COMA Y PUNTO

Coma y Punto: Caso 010-2017 – La Emolientería Bar

En este nuevo caso, sometí a juicio una alternativa popular como es el menú y, —martillo en mano— fui a la Emolientería Bar a probar su novedosa propuesta para el almuerzo.

Como primer medio probatorio: pan al ajó simple. Caliente y de sutil sapidez a crema de ajos y orégano con mantequilla untada en pan baguette, que el comensal puede repetir las veces que desee. Aprobado.

Para la segunda prueba, se presentó una muy generosa versión de espaguetis al pesto criollo. Pasta larga con salsa a base de cebollas, ajo, albahaca, leche, queso fresco y queso parmesano. Se acompaña con milanesa de pollo.

En boca: sabor cremoso y encendido de la salsa pesto, con predominante gusto a albahaca y queso fresco, en muy buen juego con la sábana de pollo, crocante en todo momento. Excelente.

El tercer medio probatorio se constituyó por espaguetis en salsa huancaína a base de ají amarillo, queso fresco, leche, y queso parmesano. Se acompaña con dados de lomo de res con gajos de cebollas y tomates bañados en «sillao» y salsa de ostión.

En la prueba: pasta al dente y fuerte presencia láctea en la salsa, sin mayor picante. Con respecto al lomo saltado, buena sazón, aunque de carne algo dura. Un asunto que considero impertinente en cualquier circunstancia. Platillo regular y falto de sal, que puede mejorar con una mejor selección de la carne y con un salero a disposición del cliente.

A continuación, un recuerdo de la niñez. Un poderoso medio probatorio sostenido sobre la base de un filete de pollo pasado por galleta de soda molida, con queso mozzarella, jamón inglés y huevo frito «a la inglesa». Se acompaña con papas blancas fritas y ensalada de lechugas mixtas, tomate, pepino, trozos de huevo duro y aliño de la casa.

Al saborear: muy crocante y con el queso mozzarella gratinado a punto. La ensalada muy fresca y las papas fritas evocaron las texturas y sabores de una pollería criolla. Bien logrado.

La audiencia se cierra con una institución de sabor patrio: lomo saltado. Ya hemos hablado de la composición del platillo en el tercer medio probatorio, pero, en resumen, este referente es elaborado aquí con dados de lomo de res con pedazos de cebollas y tomates salteados en salsa de ostión y «sillao». Se acompaña con papas blancas fritas y arroz blanco.

Aquí se presentó la misma problemática que antes: carne dura y mezquindad en la sal. La solución ya fue señalada. Procedemos entonces con la sentencia.

Sentencia:

Con un menú variado para quienes buscan comer bueno, bonito y barato, La Emolientería Bar apuesta por la abundancia en platillos clásicos y fusiones confiables. Se sugiere mejora en algunos insumos y ofrecer opciones de postre que puedan acompañar al menú o estar a disposición fuera de éste.

Con estos consejos y conformes con la extraordinaria relación de precio y calidad que aquí se presenta, la corte otorgó, en esta oportunidad, 3.5 martillos sobre 5 al imputado.

 

 

Giorgio Schiappa-Pietra Fuentes
Abogado corporativo y redactor gastronómico en Derecho a Comer. Hablo como escribo y escribo como hablo.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

To Top