ECONOMÍA

Innovación Pública: La Gran Oportunidad del Perú

Fuente: Bahuinia

Hoy en día, el Perú se encuentra frente a una gran oportunidad. No, no me refiero al partido que se nos viene con Dinamarca (#VamosPerú); y no, tampoco estoy hablando de las elecciones regionales y municipales a la vuelta de la esquina. A lo que me refiero es a la etapa en la que nos encontramos donde la tecnología está logrando solucionar grandes problemas alrededor del mundo y donde la innovación es capaz de adaptar estas soluciones a diversos entornos y realidades.

Por ejemplo, en Nueva Orleans (Estados Unidos), se redujo en 37% los casos de asesinato y en 33% las víctimas de disparos mediante un sistema efectivo de reporte ciudadano. En México, se incrementó el volumen de donaciones ante desastres naturales mediante un sistema en tiempo real que comunica la entrega de donaciones en áreas afectadas. En Reino Unido, se promueve anualmente el desarrollo de habilidades de programación en más de 30 mil estudiantes mediante concursos de innovación abierta. Mientras que en Malasia, un sistema para asegurar la aplicación correcta de las leyes ha permitido reducir en 35% el crimen reportado en un año.

Estos casos reflejan cómo en diferentes regiones alrededor del mundo se están cocinando iniciativas de innovación que son producto del trabajo conjunto entre el sector público, privado, organizaciones sociales y organismos internacionales con la finalidad de generar soluciones efectivas en provecho de sus ciudadanos. Esto es posible combinando los enfoques de diseño que permita comprender a las personas y sus necesidades, y la tecnología que permita escalar su alcance para lograr un impacto positivo y sostenible y cuya práctica se conoce como Innovación Pública.

Fuente: Medium

La Innovación Pública se da cuando el Estado mejora la vida de los ciudadanos a través de la introducción de nuevas y mejores formas de hacer las cosas (usualmente usando tecnología). De esta manera, la Innovación Pública implica hacer las cosas diferentes a las que se venían haciendo (lo que no implica redescubrir la rueda, sino comenzar a usarla), implementarlas (si no lo haces realidad, no es innovación), y generar impacto positivo (sin indicadores que respalden su efectividad, tampoco es innovación).

Alrededor del mundo, son cada vez más gobiernos que están incluyendo la Innovación Pública como un tema prioritario en sus agendas y en el motor de la transformación en su manera de funcionar. Como casos de éxito, vemos los “i-teams” o “innovation teams” de Reino Unido (Nesta), Sudáfrica (Centre for Public Service Innovation), Estados Unidos (NYC Innovation Zone), Dinamarca (Mindlab), entre otros. Puedes ver la lista completa en este reporte de Nesta. En la región, también tenemos el Laboratorio de Gobierno en Chile, el Laboratorio de Innovación Social (AGESIC) de Uruguay y el Centro de Innovación Social en Colombia.

Estas cápsulas de innovación que pueden operar desde el Gobierno Central, Regional, Municipal o entidades específicas buscan promover nuevas maneras de pensar entre servidores públicos, transformar los procesos de gobierno, crear soluciones a problemas específicos, involucrar a ciudadanos, instituciones privadas o sin fines de lucro en la implementación de nuevas ideas e impulsar la generación de nuevas políticas centradas en el ciudadano.

Algunas de las características que hacen que la innovación y el diseño de servicio públicos permita crear un impacto tangible y positivo son:

  1. El entendimiento real de las necesidades de los ciudadanos.
  2. La generación de ideas nuevas para abordar dichas necesidades.
  3. El uso de tecnología que permitan solucionar estos problemas de manera más efectiva, escalable y a menor costo.

Entonces, ¿cómo podemos comenzar a utilizar las oportunidades que la tecnología y la innovación nos ofrecen para empezar a resolver los grandes desafíos del país? ¡Resolvamos esta pregunta juntos en mi siguiente artículo!

¡Gracias por leerme! Si bien este artículo es reciente, proviene de una historia muy especial y es uno de los compromisos que tenía pendiente desde mis primeros días en el Ministerio de Educación desarrollando Innovación Pública. Si tienes recomendaciones y dudas que te quedaron de este artículo que puedan inspirar futuras notas, déjame un comentario. ¡Hasta pronto!

Doménica Obando
Emprendedora desde el sector público y privado, con el propósito de transformar la educación mediante innovación (conoce mi trabajo en @StartSchool). Viajera compulsiva, tecnóloga frustrada, escritora de fin de semana, y cuyo hobby es trabajar, pero con reggaeton y una buena taza de café al lado.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

To Top