COYUNTURA

Reseña: “El Economista Camuflado ataca de nuevo” – Desmitificando la economía

FotorCreated

El libro “El Economista Camuflado ataca de nuevo” sirve para acercar al lector cotidiano a los misterios de la ciencia económica.


Uno de mis profesores universitarios siempre nos pedía ser concisos a la hora de definir los términos económicos que nos acababa de enseñar. “¿Cómo le explicarías la ‘paridad de poder de compra’ a tu amigo de la facultad de derecho?”. La pregunta tenía claramente por objetivo hacernos reír y, a la vez, reflexionar sobre el rol comunicativo, además del técnico o gerencial, que tienen los economistas frente a la sociedad.

En momentos donde la educación se discute como la pieza fundamental para el desarrollo económico, el conocimiento ciudadano sobre la ciencia parece adolecer de apatía o desinformación generalizada. Por eso, siempre deben ser aplaudidos los esfuerzos de divulgación económica, como lo es el libro El Economista Camuflado acata de nuevo de Tim Harford, periodista especializado del Financial Times.

Se incluye en el título “ataca de nuevo” porque Harford ya escribió un libro sobre economía de las mismas características. Sin embargo, el segundo que procedo a reseñar, difiere de su predecesor en tanto que busca esclarecer los misterios de la macroeconomía, aquellas fuerzas que gobiernan los mercados, las sociedades y gobiernos en su conjunto.

Dado que el autor entra al más árido territorio de la ciencia económica, este opta por simplificar su lenguaje para que cualquiera pueda entenderlo mediante el uso de palabras más simples y analogías sencillas. Al igual que mi profesor nos pedía simplificar los términos para que podamos contarle a los abogados de que va nuestro trabajo, la conversación coloquial y cercana de Harford le asigna un papel activo a los lectores como interlocutores en una discusión sobre cómo será la economía que dirigiríamos si fuésemos presidentes.

Harford comienza ilustrándonos mediante el ejemplo de “la economía de los canguros” las diferentes dinámicas del dinero y del gasto público como herramientas para impulsar la economía. Luego, conceptualiza la inflación para explicar los alcances y peligros de las mismas medidas de política. Lamentablemente, el autor realiza una pobre transición entre la teoría keynesiana y la clásica. Acaso las medidas de la primera sean más vistosas y la discusión sea más actual por la reciente crisis económica. Mientras que “la economía de los canguros” llega a calar en la mente para ejemplificar la economía keynesiana, la figura del “campo de prisioneros” no establece una relación cercana a nuestro día a día, necesaria para entender los fenómenos económicos que busca esclarecer la teoría clásica.

Obviando el capítulo en el que habla sobre el rol de la gestión en la productividad de las economías Harford explica sin sobresaltos las claves del desempleo, el bienestar y la desigualdad. Sin ser el último capítulo, el momento que explica la dificultad que entraña la estadística para la economía redondea la discusión ideológica entre el keynesianismo y la teoría clásica. Harford señala citando la crítica de Lucas como los datos contienen necesariamente relaciones causales con los fenómenos económicos, dejando toda la ciencia acaso, sin piso.

Lamentablemente no puedo ser yo quien juzgue si el objetivo del libro de realizar una divulgación efectiva de la macroeconomía ha sido alcanzado con éxito. Al estudiar y conocer (algo) más de economía que el promedio, estos temas me son repetidos y por ello no podría reconocer si el lector de a pie reciba con la misma naturalidad el aprendizaje. Tomando en consideración esto, no recomiendo el libro a quienes ya hayan o estén pasado por la educación formal de economía, pero si a aquellos que estén dando sus primeros pasos en la universidad. Al igual que el primer libro de “El Economista Camuflado”, este debería servir para adentrarse en los misterios económicos que explican los pilares de la sociedad contemporánea.


Fuente de Imagen: 80000 Hours.org | casalibro.com

Emilio López de Romaña
Estudiante de Economía en la Universidad del Pacífico. Fan de los haikus y de las bicicletas de piñón fijo.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top