CULINARIUM

Crónica: Mujeres en la cocina.

En Gaggan tenemos la suerte de tener muchos pop ups o eventos con diferentes chefs y restaurantes, el mes pasado hubo un evento en Gaggan con Ana Ross, chef de Hiša Franco, en Eslovenia. Ana fue nombrada la mejor chef femenina del 2017, así que ya se imaginaran la emoción que tenía por trabajar con una mujer como ella en la Cocina.

Como cocinera a veces paso por situaciones un poco incómodas y a veces bien desubicadas, por personas que creen que porque soy mujer soy menos en la Cocina. Al igual que yo, estoy segura que el 90% de cocineras pasan por lo mismo, desde escuchar comentarios absurdos como “voy a tener que cargar las cosas pesadas por ti”, “mejor tu organiza y limpia ya que eres mujer”, “las mujeres son muy sensibles en La Cocina”, etc.

Es por eso que cuando trabajas con otra mujer en la Cocina, se crea un apoyo mutuo, ya que la mayoría pasamos por lo mismo, ahora estoy hablando en general, muchas personas son muy respetuosas y valoran el trabajo que hacemos y se que no son todos piensan así o hacen ese tipo de comentarios, pero lamentablemente existe un gran porcentaje de cocineros que lo hacen.

Cuando Ana llegó a Gaggan vino con Emily su jefa de cocina, conectamos las tres enseguida, me puse en su lugar (cocinar en una cocina que no conoces, con productos diferentes, gente que no conoces) así que trate de hacerlas sentir como en casa y de ayudarlas en todo lo posible. Fue increíble poder tratar con mujeres como ellas, mujeres que inspiran a las demás, muy trabajadoras, con un buen carácter, que se hacían escuchar. Personalmente nunca tuve la oportunidad de trabajar bajo el mando de una mujer en mi carrera, así que durante el evento pude ver el otro lado de las mujeres en la Cocina.

Como mujer a veces tengo que tener un carácter más fuerte en la cocina para demostrar a los demás que sí puedo y que no deben nunca de faltarme el respeto o pensar en mí como menos que ellos por ser mujer. No siempre es fácil poder trabajar en un ambiente “women firendly” pero creo que con los años las mujeres son más aceptadas e incluso más pedidas en distintas cocinas que antes. Creo que cada persona posee cualidades distintas, algunos más fuertes que otros en diferentes aspectos, y algunos son mejores haciendo algunas cosas que otros, entonces no deberíamos de separar hombres o mujeres en una cocina sino integrar las mejores cualidades requeridas para ese restaurante u hotel y hacer de la cocina un ambiente más fuerte y exitoso.

Francesca Ferreyros
Cocinera egresada de la carrera de gastronomia y arte culinario de Le Cordon Bleu Perú, viajando y aprendiendo, actualmente Stager de Gaggan.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top