COYUNTURA

Opinión: Lo que ganó el Perú en estas elecciones

Nuestra democracia, que es un proyecto de largo aliente, se irá fortaleciendo conforme el ejercicio continúe a lo largo del tiempo. Sin embargo, ya en esta elección podemos notar algunos síntomas de mayor madurez.

Es la primera vez en nuestra historia republicana que un gobierno es elegido de manera democrática y transparente por cuarta vez consecutiva. Es decir; podríamos no estar ante una primavera sino ante la construcción de un sistema democrático auténtico. Es la primera vez, además, que se realizan debates descentralizados. Más allá de lo anecdótico, hay un mensaje: Hoy las provincias también pueden ser sede directa de la fiebre electoral. Nunca antes habíamos tenido dos debates presidenciales en una segunda vuelta. Incluso se ha ahondado en realizar debates técnicos que, conforme nos vayamos afianzando en esta práctica, mejorarán de nivel.  Todo esto es positivo porque, en el fondo, tanto la prensa como la ciudadanía están comenzando a exigir propuestas. El rechazo a la candidatura fujimorista, que ha sido uno de los protagonistas de la elección, es el reflejo de que estamos empezando a concentrarnos más en el “cómo” que en el “qué”. Ya no se habla de promesas electorales como en las elecciones pasadas, sino de propuestas y de equipos. El mercantilismo ha sido sancionado en el caso de Acuña y denunciado a través de las redes sociales en el caso de Keiko, lo que da a entender que nuestra población está cada día más atenta.

En cuanto a ideología de género también hemos ido superando algunos temas. Esta vez, las mujeres han sido protagonistas de todo el proceso electoral, tanto Verónika Mendoza como Keiko Fujimori han sido determinantes. Ha quedado demostrado que, a pesar de la existencia de un alto voto homofóbico, buscar la protección de derechos de la comunidad LGTB no es un pasivo de campaña, a la población le importan más otros temas. Tanto PPK como Frente Amplio han sido frontales con la unión civil y no se han visto perjudicados en los porcentajes. Incluso, las agrupaciones políticas que han optado por una visión conservadora, a excepción del fujimorismo, no han sido parte de las preferencias populares.

Otro tema importante ha sido la utilización de lenguas autóctonas, haciendo que el electorado andino se sienta partícipe de la elección. Esto es importante, porque ha sido ese el electorado que en primera vuelta apostó por Frente Amplio; y en segunda, por PPK. Además, es también el electorado que le dio el triunfo a Ollanta Humala en el 2011. Hacer una campaña bilingüe podría ser una excelente estrategia para el 2021.

Ha sido un proceso que permitió la resurrección de Acción Popular y que ha dado como resultado, entre otras cosas, la necesidad de renovación generacional del APRA y del PPC. Es hora de apostar por los nuevos cuadros políticos. Todo esto le viene bien a la democracia.

A pesar de ello, existen puntos en los que aún tenemos que mejorar. El siguiente paso que debe darse es la reforma electoral, que permita el fortalecimiento de los partidos políticos, que permite a la ONPE y a la JNE tener normas claras, que elimine el voto preferencial, que se apueste nuevamente por un sistema bicameral, que permita que el voto extranjero sea un colegio electoral autónomo.  Queda mucho por recorrer, pero estamos en el camino correcto.


Foto: diario.latercera.com

Paul Montjoy Forti
Escritor. Estudiante de Derecho en la Universidad de Piura. Autor de ‘Relatos desde el Hígado’ y ‘Quijotes ultramarinos’.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top