ECONOMÍA

Una economía más humana

Fuente: Harvard Business Review

A mediados del siglo XX empezó a tomar fuerza una corriente económica, que en lo particular encuentro muy interesante, la economía conductual. Cuando uno estudia economía se da cuenta que en la teoría hay muchos supuestos que solo tendrían sentido si es que la especie humana no fuese humana, supuestos como el famosísimo Ceteris Paribus, la información completa y la racionalidad de los agentes. La economía conductual rompe con este último, no todos los agentes son racionales en todo momento. Esta corriente trata de agregar métodos matemáticos de medición en los modelos para así representar las tendencias, comportamientos, gustos, sentimientos y formas de pensar de los consumidores, uniendo así, la psicología con la economía, volviendo los modelos más reales.

El representante insignia de esta corriente es Richard H. Thaler, el actual ganador del Nobel de Economía. Nacido en New Jersey y con 72 años, siendo profesor de la Universidad de Chicago. Thaler consiguió la fama en el mundo económico con su columna Anomalías en The Journal of Economic Perspectives en la que analiza casos donde la teoría microeconómica y la realidad no iban de la mano. Además de estas columnas ha escrito muchos libros en los que explica de forma didáctica y divertida las teorías microeconómicas y financieras conductuales siguiendo su mantra “si quieres ayudar a las personas a cumplir una meta, la haces sencilla para ellas”; incluso participó en la película The Big Short en la que, junto a Selena Gomez, explica la crisis de las hipotecas subprime del 2008. Ha contribuido con teorías económicas como la teoría del autocontrol, que se basa en decisiones sobre el ahorro y el gasto que sostiene que todos preferimos ahorrar en el mañana, y con su Nudge Theory (teoría del empujón).

La Nudge theory, también conocida como teoría del empujón en español, es para mí una de sus mayores contribuciones en la economía. Con cientos de aplicaciones en la realidad, consiste en incentivos no directos que sirvan para dirigir el comportamiento de los individuos. El ganador del Premio Nobel parte del principio de que los seres humanos no somos racionales todo el tiempo pues tenemos emociones y prejuicios, y que tampoco tenemos información completa pues es imposible para nosotros absorber toda la información así esta estuviese a nuestro alcance. Entonces la única forma de poder modelar el comportamiento de las personas es dándoles incentivos para que ellos decidan, pero estos incentivos no pueden ser notorios pues esto llevará a que el individuo se vuelva impredecible al poder querer negociar o rechazarlo por algún sentimiento o prejuicio. Esta teoría tiene miles de aplicaciones pero la más relevante es la referente a los fondos de pensiones pues lo ideal sería que cada uno recibiese lo que aportó, lo que sí sucede en las AFP’s; pero en la realidad existen los fondos del estado, las ONP, quienes tienen que generar incentivos camuflados para que los jóvenes aporten, y así, los retirados reciban jubilación. Para esto, se generan seguros de aporte con el que se recibe siempre un mínimo sin importar tu aporte, o un pago por jubilación equivalente a los 10 últimos años, los cuales suelen ser los de mayor salario a lo largo de la vida laboral.

Fue así que gracias a los aportes de Richard H.Thaler, la microeconomía y las finanzas tuvieron un nuevo punto de vista mucho más real y de acorde al ser humano y su complejidad. Le debemos agradecer mucho de lo que son los fondos de pensiones actuales y sobretodo agradecerle por volver a la economía algo más humano.

Agustín Orozco
UdeP, futuro economista y mellizo
1 Comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

1 Comment

  1. EllEmpart

    Junio 13, 2018 at 1:22 pm

    Comprar Cialis Generico En Andorra Amoxicillin Root Canal Pilis Without Prescription From India cialis 40 mg Buy Real Propecia Viagra Donde Comprar Precio Levitra 20 Mg Indicazioni

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

To Top