BACKSTAGE

Dunkerque y la importancia de las bandas sonoras en las películas

Fuente: BFI

Recientemente, tuve la oportunidad de ir al cine a ver la última cinta del reconocido director inglés, Christopher Nolan, y la película del que todo el mundo está hablando: Dunkerque (originalmente en inglés, “Dunkirk”). Filme ambientado en la Segunda Guerra Mundial, basado en la misión de evacuación de miles de integrantes de las fuerzas aliadas que estaban cercados por los soldados de la Alemania nazi. Esta es una película, realmente, extraordinaria que sobresale por su excelente trama, narrativa, impecables actuaciones y muchos otros elementos que no me corresponde analizar y/o criticar. Sin embargo, si hay un componente que no puede pasar desapercibido y que vale la pena destacar es la música original que se utiliza en la banda sonora de la cinta.

Se sabe que Nolan suele ser recurrente a la hora de seleccionar a su equipo para sus películas. Por ello, en esta ocasión, y una vez más, contó con la ayuda del galardonado compositor Hans Zimmer,​ que contribuyó con su música al servicio del director en lo que supone la sexta colaboración entre ambos.

Para cada uno de sus filmes, el director inglés piensa, constantemente, en la música de sus cintas desde la etapa del guion; y su última, “Dunkerque”, no es diferente. Lo que hizo para este proyecto, desde un inicio, fue enviarle a Zimmer una grabación de un reloj de bolsillo con un tictac, particularmente, insistente; y, en base a ese sonido, empezaron a construir una pista. Fue así que, partiendo de esa pieza, elaboraron la música de la banda sonora mientras construían las diferentes escenas de la película.

Lo que este dúo y su equipo utilizaron para “Dunkerque” fue una ilusión de audio llamada “tono de Shepard”, que, anteriormente, el director uso para el filme “The Prestige”. ¿De qué se trata? Es una ilusión donde hay un ascenso continuo de tono; siempre sube y sube, pero nunca sale de su rango. Basándose en ese elemento, Nolan escribió el guion de la cinta donde entrelaza las tres líneas de tiempo de tal manera que hay una sensación continua de intensidad que va en aumento. De esta manera, se obtiene una fusión entre la música, los efectos de sonido y la imagen que nunca había visto antes. Con esto, lo que busca Christopher Nolan, junto con Zimmer, es desafiar al público con música única y original en sus películas.

Por esta razón, me atrevería a decir que lo que hace que esta banda sonora de Zimmer sea la más poderosa de todos sus proyectos con Nolan es la cantidad limitada de diálogo en “Dunkerque”. Su aporte no sólo aumenta las emociones, sino que, también, explica lo que está pasando en la escena tanto como lo hacen las imágenes y fotografía.

Alejandro Urbina
Bachiller en Comunicación y Marketing de la UPC, y melómano desde que tengo uso de razón. No soy dueño de la verdad absoluta, solo me gusta compartir mi opinión/perspectiva de esta adicción sin remedio llamada música.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top