ECONOMÍA

Regulación: Airbnb, Uber y ¿quinceañeros?

Fuente: El Comercio

La regulación en los mercados es siempre pólemica. La discusión sobre qué regular y qué dejar al libre mercado genera diversas opiniones. Esta discusión parece haber recobrado vigencia con la aparición de nuevas formas de hacer negocio a través de aplicaciones. La incursión de estos nuevos modelos de negocio en el Perú ha ocasionado que los ofertantes tradicionales de servicios similares reclamen debido a una posible competencia desleal. Pero, ¿cómo saber si es en verdad necesario regular las nuevas formas de hacer negocio?

La teoría de la regulación

La teoría económica tradicional señala que se deben regular aquellos mercado que presentan fallas, es decir aquellos que no se pueden autorregular. Las principales fallas de mercado que esta teoría resalta son:

  1. El poder de mercado: Hace referencia a la concentración de los mercados. En este caso se recomienda regular mercados donde el equilibrio se distorsione debido al poder de ofertantes o demandantes de fijar precios.
  2. Las externalidades negativas: Hacen referencia a la afectación de un agente económico por parte de otro al momento de la toma de decisiones. En este caso se recomienda regular mercados donde una de las partes cause daños a la otra producto de sus actividades.
  3. La asimetría de información: Hace referencia a la posibilidad de que una de las partes tenga información que la otra no maneja. En este caso se recomienda regular mercados donde el hecho de que una de las partes desconozca información importante permite a la otra parte tener poder sobre el precio que se fija para las transacciones.

Airbnb, Uber y nuevos modelos de negocio

El Ministerio de Comercio Exterior y Turismo (Mincetur) prepublicó el ‘Proyecto de Reglamento de Establecimientos de Hospedaje’ el pasado 11 de mayo. Este proyecto establecería barreras a la prestación de arriendo de domicilios a visitantes temporales a través de aplicaciones. La norma exige que las propiedades estén registradas en el Mincetur y puedan alquilarse solo bajo tres excepciones: si se encuentran en una localidad que no se da abasto con la infraestructura de sus servicios turísticos, si se desarrolla una festividad y el flujo de turistas no puede ser atendido por los servicios de hospedaje, o si ocurre una catástrofe que dañe parcialmente o en su totalidad la construcción de los hospedajes. Sin embargo, queda la duda de si alquilar espacios dentro de casas familiares a visitantes debería estar regulado.

Analizaremos esta duda de acuerdo a la teoría clásica de la regulación. En primer lugar, el mercado hotelero en el Perú no está concentrado; es decir, existe suficiente diversidad en la oferta de alojamientos como para encontrar un tipo de alojamiento para cada perfil de turista que nos visita. Además, el mercado de alojamientos en el Perú no genera externalidades negativas graves al resto de la sociedad; generalmente el turismo se asocia con externalidades ecológicas negativas debido a la alta afluencia de turista en ciertas zonas de conservación, pero eso se maneja controlando el número de turistas no el número y/o calidad de alojamientos. Por último, tampoco existiría asimetría de información en el alojamiento por aplicación, ya que si bien el visitante no conoce a la persona que lo hospedará, tampoco el anfitrión conoce al huésped.

Similares argumentos se pueden usar en el caso de las aplicaciones de taxi. No existe ni concentarción de mercado, ni externalidades negativas ni asimetrías de información si analizamos el mercado de aplicaciones para taxis con la misma teoría y lógica de el mercado de alojamiento por aplicación.

Regulación en ¿quinceañeros?

Otra polémica propuesta de regulación que se dio el mes pasado fue la del General Edwin Donayre, quien propuso que los menores de 17 años no puedan salir a las calles a partir de las 10 de la noche. En la lógica del parlamentario, se busca proteger a los jóvenes de asaltos, ataques, violaciones sexuales y “otros riesgos de la noche”. Además, y en esa misma línea, afirmó que su proyecto reducirá el embarazo adolescente.

Evidemente, cuando la regulación pasa de intentar mejorar condiciones de mercado a enfocarse en las libertades personales el análisis que se intentó realizar a lo largo de este artículo queda anulado. Los derechos de las personas no deberían debatirse tan ligeramente. Si el problema principal son la violencia y/o el  embarazo adolescente, esos son los temas que deberían ser resueltos. No podemos quedarnos con la idea de que la mejor forma de estar a salvo es limitar nuestra forma de vivir.

En conclusión…

La regulación será siempre un tema abierto a análisis. Sin embargo, es evidente que son los mercados con fallas identificables los que deben ser prioridad en el análisis. Si bien debatir sobre mercados como alojamiento o transporte privado es un buen ejercicio y el limitar libertades personales debería estar siempre fuera de discusión, la discusión debería centrarse en mercados como el de salud (que debería ser uno de lo temas principales en la agenda del gobierno).

Fuentes:

El Comercio: ¿En qué consiste la norma que traba el despegue de Airbnb?

ESAN: ¿Por qué es necesario regular los servicios públicos?

La República: Mincetur busca regular alquiler de viviendas a turistas

La República: Donayre genera polémica por ‘toque de queda’ para menores de 17 años

Andrea Pinedo
Economista de la Universidad del Pacífico. Trabajo en el sector público en temas de innovación social. Me encanta viajar, la historia y la fotografía.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

To Top