ECONOMÍA

Si creemos, sí podemos emprender

El Perú es un país que posee una vasta cultura emprendedora, y eso se demuestra en este último siglo: el hecho de que la mayoría de empresas dentro del territorio peruano son peruanas dice mucho. Inclusive, empresas con amplia presencia internacional como Acurio Restaurantes, Aje Group, Belcorp y Cabify se iniciaron en Perú. ¿Podemos aprovechar el potencial emprendedor de nuestro país para fomentar el desarrollo peruano y presentar líneas de ruta o recetas para mantenerlo?

¿Cuándo es que comenzó el “boom” emprendedor? Aunque suene un poco loco, este fue durante la década de los 90. El contexto económico y social hizo que la opción de emprender se volviera lo único para sobrevivir para muchos, que al verse privados de una oportunidad como dependientes comenzaron a generar nuevas oportunidades por sí mismos. Este boom de la cultura emprendedora se mantiene hasta la actualidad, pero la gran diferencia es que se ha pasado de emprender por necesidad, a hacerlo por pasión y dedicación. Y este cambio, es el que está haciendo toda la diferencia.

No obstante, no todo es “de color de rosa”. Durante años, los peruanos hemos ido creando nuevas empresas, pero el 50% de ellas fracasan en el segundo año de operaciones. El motivo es que no son competitivas en el mercado y usualmente presentan soluciones ya existentes en el mercado, donde un jugador más grande y experimentado lo está haciendo mejor. Y la solución para esta problemática es crear soluciones completamente novedosas para los problemas de siempre; es decir, innovar.

Es aquí donde surge una nueva corriente de emprendedores,  que llevan en una mano el poder de la innovación y en la otra mantienen la misma pasión de siempre y los resultados son muy diferentes a los que hemos visto anteriormente. Así que esta vez, aprovecharé para contarles sobre un evento, organizado por Themma, llamado Creer para Emprender. En él, se presentarán varios casos de éxito, desde emprendimiento digital, hasta emprendimiento femenino, cultural y social.

Es innegable que los peruanos somos emprendedores por naturaleza, pero también debemos reconocer que estamos afrontando muchos problemas para hacer que estos proyectos empresariales sean sostenibles y competitivos internacionalmente. Son múltiples las razones que explican nuestras limitantes, pero me gustaría destacar la incidencia de dos factores clave en los que aún tenemos mucho trabajo que hacer: innovación y capacidad de gestión. Por suerte, algo que el peruano nunca va a perder es la creatividad y el querer seguir adelante.

Diego Castrillón
Economista con ganas de cambiar el mundo y de darle la oportunidad a los demás de salir adelante. Creo firmemente en el desarrollo ambiental y sostenible. Adicto a la música y a moverme de ciudad en ciudad.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top