BACKSTAGE

The Sciences, el retorno de Sleep luego de 15 años

Desde que se separaron en 1998, Sleep, la legendaria banda californiana de metal, siempre ha estado rodeada de misticismo y ovación. Esto se debe en buena parte a que su carrera musical ha sido un poco accidentada. Tras un par de discos en 1991 y 1992, en 1995 grabaron lo que sería su álbum más ambicioso: una canción de 52 minutos que básicamente desarrolla un solo riff en toda su duración. Por obvias razones esto no gustó a London Records (su disquera de ese entonces) que se rehusaron a lanzar el disco en esas condiciones y la banda se negó a editarlo, lo cual llevó eventualmente a que la banda se separe por el desgaste invertido. Del disco quedaron varias versiones y algunas de ellas fueron lanzadas póstumamente bajo diferentes disqueras y nombres, primero como Jerusalem (Rise Above/Music Cartel Records)  en 1999 y luego como Dopesmoker (Tee Pee Records) en 2003. Esta última sería la versión definitiva.

Al día de hoy Sleep es conocida por ser una de las bandas emblemáticas del género, su nombre es sinónimo de lo que se conoce como stoner metal, un tipo de rock pesado, repetitivo y pausado, fuertemente influenciado por el rock psicodélico y los usos y efectos de la marihuana. Sleep llevó este sonido al extremo con su álbum Dopesmoker hace quince años y ahora han vuelto con un nuevo disco, The Sciences. Si bien sus miembros nunca dejaron de hacer música -Al Cisneros formó Om y Matt Pike High On Fire-, no muchos tenían en su radar que Sleep sacaría un disco tan pronto y sin previo aviso.

The Sciences se lanzó este 20 de abril (día mundial de la marihuana) con el sello de Jack White, Third Man Records, e incluye 6 temas nuevos (con excepción de “Sonic Titan” que ya se conocía una versión en vivo). Su sonido sigue intacto en términos de calidad y tiene la marca registrada de Sleep, el sonido denso y saturado de la guitarra (Matt Pike), bajo (Al Cisneros) y batería (Jason Roeder, de Neurosis) que crean una pared impenetrable de distorsión. Las canciones pagan tributo de manera explícita a Black Sabbath, sobre todo a Tony Iommi y Geezer Butler, los responsables históricos de este sonido.

Como en sus trabajos anteriores, este también juega con la repetición, que si bien para algunos puede ser un aspecto negativo, Sleep lo convierte en su fuerte. Es el factor clave para entender su música, la repetición hace que entres en un estado de hipnosis que te envuelve y solo cobra sentido a medida que lo sigues escuchando.

The Sciences es todo lo que queremos y esperamos de Sleep, pero sin sentirse fechado en ningún sentido, probablemente debido a todo el tiempo que se ha hecho esperar y las influencias que ha incorporado de los demás proyectos de sus integrantes. A pesar de cargar con el peso de su legado, The Sciences logra absolutamente todo lo que se propone.

 

 

Andres Blume
Comunicador de la PUCP y a veces músico. Este es un espacio para hablar de algunos de mis intereses sobre música. Síganme también en @woweezoey.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

To Top