COYUNTURA

Informe: Francia 2017, un futur incertain

17968629_1580050005338454_1160249172_o

El nuevo presidente de Francia será elegido el domingo 23 de abril, y aquellos que siguen las elecciones pueden constatar un elemento: nada es previsible. La popularidad de los candidatos ha variado mucho durante la campaña presidencial hasta el día de hoy. Si quieres saber más de los candidatos, puedes leer este informe: http://www.puntoycoma.pe/coyuntura/21596/. Esta campaña podría ser dividida en tres etapas para comprender un poco más qué es lo que la hace particular y tan incierta

Primera etapa: Corrupción

La primera etapa se enmarca desde comienzos de la campaña hasta los escándalos de empleos ficticios que sufrieron los dos representantes de la derecha, Le Pen y Fillon. En esta etapa, todos los candidatos comenzaron a preparar sus programas de gobierno, además de organizar entrevistas, meetings, y más.

Al comienzo de la campaña presidencial, las encuestas mostraban a François Fillon como el candidato preferido. Sin embargo, el candidato de Les Républicains sufrió un escándalo de corrupción. El 25 de enero, el periódico Le Canard Enchaîné publicó un artículo en el que se acusaba a la esposa de Fillon de tener un empleo ficticio; es decir, recibía el sueldo de un empleo que no ejercía. Pénélope Fillon tenía el puesto de asistente parlamentaria, con un sueldo de 6000 euros por mes, alrededor de 900 000 euros en total. En varias entrevistas, Fillon afirmó que su esposa trabajaba en aquel puesto. Sin embargo, el periódico explica que ella nunca asistió a su trabajo, con diversas pruebas apareciendo paulatinamente.
Por su parte, el 31 de enero, el mismo problema apareció con Marine Le Pen, quien fue acusada de dar empleos ficticios a ciertas personas de su alrededor, pero el sueldo lo daba la Unión Europea y no el Estado francés. La candidata de la extrema derecha rechazó está acusación y utilizó su inmunidad parlamentaria para escaparse de todo este proceso.

Muchos de los seguidores de la derecha perdieron confianza en sus candidatos por la supuesta corrupción y decidieron confiar en el candidato de En Marche, Emmanuel Macron. Esto abre la siguiente etapa, que se prolonga hasta el debate presidencial.

Segunda etapa: Debate presidencial

En esta fase, vemos el alza de popularidad de Macron, que también se debe a que la figura del centro francés, François Bayrou, decidió no presentar su candidatura y unirse a En Marche. Con esto, las encuestas apuntaban a la victoria de Macron. Además, vemos el alza de popularidad de Benoît Hamon, sobre todo con el apoyo de muchos jóvenes comprometidos con la vida política de Francia.

Sin embargo, los dos debates presidenciales tuvieron una gran importancia en el futuro de las elecciones. El primer debate fue claramente desigual, ya que, de los once candidatos, solo cinco tuvieron la posibilidad de participar. El candidato de derecha, Nicolas Dupont-Aignan mostró su desacuerdo ante una entrevista con el canal TF1, saliendo la sala luego de expresar su molestia ante está falta de igualdad.
Aún así, el primer debate ayudó a Jean-Luc Mélenchon a volverse más y más popular en las redes sociales. Su actitud en el debate, donde muestra que no tiene miedo a decir lo que él pueblo siente, ayudó a muchas personas a ganar interés ante el candidato de la extrema izquierda. En el segundo debate, todos los candidatos pudieron participar. Sin embargo, la actitud de Mélenchon y del candidato Phillippe Poutou generaron aumento en su popularidad.

El final de esta etapa nos lleva a la tercera y última etapa: una fase de incertidumbre, donde cuatro candidatos con buenos resultados en las encuestas se enfrentan para pasar a la segunda vuelta.

Tercera etapa: Incertidumbre

Finalmente, la tercera etapa tiene lugar entre el final del segundo debate presidencial hasta el día de hoy. Los dos debates presidenciales incrementaron la popularidad de Jean-Luc Mélenchon. Su carácter en los dos debates presidenciales tuvo un gran efecto en su popularidad, siendo hoy en día una de los candidatos preferidos. Algunas personas que quieren un gobierno de izquierda dejan de lado a Benoît Hamon a causa de su bajo rendimiento en las encuestas, y deciden dar su voto al candidato de La France Insoumise.

Sin lugar a dudar, nos encontramos en un momento de incertitud sobre el futuro del país. Mélenchon sigue aumentando en las encuestas, Fillon crece ligeramente luego de su escándalo de corrupción y Macron que no aumenta ni baja en las encuestas. Por otro lado, Marine Le Pen ha sido una de las candidatas más importantes en las encuestas y asegura la presencia de la extrema derecha en segunda vuelta. Finalmente, nos encontramos ante la posibilidad de una segunda vuelta entre los dos extremos: Le Pen y Mélenchon.

 

 

Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top