ECONOMÍA

Nuestra madre patria, la informal

El gran monstruo de la informalidad, ¿cómo entenderlo?

Fuente: Universia Colombia

Ayer se celebró el Día Internacional del Trabajo, conmemorando las exigencias de mejores condiciones laborales en cualquier tipo de empresa. Al día de hoy, no todos pueden gozar de los verdaderos beneficios de un arduo trabajo. Entre ellos está el grupo del trabajo informal, quienes, parezca o no, son alrededor de 48% en Latinoamérica (según la OIT), y ¿en el Perú como vamos con ello? Líneas abajo encontrarán la respuesta.

Teóricamente se define a un trabajador informal como quien no tiene actividades económicas reguladas por el gobierno. Dicho popularmente, es el que no paga impuestos por ejercer su actividad. Esto se puede ver por ambos lados de una moneda. La informalidad percibida como un ingreso seguro para las personas desempleadas es uno. Pero también es definido como la falta de beneficios laborales para muchas personas (el número de horas reguladas, el derecho a un salario mínimo y a pensiones de salud) (World Atlas), siendo la segunda la razón por la cual es de urgencia del Estado tratarlo como parte importante de su agenda.

Las cifras no mienten y el día a día tampoco. El Perú es uno de los países con cifras de informalidad más altas del mundo, teniendo a 7 de cada 10 trabajadores en el sector informal según la OCDE (2015). En el gráfico anterior se puede ver nuestra situación frente a otros países ¿Se imaginan que el 70% del Perú no reciba ni un sueldo adicional al año (por CTS), ni gratificaciones ni protección social?

Desempleo informal en Latinoamérica (1) (2)

latinoamerica informalidad2

Fuente: OCDE

¿De dónde surge este gran problema? Una de sus principales fuentes es la capacidad de cada departamento de generar oportunidades/empleo. Los más afectados, desafortunadamente, son los jóvenes con poca formación provenientes de zonas rurales, mientras que tener educación superior reduce la probabilidad de caer en un trabajo informal. Además, al haber tantas trabas engorrosas a la formalización, traducidas en costos monetarios (principalmente), los incentivos que el trabajador promedio tendría sería en mantener su posición informal.

Los números siguen reforzando la problemática. Según el Ministerio de Trabajo y de Promoción del empleo, 80% de los jóvenes trabajan en la informalidad. También se refuerza la centralización del país en este tema, ya que algunas zonas, desagregando por regiones, muestran un nivel de informalidad de 90%, donde la mayoría de prestaciones son servicios informales (CEPLAN, 2016).

Empleo informal e ingreso per cápita, por provincias

ingreso y coso

Fuente: CEPLAN

Entonces una de las preguntas es, ¿podemos reducir los niveles de informalidad actuales? La respuesta dependerá de una serie de intervenciones con un foco que promueva el empleo formal y la reduzca los altos niveles de informalidad. A continuación mencionaré algunas formas de fomentar este proceso:

  • Disminuir los incentivos de las empresas a permanecer pequeñas. Ello se lograría con reducciones a los costos administrativos y costos fijos vinculados a la formalidad. Afortunadamente, la SUNARP ha fomentado estos procesos como por ejemplo, con las “Constituciones a Costo Cero”. No obstante, por las cifras presentadas, se deben presentar mayores propuestas.
  • Fortalecer los sistemas de supervisión e inspección. Reducir los costos de la contratación formal y comunicar de una forma más efectiva los beneficios de la formalización.
  • Unir la formalización con una estrategia de diversificación productiva. Al combinar estos dos puntos, la creación de empleos formales y de mejor calidad pueden ser creados.
  • Mejorar las condiciones de trabajo sin generar incentivos para permanecer/moverse a la informalidad. Mecanismos tales como integrar los regímenes de salud o modificar el sistema de pensiones para en algún momento, lograr la cobertura universal.

El Estado está pendiente de ello, pero es un proceso tedioso, más no imposible. Un ejemplo de ello es la propuesta de generar 50 mil empleos para jóvenes y un subsidio en el pago a EsSalud en los primeros tres años (El Peruano, 2017). El aumento de la productividad y la formalidad nos llevaría a un mejor crecimiento y más duradero, además de mejoras en resultados sociales, ya que gran parte de los afectados son parte de la clase media y baja. Tratemos de cambiar la imagen de la formalización a una oportunidad y no como otra de las tantas “trabas burocráticas”.



(1) El criterio productivo se refiere al autoempleo no calificado, asalariado en microempresas o trabajadores sin ingresos

(2) El criterio legal se refiere al derecho y contribución a las prestaciones sociales establecidas

Fuentes:

CEPLAN. (2016). Economía informal en Perú: Situación actual y perspectivas. Lima.

El Peruano. (27 de Abril de 2017). Se generarán 50,000 empleos para jóvenes. Obtenido de El Peruano: http://www.elperuano.com.pe/noticia-se-generaran-50000-empleos-para-jovenes-54359.aspx

OCDE. (2015). Estudio multidimensional del Perú. Centro de Desarrollo de la OCDE.

World Atlas. 15 Countries with the Highest Rates of Informal Employment. World Atlas, http://www.worldatlas.com/articles/15-countries-with-the-highest-rates-of-informal-employment.html. Obtenido de http://www.worldatlas.com/articles/15-countries-with-the-highest-rates-of-informal-employment.html

 

Diego Castrillón
Economista con ganas de cambiar el mundo y de darle la oportunidad a los demás de salir adelante. Creo firmemente en el desarrollo ambiental y sostenible. Adicto a la música y a moverme de ciudad en ciudad.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top