COYUNTURA

[Análisis] Inversión en la educación peruana

Democráticamente

Durante las últimas semanas, la educación ha estado en el centro del debate público del país. Los reclamos de los maestros han puesto sobre el tapete temas de discusión de especial relevancia, tales como la cantidad de recursos públicos que el Estado peruano invierte en educación, teniendo como referencia la meta establecida en el Foro del Acuerdo Nacional de alcanzar el 6% del PBI, que coincide con el Proyecto Educativo Nacional al 2021 y la Ley General de Educación. En base al informe Avanzando hacia una mejor educación para Perú, 2016, de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), la inversión en educación en el país se mantiene muy por debajo del promedio de los países de la OCDE y de América Latina. Para el período 1999-2013, el Perú había registrado un promedio de inversión cercano al 3% del PBI, mientras que los países de la OCDE registraron una inversión del 5% y América Latina promedió alrededor de 4.5%.

No obstante, el panorama no es del todo gris. Como indica un reciente artículo del diario El Comercio, en los últimos ocho años, el presupuesto del sector educación ha aumentado en 100%, pasando de S/ 14 mil millones a S/ 29 mil millones. Los pagos en la categoría “Personal y obligaciones sociales” que incluye los sueldos de maestros y personal administrativo, entre otros, también se ha duplicado en el mismo período, pasando de S/7 mil 721 millones a más de S/14 mil 909 millones. Este reciente aumento del gasto público ha sido resaltado por la OCDE en el citado informe, dado que “indica el fuerte compromiso para invertir en educación”.

Ahora bien, ¿realmente existe tal compromiso? Para el economista Hugo Ñopo, si el Producto Bruto Interno (PBI) del país no hubiera crecido entre los años 2000 y 2012, “la inversión educativa se hubiera estancado, o incluso, caído ligeramente”. Ñopo determinó, a partir de un análisis de la descomposición del crecimiento de la inversión educativa, que cerca al total del crecimiento de la inversión en educación del país se explica, no por compromiso o voluntad política, sino más bien como resultado del crecimiento económico. De los trece países seleccionados para hacer el estudio, once de ellos lograron aumentar su inversión en educación mediante la combinación del crecimiento de sus economías con el crecimiento de la participación relativa del sector educación o del tamaño del Estado. Los dos países que aumentaron la inversión en educación únicamente sobre la base del crecimiento de la economía fueron Perú y en menor medida, Paraguay.

Como bien señala Ñopo, esta inversión educativa no puede descansar únicamente en el crecimiento económico. Pero, por otro lado, tampoco parece posible reducir el presupuesto en salud, seguridad ciudadana, o la lucha contra la pobreza para dar espacio a la educación. La solución para el economista es un aumento en el tamaño del Estado que solo será posible con una mayor recaudación.

Referencias:

Ñopo, Hugo (2016). “El financiamiento de la educación en el Perú. Es hora de la verdadera apuesta”. Disponible en: http://focoeconomico.org/2016/06/17/el-financiamiento-de-la-educacion-en-el-peru-es-hora-de-la-verdadera-apuesta/

OCDE (2016). “Avanzando hacia una mejor educación en el Perú”. Disponible en: https://www.oecd.org/dev/Avanzando-hacia-una-mejor-educacion-en-Peru.pdf

Alonso Flores
Bachiller en Sociología por la PUCP, con estudios de posgrado en la Escuela de Gobierno y Políticas Públicas de la misma universidad. Cinco años trabajando temas de desarrollo, derechos humanos, análisis político y cooperación internacional. Un optimista cauto.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top