SIN FRONTERAS

Sin fronteras: Bali, como en la película

Después de varias horas de viaje, cambios de aviones y turisteo entre parada y parada, ¡¡por fin llegamos a Bali!! El viaje es agotador pero vale la pena, desde el aeropuerto ya sabes que estás en un lugar especial y diferente. Esta isla en Indonesia está ubicada entre el sudeste asiático y Oceanía pero no tiene mucho que ver con ellos. Desde la carretera empiezas a ver esculturas de dioses en lugar de Budhas y monjes, y claramente te das cuenta que la onda y la religión de la isla es otra. Su religión es una mezcla entre el sivaísmo vertiente del hinduismo y la mitología balinesa. Si bien es cierto se trata de una isla, y como tal, no es grande y las distancias son cortas entre zona y zona. En llegar de un lugar a otro uno se demora en 20 km 2 horas más o menos; por lo que PRIMERA RECOMENDACIÓN: no quedarse en un solo sitio en la isla. Es mejor irse moviendo por zonas y alojarse en cada una en diferentes fechas, sino uno se pasa el tiempo yendo de una zona a otra. En mi caso yo empecé por la zona de Ubub.

dsc_0019-005

dsc_0980-004

Ubud es la zona tradicional de la isla, donde se encuentra toda la carga religiosa, ancestral y cultural de la isla. Yo recomiendo quedarse por esta zona 3 días: ojo, no tiene playa ya que es el centro de la isla pero tiene todo lo demás por lo que la isla es conocida. ¿Vieron Eat, Pray & Love?, bueno en teoría el hotel donde se alojaba la protagonista y las zonas donde paseaba son las de Ubud.

dsc_0092-004

dsc_0150-004

Para describir esta zona hay mucho por decir, pero es una experiencia que hay que vivir: calles caóticas llenas de esculturas de dioses, danzantes, trajes típicos, templos por donde mires, olor a incienso, música balinesa, motos por supuesto (y muchas), terrazas de arroz, meditación y mucha paz, eso es Ubud. Para mi es una parada obligatoria y que hay que disfrutar y sacarle el máximo provecho.

img_20160328_174508

img_20160328_092216

¿Qué ver en Ubud? Hay mucho por ver pero para ser selectivos. Yo recomiendo lo siguiente(previamente se necesita una buena moto, bicicleta también puede ser pero es más difícil por las distancias): el Ubud Monkey Forest, es el templo de los monos, es alucinante como templo y además por la experiencia de que está repleto de monos por donde mires (cuidado con tus cosas porque si algo les llama la atención no dudan en quitártelo); el templo Goa Gajah, con la cueva del elefante y sus fuentes que dan buena suerte, es un templo diferente a todos los que he visto hasta el momento (y he visto muchísimos); el museo Agung Rai; el templo Tirta Empul (fascinante); el mercado central de Ubud (ver los horarios en que funciona) y el templo Pura Ulun Danu bratan, sobre el agua, parece flotante, único.

dsc_0901-003

img_20160328_091720

¿Qué más hay para hacer? Indispensable ir a las terrazas de arroz de Tegalalang y pasear por ellas, son campos alucinantes y que parece que no tienen fin, hay mucha onda de turisteo por la zona, pero yo recomiendo abrirse un poco del tumulto y caminar libre por la zona, así se disfruta más. También está el masaje balinés, muy particular pero bastante bueno; y para eso recomiendo un lugar muy especial de masajes que además, está frente a campos de arroz con lo que es una experiencia única, el lugar se llama Kayma.

Mucha fiesta, por no decir que no hay, no tiene Ubud, es más para relajar pero está bien porque el resto de la isla sí tiene fiesta así que habrá también días locos. La comida típica es a base de arroz, infaltable probar el Nasi Campur y el Nasi Goreng (no voy a describirlos, pruébenlos); y esta se encuentra en los famosos “Warungs”, que es como llaman a los restaurantes típicos en Indonesia. Hay para todos los gustos y para todos los bolsillos, yo en Ubud recomiendo el  Bogasari. Otro infaltable que se tiene que probar SÍ o SÍ es el kopi luwak o café de civeta, cuyos granos se obtienen en las heces de un animal que tiene el mismo nombre. Es el café más caro del mundo y no está nada mal.

dsc_0951-004

Finalmente, un lugar muy especial y que recomiendo 100% es el Café Lotus, está en la avenida principal (Jalan Raya)  y su terraza interior da al museo Puri Lukisan, lo que crea una atmósfera increíble. Hacen también shows con bailes típicos durante las noches, que se pueden ver como público o dentro del restaurante si se hace una reserva para comer, este show sirve mucho para entender la cultura y la religión de la isla.

¡Nuestra ruta por la isla sigue! ¡La próxima semana la pasaremos en las playas!

¡Hasta el próximo post!

img_20160327_174928


Fuente de imágenes: Jorge Bárcenas – JBC Imaginario

 

Jorge Bárcenas
Abogado de la UPC y Master en Derecho Ambiental por la Universidad de Alicante. Vive y trabaja en Madrid desde el 2014. Aficionado a la fotografía y viajero por naturaleza. Con cámara y pasaporte en mano, todo lo demás que fluya.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top