COYUNTURA

Opinión: KISS (ni beso ni rock and roll)

KISSFuente: livecode.com

Puedes decir que estás en contra de la actividad extractiva de minerales del subsuelo por la afectación al recurso hídrico y seguir con la perorata o simplemente alzar la consigna “agua sí, oro no”.

Puedes expresar los mensajes de esperanza y de renovación en la política, intentando despertar la expectativa de que todos pueden acceder a cumplir sus sueños en Estados Unidos, inclusive un afroamericano que deseaba sentarse en el despacho oval o directamente utilizar el famoso “yes, we can” de Obama para englobar todo ese sentimiento. O nuestra versión (antecesora) más criolla del genial Ternero y del triunfal Cienciano: “sí se puede”, que aunque bastante simple evocaba sentimientos muy profundos de superación de los constantes fracasos futbolísticos y no futbolísticos (prácticamente no hubo peruano que no se unió al unísono del “sí se puede” en la final de la Copa Sudamericana frente a River).

Como lo adelanté en el título, KISS no hace -en este caso- referencia ni a un beso ni a un grupo de rock con caras pintadas y lenguas largas. KISS es el acrónimo del principio Keep It Simple, Stupid; cuyo origen se remonta a los sesenta en la Marina estadounidense y estaba referido a la simplicidad que debían tener los sistemas en su uso, sistemas completos sí pero sin dificultades adicionales sobre todo en su diseño.

En la actualidad, para entender el principio basado en sistemas se utiliza el clásico caso de Google y Yahoo, lo invito a entrar a los dos buscadores y fácilmente sabrá quien siguió el diseño amparado en el principio KISS y quien no (de hecho, el éxito de uno y el fracaso del otro, tiene una relación directa en este punto). Posteriormente, KISS migró al marketing comercial y finalmente se convirtió también en una de las herramientas que se utiliza en el marketing político en lo referente a los mensajes.

En la comunicación política, el principio KISS busca que tu contenido sea profundo y completo pero que el mensaje emitido sea simple, fácil de trasladar y procesar, para que su entendimiento pueda ser alcanzado por la mayoría de los públicos. Este es un verdadero desafío en la comunicación actual pero el conocimiento de esta herramienta así como su buena utilización te asegura eficiencia y eficacia en el traslado del mensaje; de lo contrario estaremos ante el escenario de un KISS negativo.

Y esto va mucho más allá de la comunicación meramente verbal o textual sino que abarca las acciones y omisiones, lo que se dice y lo que se deja de decir, todo comunica.

¿Un ejemplo? recuerdan en la campaña de primera vuelta a algún candidato que por algunas acciones como no comer chicharrrón, no aceptar un sombrero o no saludar una contrincante política terminó comunicando una actitud -aunque simple en el acto- de mucha profundidad (en este caso: negativa) en el contenido.

Y seguramente que se le ocurre muchos ejemplos de mensajes políticos que en esta segunda vuelta han seguido el principio KISS, han estado a la orden del día mis estimados pelones y pelonas ¿se animan a mencionar algún ejemplo?


Foto: ourlifeisbeautiful.com

Jorge Gonzáles Oré
Me gusta la comunicación y me apasiona la política, por eso estudié y me dedico a la Comunicación Política, me permite conjugar la racionalidad de la estrategia y la pasión por la política. Mi único afán: profesionalizar la política. Abogado PUCP con doble máster en Comunicación Política e Institucional.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

To Top