CONVERSA Y PUNTO

[Entrevista] La Blanquirroja somos todos

DESDE 2008 “LA BLANQUIRROJA” DIRIGE LOS CANTICOS EN LOS ESTADIOS EN CADA PARTIDO DE LOCAL. FOTO: PUNTO Y COMA

Peruanos somos todos pero hinchas incondicionales no quedan muchos. En pleno repechaje contra Nueva Zelanda son sólo los verdaderos hinchas que brillan con luz propia desde las más difíciles épocas para nuestra sufrida selección peruana de fútbol.

Punto y Coma conversó con Jair Villanueva, fundador de “La Blanquirroja”, la primera barra oficial de la selección peruana que fue fundada el 2008 y se mantiene incondicional en todos los partidos.

 “La Blanquirroja” ¿En qué contexto decides fundarla?

En la etapa cuando recién ingresaba a la universidad ya venía planeando esto, pero la fundamos en 2008 con mis primos Ronnie y Jesús. Somos 3 fundadores, nosotros mismos hicimos “chancha” para nuestro bombo y la bandera, luego llegó más gente. El primer partido de la barra fue contra Colombia, lo genial de esa vez es que cuando entramos la tribuna, se abrió como el mar de Moisés; ósea había más gente que esperaba una vibra distinta pues no existían barras, era un ambiente frío.

Sorprende que ustedes hayan empezado en esa época desastroza ¿por qué decidieron formar una barra?

La idea original era cambiar eso que el estadio de la selección parecía un teatro. Parecía ir al cine para la gente y había hinchas como nosotros que si queríamos alentar. Muchos estábamos cansados de pararnos tratando de cantar, tratar de alentar y oíamos voces “Siéntate” “Ya deja ver”. Había cero credibilidad alrededor del técnico y había campañas, de los mismos periodistas, para dejar el estadio vacío y para no apoyar a la selección. Ese fue el momento, el 25 de Mayo de 2008 que decidimos intentar cambiar ese pensamiento y creamos la barra. Nos dijimos “Va a costarnos bastante chamba, va a costarnos bastante esfuerzo y vamos a sufrir bastante” y así lo fue, aún recuerdo la peor derrota que tuvimos con el 6-0 en Uruguay; pero justo, esos momentos nos pusieron a prueba y por eso al final pudimos construir una barra tan sólida.

¿Y cómo es el ir a los de visita y comprar entradas allá?

Depende del país; por ejemplo, contra Ecuador en Quito, la eliminatoria pasada, tuvimos que comprar en reventa. Contra Uruguay, en Montevideo en esa misma eliminatoria, contactamos a la misma federación uruguaya y le compramos directo a la federación. En esta eliminatoria, contra Paraguay pudimos hacer lo mismo como contra Argentina ahora. Entonces, por ese lado, nos tratamos de apoyar de la federación visitante o ya vemos nuestros propios medios.

 ¿Qué tan accesible económicamente?

Si es que uno busca tanto algo va poder lograrlo. Tenemos personas que han viajado 4 o 5 días por tierra para viajar a Argentina o a Colombia, en estas eliminatorias. A Argentina hay unos que se han ido con, no más de 1000 soles, ida y vuelta y lo han logrado.

¿Cómo fue el proceso de oficializarse como barra?

Primero fue conseguir reconocimiento y eso lo ganas en la práctica, en la tribuna. Eso ocurrió en la eliminatoria pasada, ya había coordinaciones con la Federación luego, también con el ministerio del interior; ósea no es que seamos una barra patentada por la federación ni nada de eso pero si somos reconocidos como la barra principal y nos honra ser un brazo más de todo lo que es el fútbol peruano.

Con jugadores igual…

Hay un reconocimiento de ellos en los viajes, sobre todo, al extranjero hay mucho más contacto, conversamos mucho más o llegamos mucho más a ellos porque el grupo es más reducido de peruanos allá afuera y uno siempre busca a otro peruano. Es raro, pero es mucho más fácil acceder a los jugadores afuera que acá en el Perú.

¿Ahora cuantos miembros son?

Miembros con alguna responsabilidad en la estructura somos 90, pero miembros mapeados, empadronados por así decirlo, somos 350 y en tribuna con quienes se juntan y hacen el grueso de la barra podemos llegar a ser 2000 personas. Dentro de la organización hay quienes dirigimos la barra, los directores de la banda, los de producciones audiovisuales, los de redes sociales y los que se encargan de la parte comercial.

 

También existen otras 2 barras reconocidas, que son “La Franja” y “Sentimiento Blanquirrojo” ¿Existe coordinación con ellos?

Tenemos muy buena relación con Sentimiento Blanquirrojo que está en Norte y con La Franja que es la de Oriente. De hecho, tenemos reuniones porque, si bien nosotros organizamos nuestra tribuna que es sur, coordinación debe existir por el hecho de qué cantamos cuando entra la selección, cuando luego de hacer un gol, porque al final estamos en un mismo lugar y tenemos el mismo objetivo.

¿Para ti que significa ser hincha de la selección peruana? Un equipo que no tiene muchos logros deportivos.

Ser hincha de la selección es admitir el sufrimiento como algo cotidiano porque ser hincha de la selección es ser hincha de un equipo chico. ¿Acá cuantos están acostumbrados a ser hinchas de un equipo chico? El 80%, por lo menos, de los peruanos son hinchas de un equipo grande. Están acostumbrados a ver victorias, títulos, Los hinchas de la selección, en cambio, no estamos acostumbrados a los títulos. Suceda lo que suceda con la selección en el repechaje buscaremos seguir creciendo y hacer que la gente crea en su equipo.

Jesus Orna
Estudiante de comunicación y Periodismo en la Universidad peruana de ciencias aplicadas (UPC). Estudio periodismo para darle a la gente lo que necesita y crear armas contra el abuso. Seducido por la política, la sociedad y el deporte. Pese a todo, estoy convencido de que el Perú aún tiene arreglo. “Si las personas mayores tomaran en cuenta a los menores y si los menores escucharan a los mayores, otro sería el mundo”
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top