COYUNTURA

Opinión: Segunda oportunidad

Perú 21

La última encuesta de Pulso Perú muestra que el gobierno de Pedro Pablo Kucynski no solo ha detenido su caída sostenida en las encuestas que se inició en octubre del 2016, sino que ha empezado a recuperar el favor ciudadano de forma notable. En un solo mes, el mandatario recuperó 10 puntos de aprobación respecto sondeo anterior e incrementó su índice de respaldo en 15 puntos en el norte del país, la región más afectada por la temporada de lluvias y crecidas y, coincidentemente, la más reacia a la gestión de PPK y favorable más bien al fujimorismo. En una columna anterior explicaba cómo eventos desafortunados como los embates climáticos sirvieron para exponer la labor del gobierno, ahora procederé a analizar los escenarios que se abren a partir de este segundo momento político.

Las lluvias no solo pusieron en suspenso y luego cancelaron la interpelación al vicepresidente y Ministro de Transportes y Comunicaciones, Martín Vizcarra, sino que, incluso, dieron un guion y un plan de acción a un gobierno que venía trabajando consistentemente en las áreas de su competencia, pero cuya acción era percibida como aislada, descoordinada y poco integrada. Ante la carencia de articuladores políticos y cierta coherencia orgánica que suele dar un partido político (cosa que Peruanos Por el Kambio no es, más allá de la inscripción), cualquier esfuerzo del gabinete era percibido como insuficiente o enfocado en temas menos urgentes para el grueso de la población. Una situación de emergencia permitió, entonces, acción inmediata y vinculación horizontal entre los ministros y los ciudadanos.

El resultado: 45% de aprobación. Un importante capital político que puede irse de forma tan súbita como apareció. Dependerá del gobierno mantener el reflote de su popularidad en un contexto post crisis,  en este caso, retomando los temas de agenda y mostrando liderazgo en ellos: seguridad ciudadana, reactivación económica y lucha contra la corrupción. El primer y el segundo tema pueden ser abordados en conjunto mediante operativos, como los realizados contra Félix Moreno, Gobernador del Callao, o Richard Dávalos, Alcalde de Chilca. Ambas autoridades fueron acusadas de corrupción y también de integrar y liderar bandas criminales para disuadir a opositores.

De esta forma, mediante el MININTER se pueden abordar dos temas en simultáneo y conseguir favor ciudadano con la celeridad  y exposición apropiada. Finalmente respecto a los programas de empleo y reactivación económica, la aplicación de dichas medidas tomará más tiempo y requiere de una minuciosa evaluación y paulatina implementación. No obstante, si se consolida un plan transparente que aumente los índices de empleo y, por tanto, de consumo se generará un estímulo económico que podría dar la confianza al sector privado de invertir a tasas equivalente a las que gozó el país en el pico de su bonanza. A su vez, el plan de reconstrucción permitiría repotenciar la alicaída infraestructura urbana de las provincias de norte y el centro. Desde esta columna, le deseo éxito al gobierno y que recuerde que Perú le puede dar una segunda oportunidad, una tercera ya es más improbable.

Aldo Cisneros
Estudiante de Ciencia Política en la PUCP. Ha sido asistente de la dirección de la Escuela de Gobierno y Políticas Públicas, columnista de Diario Altavoz, miembro del consejo editorial de Enfoque Derecho y actualmente es parte de la Asociación de Estudios de las Naciones Unidas del Perú.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top