COYUNTURA

Opinión: Los jóvenes como catalizadores del desarrollo futuro (y presente)

Fuente: Mónica Suarez Galindo

Hace poco más de un mes, el Centro de Desarrollo de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) presentó el “Estudio de bienestar y políticas de juventud en el Perú”[1]. Dicho informe presenta el estado de la situación de la inclusión y el bienestar de los jóvenes en el Perú mediante un enfoque multidimensional, al mismo tiempo que traza algunas posibles líneas de acción – a modo de recomendación – que permitirían al gobierno abordar los múltiples desafíos que enfrenta este sector de la población.

El bienestar de la juventud, o las privaciones que experimentan a ella, es un concepto complejo, en el cual interactúan diferentes dimensiones que se refuerzan mutuamente[2]. En el Perú, el 38.5% de jóvenes padecen privaciones en más de una dimensión, pero con marcadas brechas entre diferentes grupos poblacionales. Las brechas según ámbito de residencia, lengua materna y situación de pobreza han sido descritas como “alarmantes” por la OCDE, estando muy por encima del promedio nacional (i.e. la privación multidimensional de jóvenes rurales duplica la cifra de jóvenes urbanos: 68.3% frente a 31.4%). Las dimensiones donde los niveles de privación son más altos son educación, participación cívica y empleo.

La implementación de políticas públicas dirigidas a atender estas privaciones es importante por varias razones, de las cuales menciono dos. En primer lugar, con el 26.9% de la población clasificada como joven[3], el país tiene una oportunidad histórica para aprovechar el bono demográfico. Este fenómeno, que se da cuando la población en edad de trabajar supera a la población dependiente, se espera que dure hasta el año 2038[4] y será fundamental para impulsar el crecimiento económico y la inversión social. Como advierte UNFPA[5], “la clave para sacar partido al dividendo demográfico reside en propiciar que los jóvenes, y en especial las adolescentes, ejerzan sus derechos humanos para desarrollar su potencial.”

Asimismo, invertir en juventud permitirá evitar la reproducción intergeneracional de la pobreza y la desigualdad. Según un reciente informe del Banco Mundial[6], cerca al 60% de jóvenes que ni estudian ni trabajan en Latinoamérica vienen de hogares que pertenecen al 40% inferior en distribución de ingresos. Los efectos negativos de no poder acceder al mercado laboral tienden a perpetuar la distribución no equitativa de ingreso de una generación a la siguiente, frenando así las posibilidades de movilidad social.

El poder intercambiar información y conocer buenas prácticas y lecciones aprendidas sobre esta problemática en otros países es una oportunidad única que nos brinda el proceso de adhesión a la OCDE. Ahora corresponde al Estado peruano diseñar e implementar una Estrategia Nacional de Juventud, mediante un proceso que recoja la voz de la juventud y garantice su participación activa. Dacil Acevedo[7] acierta al señalar que los jóvenes son los principales catalizadores del desarrollo. “De ellos depende, en buena medida, el perfil de la sociedad presente y futura que se construya”.

 

[1] OCDE (2017). Estudio de bienestar y políticas de juventud en el Perú. http://www.oecd.org/dev/inclusivesocietiesanddevelopment/Youth%20Well-being_Peru_final.pdf

[2] Para evidenciar ello, la OCDE utiliza un Indicador de Privación Multidimensional de la Juventud (IPM-J). Este índice mide el porcentaje de jóvenes que experimentan privaciones en diferentes dimensiones de bienestar al mismo tiempo.

[3] Entre 15 y 29 años de edad.

[4] OCDE (2017). Estudio de bienestar y políticas de juventud en el Perú. http://www.oecd.org/dev/inclusivesocietiesanddevelopment/Youth%20Well-being_Peru_final.pdf

[5] UNFPA (2016). Invertir en juventud: ¿Es una realidad?

http://lac.unfpa.org/sites/default/files/pub-pdf/Invertir%20en%20Juventud-DOC.pdf

[6] Banco Mundial (2016) NINIs en América Latina. https://openknowledge.worldbank.org/bitstream/handle/10986/22349/K8423.pdf?sequence=5

[7]Acevedo, Dacil (s/f). Propuestas de Políticas en Juventud y Nueva Ruralidad. http://fediap.com.ar/administracion/pdfs/Propuestas%20de%20Pol%C3%ADticas%20en%20Juventud%20y%20Nueva%20Ruralidad%20-%20Acevedo%20Riquelme.pdf

Alonso Flores
Bachiller en Sociología por la PUCP, con estudios de posgrado en la Escuela de Gobierno y Políticas Públicas de la misma universidad. Cinco años trabajando temas de desarrollo, derechos humanos, análisis político y cooperación internacional. Un optimista cauto.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top