CONVERSA Y PUNTO

[Entrevista] Alonso Cueto: “América Latina es una historia policial”

Alonso Cueto es uno de los escritores peruanos más prolíficos de la actualidad con más de 27 libros publicados durante más de tres décadas, desde la aparición de su primera colección de relatos “La batalla del pasado” (1983) hasta su última novela “La segunda amante del rey “(Random House, 2017). Tuvimos la oportunidad de entrevistarlo para conocer un poco más de su nueva novela, de su prolongada carrera literaria y de sus próximos proyectos.

Después de casi 7 años, vuelve a retratar la clase alta limeña centrado en personajes femeninos, ¿cómo ha sido este retorno para usted? ¿Tenía ya planeada la idea de “La segunda amante del rey”?

Lo tenía planeado hace un tiempo, porque el tema policial siempre me ha interesado mucho, creo que nuestra vida, la experiencia puede leerse como una novela policía, la experiencia de un país de una sociedad, de una religión: la primera historia de todas es un crimen: Adán y Eva rompiendo las reglas. Como decía Gioconda Belli, cambian un hotel de 5 estrellas que es el paraíso, por una pensión de mala muerte que es la realidad y tienen dos hijos, con los que se produce la primera crónica roja luego del asesinato de Abel.Todas las historias que conocemos son de alguien que rompe una norma, una regla; está en nuestro ADN social y cultural: la idea de romper reglas, Y la literatura siempre tiene que cumplir esa consigna.

En una sociedad como la peruana, casi todas las novelas que se han escrito son novelas policiales. América Latina es una historia policial.

En relación a lo que ha mencionado, una característica de sus obras es el realismo. ¿Usted diría que el Perú es un lugar inspirador para ello?

De lo más inspirador, porque el Perú es un lugar de contraste, un encuentro de diferentes etnias, culturas, e identidades; por lo tanto hay conflictos. Y  estos son la materia prima para las novelas: Hay algo que contar siempre; y si existe eso, hay literatura. El Perú es un país lleno de historias, por eso es privilegiado para un narrador.

De hecho, usted ha señalado que esta novela le nace de haber escuchado chismes entre personas de clases alta.

Una señora me dijo una vez : “si mi marido se va con otra yo contrato un amante que lo seduzca”. Lima es un escenario de hipocresía permanente,  hay dos frases en la novela que se repiten mucho “Nadie sabe lo de nadie” y “Al final todo se sabe” dos frases muy limeñas, el querer ocultar los secretos, pero también descubrir los secretos.  Los personajes quieren ocultar la verdad y al final quieren que esta se descubra.

En su obra, la crítica social es una crítica de clase. ¿Por qué cree usted que en el Perú el encuentro de personas de distintas clases tiende a ser tan conflictivo?

Porque es un país muy dividido. A la gente de determinadas clases sociales residentes en Lima,  no le interesa lo que pasa en el resto del país. El mundo andino es para ellos algo raro, distante, exótico. La música, la lengua y el arte andino siguen teniendo muy poca importancia para gente de la clase alta limeña. Y eso ha cambiado un poco, pero sigue siendo así en cierta medida, porque sigue habiendo una clase dominante, y sin embargo, lo más interesante en lo últimos años es el surgimiento de otras nuevas. Es interesante, porque ahora hay una mayor movilidad, y no hay tanta separación. El  racismo es algo que ahora se castiga socialmente como lo que ha pasado con (Phillip) Butters, quien es una persona totalmente primaria en sus opiniones.

Desde hace más de 20 años, ha ido intercambiando protagonistas femeninos con masculinos. ¿Por qué cree que sus personajes femeninos terminan marcando más?

Bueno, a mí los personajes femeninos me han fascinado siempre. Mi padre murió cuando yo tenía 14 años y para mí, el mundo de mis primas, de mis tías, terminó siendo muy importante. Entonces, como tu mencionas he querido acercarme al mundo femenino. Me parece muy difícil desde el punto de vista masculino hacer eso, pero es un reto que me llama mucho la atención, porque creo que las mujeres viven las relaciones con los otros de una manera más intensa.

En esta novela he intentado entrar en este mundo y de hecho, está representado el poder de las mujeres sobre los hombres, no siendo casualidad que las tres protagonistas sean mujeres.

A diferencia de otros escritores, usted publica con bastante regularidad. ¿Cómo describiría su proceso creativo?

A mí no se me ocurre otra cosa más que escribir. Me levanto a las 6 de la mañana y no tengo otra cosa que hacer más que escribir. Escribo, me obsesiono con lo que escribo, lo reescribo, lo leo muchísimas veces y sigo con ello. A raíz de eso también son mis problemas con la columna y la operación que tuve. Aun así, no te lo puedo explicar realmente porque para mí también es algo raro.

Para terminar quería preguntarle respecto a una novela que usted tiene en proyecto hace ya bastante tiempo sobre La Perricholi.

Sí sí, estoy metido en eso, y por eso te decía lo de las clases altas. Desde el virreinato, las mujeres de clase alta han esbozado su superioridad a partir de su riqueza. Antes, las mujeres lucían sus vestidos y calesas, en contraste con lo que sucede ahora  en lo que ello se representa por quien tiene el mejor auto. Por eso te digo que seguimos anclados en ese mundo,  del que estamos saliendo poco a poco.

Hay tres personajes fundamentales en el virreinato peruano y dos son mujeres: La Perricholi, Santa Rosa de Lima y San Martín de Porras. La mundana, la santa, y el personaje social que ayuda a la gente.


Entrevista a cargo de Mariana Ferrer y Mauricio Chereque

Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top