CINEXCUSA

La fe de “Hasta el último hombre”

MovieTimes

¿Por qué existe la religión? Porque el humano tiene fe.

Tras ver la espectacular película de Mel Gibson, “Hacksaw Ridge”, sobre la vida de un hombre que se rehúsa a matar en el infernal entorno de la Segunda Guerra Mundial, es inevitable sentirse inspirado por la inquebrantable fe de su protagonista, Desmond Doss, interpretado a la perfección por Andrew Garfield.

Filosófica y absolutamente un pacifista, Desmond Doss se negó a topar un arma durante toda su vida, a pesar de la realidad catastrófica que su generación tuvo que sobrevivir. Como el resto de su generación después de los ataques en Pearl Harbor, Desmond sentía una fuerte obligación de servir a su país, pero al no poder matar concluye que la única manera de contribuir es convertirse en un médico de combate. Desde el inicio de su entrenamiento sus compañeros lo detestan porque saben que no pueden contar con él para protegerlos en el campo de batalla. Ven su incapacidad para matar como una señal de debilidad y cobardía. El odio persiste hasta el momento en que sus compañeros presencian el abrumador coraje detrás de sus acciones al rescatar 75 soldados heridos en el campo de batalla. Desmond Doss justifica sus principios ante el resto con la ayuda del quinto mandamiento, pero eso no significa que pensaría de forma diferente si jamás hubiera escuchado de los diez mandamientos.

Un estudio realizado por PLOS ONE muestra que gran parte de la generación “milennial” tiende a alejarse de la religión organizada. Es entendible, dada la clara liberalización generalizada que los caracteriza. Sin embargo dicha aversión a la religión suele llevar a una idea muy equivocada sobre el concepto de fe. La religión se define como una práctica humana de creencias existenciales, morales y sobrenaturales. La fe se define como la seguridad o confianza en una persona, cosa, deidad, opinión, doctrinas o enseñanzas de una religión.

Aunque la película claramente muestra la devoción cristiana de Desmond Doss, el mensaje central de la misma no es uno de propagación religiosa, sino más bien de humanismo sobrenatural. Una vez que Desmond Doss se encuentra con un enemigo herido en el campo de batalla, sufriendo por una herida grave de bala, nuestro protagonista se ve obligado a ayudarlo limpiando su herida y dándole una inyección de morfina. La cara de total asombro y confusión que posee el soldado japonés representa lo que pensamos como audiencia al ser confrontados por la real ridiculez que representa matarnos el uno al otro. Sin importar la razón por la cual Desmond Doss cree que lo que hace está bien, el simple concepto de no matar bajo ninguna circunstancia es algo universalmente comprensible, para los creyentes de cualquier religión así como para los que no creen en ninguna. Esto es porque dicha ideología es más fuerte que la religión que la menciona. La fe no sólo se trata de creer en Dios o creer en el Cielo, se trata de creer en algo con absoluta certeza. En este caso algo que transciende al ser humano individual y nos une a todos: el amor por la vida. Puede que para algunos sea imposible separar la ideología de Desmond Doss de su religión fundamental, pero para otros es inspirador el hecho de que su ideología no necesite a la religión para ser trascendental.

A fin de cuentas la película refleja el total asombro de su director ante la grandeza de un hombre ordinario que realiza acciones extraordinarias para el mundo en el que vive, pero no lucha por representar la existencia de un Dios misericordioso. Al igual que Desmond Doss, Mel Gibson se identifica como cristiano, y con facilidad podría haber complementado su visión cinematográfica con simbolismos representativos de sus creencias religiosas. Pero un mensaje más fuerte se ganó el papel principal en Hacksaw Ridge. Un mensaje humano con el potencial de rediseñar la perspectiva global sobre la violencia, si tan sólo podríamos tomarlo tan en serio como una religión. Un mensaje más importante por el simple hecho de no tener límites.

 

Juan Manuel Armijos
Cineasta certificado en New York Film Academy, reconocido en los años 2014-2015 por BlueCat Screenplay Competition, con experiencia escribiendo para publicidad, cortometrajes, así como trabajo de cámara en festivales de música.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top