ECONOMÍA

El 2018 podría ser un mejor año para la economía peruana

Las expectativas de crecimiento de la economía peruana están mejorando. Según los resultados de agosto de la Encuesta de Expectativas Macroeconómicas publicada por el Banco Central de Reserva (BCR), se espera que la economía crezca 2,6% en el 2017 y 3,8% en el 2018. En ambos casos, se verificó una revisión al alza en las proyecciones respecto a la encuesta de julio. Este resultado apunta a que en el 2018 habrá un rebote en la actividad económica, ligado al mejor entorno internacional, al incremento del gasto público y al mayor avance en la construcción de algunas obras de infraestructura concesionada.

En primer lugar, la mejora en la actividad económica mundial ha sido favorable para la economía local. Esto se ha reflejado en el incremento de los precios nuestras exportaciones. Tal es el caso del algunos commodities como el cobre, cuyo precio superó los US$3,10 por libra en las últimas semanas y alcanzó su valor más alto en tres años. De mantenerse, estos precios podrán motivar la mayor inversión en exploración y estudios mineros en los próximos meses.

En segundo lugar, el gasto público será una de las principales fuentes de crecimiento en el 2018 y estará impulsado por tres motores principales. El primero será el inicio de los trabajos de reconstrucción en las zonas afectadas por El Niño Costero. El presupuesto para estas obras asciende a más de S/25 000 millones, de los cuales cerca de S/2 000 millones ya están comprometidos en inversiones. El segundo motor será la construcción de infraestructura de los Juegos Panamericanos. Para ello, se ha destinado un presupuesto de más de S/1 600 millones. Esta semana, el consorcio Besco-Besalco resultó ganador de la licitación para la construcción de la Villa Panamericana que demandará una inversión de más de S/300 millones. El tercer motor será la aceleración de los trabajos de modernización de la Refinería de Talara, lo que representará cerca de S/4 000 millones en inversión.

Finalmente, la reactivación de algunos proyectos de APP también podrá contribuir al crecimiento en el 2018. Esto ocurrirá si mejora el ritmo de avance de obras en la construcción de la Línea 2 del Metro de Lima, el proyecto de irrigación Majes Siguas II y la ampliación del Aeropuerto Internacional Jorge Chávez. En cambio, se espera una menor inversión en proyectos de generación eléctrica, debido a la alta capacidad ociosa en ese sector.

De este modo, el rebote de la actividad económica beneficiará principalmente a la construcción y se sentirá con mayor fuerza en la zona norte y Lima, donde se concentrarán las obras más grandes. En cambio, en el resto de sectores económicos y regiones la recuperación podrá tardar y ser más gradual.

Si estos tres motores de crecimiento se encienden –mejor entorno internacional, incremento del gasto público y mayor avance en obras de infraestructura concesionada–, la economía peruana podría crecer más allá de 3,0% en el 2018. Sin embargo, el verdadero reto sigue siendo concretar las reformas estructurales necesarias para sostener o incrementar ese ritmo de crecimiento al largo plazo.

Luis Cerro
Estudia Economía en la Universidad del Pacífico y trabaja en el área de Estudios Económicos de Apoyo Consultoría. Tiene experiencia en consultoría, inversiones y periodismo económico. Miembro del equipo ganador de la fase local del CFA Research Challenge 2017. Ha participado en Modelos de Naciones Unidas en Australia y Estados Unidos como miembro del equipo Peruvian Universities. Interés en política y economía internacional. Le gusta viajar, leer y el buen café.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top