COYUNTURA

Opinión: Todas, “feminazis”

The Independent

Las han descubierto. Cada vez más mujeres se han vuelto totalitarias, antisemitas, xenofóbicas, homofóbicas y, sobre todo, dispuestas a completar algún plan genocida contra los hombres. Hay que estar alerta porque amigas, hermanas, tías y hasta las propias madres han dejado crecerse el mostacho para enlistarse y marchar al mando de una líder y responder ante ella al estilo de Adolfo Hitler. Quieren acabar con todo ser del sexo opuesto. Pero ya un grupo valiente del género masculino lo ha denunciado desde hace algunos años y ahora con más fuerza. Y han tenido la inteligencia de identificarlas como “feminazis”.

Lo anterior es, por si no quedó claro, una broma sobre el uso indiscriminado y sin conciencia del término “feminazi”. Muchas mujeres, no solo aquellas autodenominadas feministas, han comenzado a ser llamadas de esta forma por hablar de empoderamiento femenino o por denunciar estragos del machismo que aún están presentes en diversas situaciones.

Como toda falacia ad hominem, al utilizar esta palabra se ataca a la persona y no a sus argumentos, que es lo que se acostumbra en redes sociales. Su uso es, sin duda, una flojera mental, que, por lo menos, habría que reprochar a los supuestos intelectuales que usan el término.

Antes de tomar este término como un insulto ligero, ¿si quiera se conoce su origen? El locutor de radio estadounidense Rush Limbaugh, ligado al Partido Republicano, popularizó el término en 1992 al hacer la analogía de que las mujeres a favor del aborto producirían un holocausto como lo hicieron los nazis. También se decía que las feministas querían dar el mismo trato a los hombres que el que daba Hitler a los judíos.

Sin negar lo erróneo de los símiles hechos por Limbaugh, si se intentara ser riguroso con el uso del término, evidentemente, sería ilógico que un hombre o una mujer a favor del aborto llamase “feminazi” a alguien. Sin embargo, la realidad es que muchas palabras, con el paso de los años, pierden algunas acepciones originales y adquieren nuevos significados que justamente le dan sus usuarios, ya sea espontáneamente o con intentos de manipulación. Es lo que ha pasado.

En este mundo en el que lo irracional está por todos lados, no sería difícil de creer que existan más de un par de personas que desearan acabar con todos los hombres del planeta. Pero hacer creer que toda mujer por denunciar el machismo es una “feminazi” es totalmente vil.

La joven a favor de la igualdad de los derechos de los hombres y las mujeres, la activista que lucha por la comunidad LGTBI, la que se indigna de las violaciones a niñas y adolescentes, la que de pronto quiere dejarse crecer el vello en las axilas, la que enseña los senos en una plaza para protestar, la que, confundida, cree que llevar la foto del Che es representar a las minorías  y la extremista que culpa al capitalismo del patriarcado imperante en la sociedad, todas son, para algunos, potenciales genocidas. Todas, “feminazis”.

Diego Ato
Comunicador por la Universidad de Piura. Especialista en gestión de proyectos de formación política. Interesado en temas de género y en sociedades cerradas latinoamericanas. Escribe cuentos de terror e infantiles.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

To Top