COYUNTURA

Opinión: Crónica de una historia de desarrollo

WorkStride

Con frecuencia, se suele utilizar el término “desarrollo” para hacer referencia tanto a objetivos de política como ideales de modelos de crecimiento. A pesar de su amplitud conceptual, lo cierto es que este es materia vigente de discusión académica; su clasificación y ámbito de comprensión han sido constantemente redefinidos a lo largo del siglo XX. Durante la década de los setenta, abandonó criterios estrictamente monetarios para añadir nociones de pobreza, desigualdad y desempleo. Se reconoció, asimismo, el fin último de este:  la erradicación de la pobreza -entendiéndose como la privación de necesidades humanas básicas[1]. Bajo la línea de Sen (1999) y Nussbaum (2012) se le relacionó con el concepto de capacidades: aquellas que le permiten a un ser humano “ser y hacer” lo que desee y consecuentemente, alcanzar su potencial esperado.

Bajo la luz de este último enfoque es que se recapitulará en las siguientes líneas la obra de Nussbaum: Crear Capacidades, libro que continúa moldeando el mismo. En particular, la obra empieza con la historia de una mujer India que sufre de violencia doméstica por parte de su esposo, alcohólico. Ante los constantes maltratos esta decide abandonarlo y opta por sumarse a la Organización de Mujeres Auto-empleadas; donde se le permite acceder a un préstamo para emprender en un negocio y al mismo tiempo, participar de programas educativos con el fin de romper su analfabetismo. Una vez obtenidas dichas habilidades es que la mujer es capaz de practicar lo que anhelaba: generar consciencia social sobre la violencia en el hogar. Progresivamente, se volvió parte de las asambleas comunitarias y pudo, sin restricción, alzar su voz política.

Dicho ejercicio refleja de manera ideal el enfoque de las capacidades. En específico, un individuo nace con capacidades básicas (condición biológica, genética) y en la sociedad forja otras (personalidad, aprendizaje etc.) a través de las oportunidades a las que tiene acceso: educativas, por ejemplo. Sin embargo, dependerá del sistema social y político que este pueda efectivamente ejercerlas:  tomar decisiones que le acerquen al potencial que este quiere desarrollar. Nussbaum inclusive llega a delimitar una lista de diez capacidades que los gobiernos, como mínimo, deberían asegurar a sus ciudadanos a través del reconocimiento y práctica efectiva de sus derechos: vida; salud física; integridad física; sentidos, imaginación y pensamiento; emociones; razón práctica; afiliación; juego; control del entorno.

Dentro de este listado se identifican algunas capacidades fértiles, aquellas que permiten el acceso asimismo a otras capacidades. Ejemplo de esto es la razón práctica, lograda a través de ambientes familiares y educativos adecuados, que permite asimismo tomar mejores decisiones en función a la salud o integridad física, como también fomenta el desarrollo de la imaginación etc. Delimita asimismo, una estrecha relación de estas con los derechos humanos: indicando que el enfoque está basado en esta. Sin embargo, es bastante clara con respecto a la obligación de los gobiernos para con sus ciudadanos en el marco de derechos y deberes, dificultando esto mismo al intentar extrapolar el enfoque al campo internacional.

Si bien el enfoque permite replantear los objetivos de política social y dar una mirada con mayor profundidad al agente de interés para los gobiernos también este supone de dificultades para su seguimiento. En específico, los indicadores de los cuales deberían guiarse los gobiernos abandonan criterios cuantitativos estrictos y migran hacia el ejercicio de derechos, lo cual naturalmente representa mayor dificultad para la medición. No obstante, sin lugar a dudas el enfoque de capacidades brinda una mejor aproximación al bienestar social que el que ofrecen los modelos basados en crecimiento económico, utilidad o consumo que constantemente dejan de lado el interés por las decisiones cotidianas, aquellas donde se refleja el ejercicio de los derechos de los ciudadanos.


[1] Cumbre Mundial de Desarrollo Social de 1995

Fabiola Ventura
Fabiola estudia Economía con concentración en Sector Público en la Universidad del Pacífico. Además, trabaja como Consultora Externa del área de Comercio y Competencia del Banco Mundial. En paralelo, debate temas relacionados a desarrollo y economía en Modelos de Naciones Unidas. Como parte del equipo Peruvian Debate Society (PDS) ha tenido la oportunidad de participar en conferencias en Bogotá, Ciudad de México, Boston y Lima obteniendo diversos reconocimientos por la Universidad de Harvard entre otras instituciones.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top