SIN FRONTERAS

Sin fronteras: Cosas que te enseña el camino – Parte 1

Viajar sola por varias semanas, a pesar de emocionarme a mil, también me daba algo de miedo al principio. Agradezco mucho a todos los amigos que, desde el inicio, creyeron que superaría este reto fácilmente; me ayudaron a creer más en mi, y ya ven… volví sana y salva a casa.

Recorrer diversas ciudades sin un paquete turístico y sin compañía permanente fue sin duda una experiencia inolvidable. Y como toda gran experiencia, me dejó muchas lecciones. Estas son las cosas que aprendí de Europa viajando sola:

-Europa es bastante segura (en especial si la comparas con Latinoamérica). Solo tienes que estar atento a los carteristas y a cualquier estafa callejera, como la recolección de firmas, los juegos de apuestas, etc. ¡No hagas caso y pasa de largo! Además, si viajas en verano como yo, tendrás luz de día hasta las 9 ó 9:30 PM, lo que te dará mayor seguridad para recorrer las ciudades por más horas.

-No tienes que saber todos los idiomas de todos los países que visitarás. Es útil aprender las frases básicas (hola, gracias, dónde queda…, cuánto cuesta…, etc) pero según se den las circunstancias uno encuentra la manera de comunicarse incluso por señas. Me pasó en Marsella, donde me perdí en un parque nacional y ni yo hablaba francés, ni los oficiales de policía que encontré hablaba inglés: hora de ser mimo.

-No tengas miedo o vergüenza de pedir ayuda a extraños si estás en un ambiente seguro. Lo peor que puede pasar es que te digan que no y no los vuelves a ver en la vida. En mi experiencia, la gente suele compadecerse de un viajero solitario, en especial si arrancas tu petición con una sonrisa. Llegué a pedir prestado un cargador para mi celular a un completo desconocido en un Starbucks y accedió.

-Pedir ayuda con las fotos también se vale. Lo mejor es encontrar otro viajero con quien intercambiar roles de fotógrafo. Y como todos queremos tener la foto perfecta del viaje, puedes explicarle a la otra persona de antemano el fondo, ángulo, etc. que quieres para la foto. Me ha tocado pedir ayuda a varias personas para sacar la misma foto varias veces hasta tener una que me gustara; y también me he cruzado con personas que voluntariamente me han hecho toda una sesión con varias fotos geniales.

-La tecnología es genial para no extrañar tanto el hogar y a la familia y amigos, pero debes usarla sabiamente. Yo cree un grupo en whastapp donde metí a toda mi familia y regularmente les informaba sobre mi paradero y compartía con ellos algunas fotos. Pero hay que evitar quedarse demasiado pegados al chat, después de todo uno viaja para desconectarse y descubrir, y no te quieres perder de todas las cosas geniales por estar pegado a la pantalla del celular.

-Por último, sobre todo si tienes un viaje largo, tómate un descanso de vez en cuando. Siempre buscamos aprovechar el tiempo al máximo y recorremos la ciudad de arriba abajo sin parar, pero no debemos olvidar que estamos de vacaciones. Entonces, no te sientas mal si un día te levantas tarde o tu único plan del día es ir a leer un libro a un parque o a la playa, sin visitar ningún monumento. También es bueno relajarse y recargar energías para volver a las grandes caminatas, tus pies te lo agradecerán.


Fuente de imágenes: Mayra Delgado

Mayra S Delgado
Tengo un cartón en Comunicación y Marketing, y me especialicé en Marketing Digital en varias centrales de medios. Viajera desde pequeña, pero recientemente independizada en este aspecto. Me fui a dar una vuelta de 3 meses por Europa y ahora quiero ver mucho más del mundo. Fan de la lluvia, la luna llena y los chocolates, pero sobretodo de las tres cosas que le dan nombre a mi blog: Viajar, Comer, Bailar.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top