TRENDING

Trending: El Mundial de negocio

gianniinfantino-cropped_b7dulzoi51ud1bd2d3i54vpr0jpgt518671483

La noticia más importante de la semana en el mundo del deporte ha sido la confirmación por parte de la FIFA del nuevo formato que tendrá la Copa Mundial a partir del año 2026 en el que se pasará de 32 a 48 participantes. Suena mucho tiempo, pero en realidad no es tanto si tenemos en cuenta que las Clasificatorias empiezan años antes. Han habido todo tipo de opiniones al respecto, muchas en contra al entenderse como una decisión que busca únicamente mayores ingresos económicos, dejando en un segundo plano lo más importantes: el juego.

En nuestro país la noticia cayó bien. Sobre todo porque hace que nos sintamos un poco más cerca al objetivo que se persigue hace mucho tiempo: clasificar a una Copa Mundial.  Pero dejando de lado hinchajes, ¿será esto lo mejor para el evento deportivo más importante del mundo?

Muchos especialistas consideran que no. Una decisión basada únicamente en intereses económicos no será nunca la mejor. Y es en eso en lo que parece basarse este nuevo formato. Se debe encontrar un balance con el lado deportivo, y así nos quieran hacer creer que se hace con la intención de darle mayor oportunidades a los países, no muchos creemos que sea así.

Esto podría traer consecuencias que afecten la imagen de la Copa Mundial, conocida hoy por ser el torneo más exclusivo de selecciones de fútbol. Al abrir la posibilidad a más países de clasificar a esta, el interés  en etapas preliminares puede verse perjudicado. Muchos países darán por descontada su participación en el Mundial (¿nos sentiremos nosotros así algún día?), y el torneo en sí podría perder esa llamada exclusividad al permitir participar a selecciones que, por nivel, tal vez no estuvieran ahí bajo otras circunstancias.

Según Gianni Infantino, Presidente de la FIFA, este nuevo formato permitirá generar mayores ingresos por derechos de televisión (aumentarían en 505 millones de dólares).  Y seguramente, al incluir una mayor cantidad de países en la competición, los ingresos por licencias y explotación de imagen también aumentarán para la FIFA. Además de haber sido esta una propuesta de Infantino cuando todavía era candidato para liderar el máximo ente del fútbol.

Solo el tiempo dirá si esta fue la mejor decisión. Si es que la Copa Mundial perdió la competitividad que siempre intentó tener y el ser ese torneo exclusivo para las mejores selecciones del mundo. A nivel de negocio y marketing, seguramente será cada vez más interesante. Eso lo deben tener claro dentro de la FIFA, y cada una de las selecciones listas para incluir esto como un argumento la próxima vez que tengan que salir a negociar con sus patrocinadores.

Pero a su vez, será vital encontrar un balance. Ese que permita brindar el mejor producto posible (sigo creyendo que ese era el que teníamos hasta antes de esta aprobación), y en base a eso explotar todo lo necesario para generar ingresos económicos. Sin sacrificar la naturaleza misma de la competencia.

En mayo del 2020 se decidirá la sede de la Copa Mundial 2026. La primera que empezará a funcionar bajo este nuevo formato. Hay tiempo para afinar todo lo que se tenga que afinar. Aunque siendo sincero: no creo que dejemos de ver un solo partido tal como hicimos en Brasil 2014. También creo que las marcas que patrocinan globalmente competencias de la FIFA aprovecharán la oportunidad para expandir las estrategias que suelen emplear a una mayor cantidad de territorios. De todas maneras, no deja de ser interesante ver cuanto puede pesar el negocio en el fútbol. Así eso pueda significar cambiar en algo su esencia.


Imagen: Getty

Humberto Meneses
Comunicador especializado en Marketing (Universidad de Lima) y Gestión Deportiva por CIES-FIFA. A esto se ha venido dedicando durante los últimos 4 años de su vida, y lo hará hasta el fin de los tiempos o hasta que Perú vaya al Mundial. Lo que pase primero.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top