SIN FRONTERAS

Sin fronteras: 8 razones para viajar sola

Quizás quién nunca se haya planteado viajar sola se pregunté por qué, qué lleva a una mujer “normal” a querer enfrentarse a todos esos peligros que se esconden allá tras las paredes de nuestra casa, donde duerme el “coco”. Quizás tú, potencial viajera en solitario, te preguntes si es normal esto que te planteas (como si ser normal fuewe tan importante). Hoy, yo que ya me atreví a dejarlontodito y largarme mil veces a cconocer el mundo sin más compañía qhe una mochilita esencial, he venido a compartirles mi experiencia personal y los que para mí son los principales motivos para olvidarte del resto y ser feliz en el camino de solitario ❤.

1-NO TIENES QUE AGUANTAR A NADIE
Lo más probable es que conozcas a alguien con quien te gustaría realizar este viaje. Tu novio/chape/agarre/peoresnada, tu amigx, tu familia o aquella persona que te comentó sus ilusiones por visitar ese destino del que ahora tú también te has enamorado #sueñoscontagiosos. Pero, a pesar de que las ganas están presentes, ¡es imposible ponerse de acuerdo!

2-NO TIENES CON QUIÉN
Ya sea por tus gustos viajeros o porque la casualidad lo quiso así, no has encontrado una persona con la cual irte de viaje. Puede ser que no haya surgido la posibilidad, quizás hayas rechazado viajar con alguien con quien crees no sabrás entenderte o los viajes imaginados no resultan atractivos para tu entorno. Y es que hay tantos viajes y gustos viajeros como personas, por lo que no siempre es fácil encontrar al compañero de viaje “ideal”.

Irse de viaje es como salir con alguien: supondrá muchas horas compartidas, muchos trayectos, muchas conversaciones y muchas situaciones insospechadas. Hay que aceptarlo, es fácil que aunque te lleves muy bien con una persona, no viajes bien con ella. Por eso no tener con quién viajar no es algo anormal. Si su idea de vacaciones no tienen nada que ver con la tuya, es imposible determinar una fecha que les vaya bien a ambos o, mientras tú sueñas con aventura y emoción… tu acompañante quiere vivir en hoteles 5 estrellas #ameosoypobredatecuenta. Si desde un inicio ves que la cosa se complica, no persigas ese sueño porque SIMPLEMENTE NO ES PARA TI. Amiga, créeme: siempre mejor sola que mal acompañada. No quieres terminar como yo en Granada, perdiendo media mañana buscando jamón ibérico para desayunar porque la niña acompañante tenía un antojo (casi cometo un asesinato).

3-TE DA LA GANA DE VIAJAR SOLA
Sencillo. Te sientes bien en soledad, eres independiente y crees que sola también lo pasarás bien y, amigahermanamujer, eres de las mías. Agarra al toro por los cuernos, y deja de depender de otros gustos u otras opiniones. Si te apetece diseñar tu ruta, establecer tus horarios y visitar aquello que te gusta, basta de recortes en tu itinerario, basta de acordar un destino intermedio que guste a todos los acompañantes, basta de no decidir cuál será el siguiente camino a tomar o de las largas indecisiones por encontrar un lugar donde comer.

4-TE PARECE (Y APETECE) UN RETO PERSONAL
No es que te apetezca viajar sola, en realidad eres de la opinión de que disfrutarás más viajando en compañía que haciéndolo sola, pero crees que es un gran reto personal que QUIERES afrontar. Tú, tus decisiones y tus miedos. Crees que es algo que debes hacer. Crees que es algo que te ayudará a conocerte mejor, a afrontar las cosas con una visión diferente o es una espinita que tienes guardada. Viajar sola te ofrecerá, sin duda, un maravilloso reto personal que superar.

5-NECESITAS TIEMPO Y DISTANCIA
Quizás llevas un tiempo prometiéndote tiempo para ti. Quizás necesitas tiempo para pensar en algo en particular, dar forma a nuevos proyectos que tienes en tu cabeza o cuidarte más. Puede ser que tengas un problema en tu ciudad y necesites tiempo y distancia; poner las cosas en perspectiva, convertirlo en algo más, menos urgente y más objetivo. La distancia y la soledad ayudan a ver las cosas con más perspectiva, a darle (o quitarle) el valor que se merecen y a comprender más.

6-BÚSQUEDA DE LA LIBERTAD
Hacer lo que te plazca, no rendir cuentas con nadie, ni escuchar a nadie. Simplemente hacer lo que te apetezca, cómo y cuándo te apetezca. Viajar sola puede ofrecerte la libertad total. Estar ahí, ahora, y de pronto decidir que quieres moverte a otro lugar. Hacerlo sin tener que explicárselo a nadie. Caminar, bailar o charlar con alguien. Dejar de pensar si lo que haces está bien, si tu acompañante lo estará pasando tan bien como tú o no preguntarte si es demasiado pronto para irte a dormir. Cuando viajas sola, tú eres la única a cargo y tu opinión es la única que cuenta porque #YOLO.

7-BÚSQUEDA DE EXPERIENCIAS
Eres consciente, o alguien te lo ha dicho (¡yo te lo digo!), que viajando sola se viven experiencias que no puedes vivir viajando en compañía y ¡quieres buscarlas! Encontrarte en situaciones surrealistas, rodeada de gente local, no comprender nada y no tener un apoyo ni unos ojos externos con los que comparar percepciones. Situaciones y experiencias que te quedarán marcadas para siempre. (Inserte frase inspiradora como “Viajar es lo único en lo que gastar nos hace más ricos).

8-QUIERES CONOCER GENTE
Viajar es una forma estupenda de conocer a otros viajeros, muy probablemente viajeros solitarios como tú. Entablar una conversación con otro viajero es tan sencillo como preguntar a dónde va, de dónde viene o qué te recomienda visitar en esta ciudad.

Aunque suene irónico, viajar sola es una forma genial para dejar de viajar sola (rebatirás la razón número 2).

¿Convencida? Alista maletas y deja que la ruta termine de conquistarte el alma.


Fuente de imágenes: Milagros Tuñón

Milagros Tuñón
Creo firmemente en que tener plata no debe ser un requisito para recorrer el mundo y, como ser consecuente que soy, pongo en práctica mis creencias mientras te cuento cómo a través de mi blog, @PasaporteLleno. Ya son 21 países recorridos y todavía no me declaro en bancarrota.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top