOS terminales de trenes y terminé corriendo a través de media con mi maleta de 50 kilos en mano -benditos sean los retrasos que sino seguiría en Italia por siempre-.

Esas historias, por más que fueron una crisis en su momento, se resolvieron solas: conocí al mejor partner de viajes en el ferry a Creta y me acompañó por todo el recorrido de Grecia (incluso conseguimos ofertas buenazas al ser dos y no solo uno); y al correr por medio Roma, perdí una balerina -llámenme Cenicienta- y me hice bff de una diseñadora de moda en el tren 👠 .

Viajar no será fácil. Perderás vuelos, tomarás caminos equivocados, te intentarán estafar cuando compres algo, quizás te enfermes por probar un platillo exótico (nunca más comeré suri) y tendrás que lidiar con cada una de estas decisiones, pero también son estos errores los que harán las mejores historias, no tengas miedo a cometerlos.

Cuando tenía 5 años me dijeron una vez a modo de consolación -porque no dejaba de llorar- que “lo único que no tiene solución es la muerte”, y ahora yo te lo digo a ti, no dejes de viajar por temor a equivocarte.

QUEDARTE SIN DINERO

Si planeas un viaje lo suficientemente bien y te administras durante el camino, el dinero no tiene por qué acabarse, pero ¿qué sucede si te roban? O ¿pierdes tu cartera? Ya me pasó (Vegas es culpable de todas mis desgracias), y no es tan malo como suena si ttienes un plan de emergencia. Por eso, sigue estos sencillos consejos:

  • Jamás cargues todo el dinero junto y sólo carga lo que usarás en el día.
  • Ten una tarjeta de débito adicional escondida en algún lugar de tu mochila
  • Ten en un papel los teléfonos de los bancos para cancelar tus tarjetas
  • Ten dinero de emergencia escondido en algún lugar y una copia de tus documentos importantes en tu Email o un USB (yo llevo en mi drive todos mis documentos escaneados y esto es útil incluso en la chamba).

Quedarte sin dinero puede ser un problema, pero no debe ser un tema para alejarte de la experiencia de viajar sola. Es raro que suceda, pero en caso de que te llegue a pasar y los consejos anteriores no te sirvan, entonces confía en la buena voluntad de los demás. Yo me quedé varada sin dinero en Cartagena y terminé haciéndome re amiga de unos argentinos que me enseñaron a hacer malabares… ¡y conseguí cerca de 200 soles en una tarde y un lugar donde alojarme si alguna vez voy a Buenos Aires! Ese es el espíritu de aventura. Atrévete y confía: te sorprenderá la cantidad de personas que están dispuestas en ayudarte, inclusive si no hablan el mismo idioma, lo que me lleva al siguiente punto.

IDIOMA

Es cierto que en la mayor parte del mundo se habla inglés, así que si lo hablas, tienes algo menos de que preocuparte. Pero que sucede, ¿si no?

Hasta el momento he comprobado que no hay más divertido que un buen juego de “caras y gestos” tratando de comprar un poco de comida en un mercado en medio de la nada en un país donde no hablan tu idioma, ni inglés, ni francés, ni italiano. Only ruso y #consejodentrodeconsejo, por eso: si alguna vez van a Moscú, no dejen de provar Kroshka Kartoshka (Tatyana, si me estás leyendo, ¡¡gracias/spaciba!!)

Recuerda que la comunicación no necesariamente tiene que ser verbal, hay cientos de formas de transmitir un mensaje, como lo son: señas con las manos, gestos, dibujos en un papel y cuando todo eso falla, no hay nada que una sonrisa no resuelva.

Además, si todo falla, siempre quedará Google Translate 😍

PERDERTE

El perderse es un miedo generado a la necesidad de tener control de la situación, pero perderse también tiene sus ventajas, pues te permite descubrir y experimentar cosas que de otra forma no serían posibles. No veas el perderte como algo malo, sino todo lo contrario, como la posibilidad de vivir nuevas experiencias.

Jamás estarás completamente perdida, en ningún lugar. Siempre habrá forma de encontrar de nuevo tu camino, más hoy en día en donde encontrarás un café internet o una conexión WiFi gratis en alguna parte de la ciudad.

¿Aún sigues con miedo a viajar? No te preocupes, para eso ha llegado #TuñónAlRescate: no me voy a rendir hasta convencerte de agarrar tu mochila y salir a cumplir todos tus sueños. Por eso, no dejes de leer mis próximos artículos y, si tienes alguna duda sobre viajar, puedes contactar conmigo directamente desde mi página de Facebook: Pasaporte Lleno.

Milagros Tuñón
Creo firmemente en que tener plata no debe ser un requisito para recorrer el mundo y, como ser consecuente que soy, pongo en práctica mis creencias mientras te cuento cómo a través de mi blog, @PasaporteLleno. Ya son 21 países recorridos y todavía no me declaro en bancarrota.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top