BACKSTAGE

Opinión: City of Stars, perfección en la imperfección

Fuente: Interscope Records

City of Stars, tema principal de la aclamada película La La Land, acaba de ganar el premio Óscar en la categoría Mejor Canción Original. Personalmente, considero que es un triunfo interesante porque su compositor Justin Hurwitz utiliza un dueto y un acompañamiento de piano. En una época caracterizada por la obsesión de las mega producciones, optar por un arreglo e instrumentación minimalista es un caso extraño, pero demuestra que la música bien lograda es capaz de transmitir sin la ayuda de toda la tecnología a la que disponemos hoy en día.

Una canción pop el día de hoy

Si escuchamos en la radio una canción de Katy Perry o Justin Bieber por poner ejemplos, nos podemos percatar de una serie de detalles de cómo ha sido trabajado el tema. Absolutamente todos los elementos están editados para calzar exactamente en la métrica, la afinación es retocada como si fuese un bisturí. A lo que voy es que denota un trabajo de ingeniería y de post producción arduo y minucioso, dejando ejecuciones clínicamente exactas sin margen de error. El pop que ocupa los primeros puestos en los Billboards tiene esta tendencia, y con la inclusión de las nuevas tecnologías y lo fácil que es la edición el día de hoy, esta estética de corregir todo probablemente se mantenga.

City of Stars

Al tener un formato tan básico como un piano y dos voces, no hay que hacer mucho para que el foco esté en la performance de los cantantes. El piano está diseñado de tal forma que flota en los momentos que se encuentra solo e inmediatamente pasa a un segundo plano cuando entra alguna voz. Una vez lista la base de la canción viene el verdadero reto de este formato, que es lograr que la voz de ambos cantantes se entrelace. Los oyentes tienen que imaginarse que quienes cantan son una pareja para darle credibilidad al tema. En este caso, la química entre Ryan Gosling y Emma Stone es palpable. A diferencia del pop, en este tema se antepone la calidad interpretativa a la exactitud de los fraseos, “errores” o afinación perfecta. Podría atreverme a inferir que la intención del director era grabar ambas voces en la menor cantidad de tomas posibles y de ambos actores en simultáneo. Al hacer esto, se cuelan “errores” como la risa de Emma Stone, que si bien no estaba planeada, evoca la risa de dos personas enamoradas que comparten un momento de intimidad. Estos detalles son el diferencial clave para que el público se adueñe de la historia.

No pretendo invalidar la lógica detrás de las producciones de pop, pero es necesario que quienes compongan y produzcan temas tengan claro el fino hilo entre la edición y la interpretación. Es importante delimitar hasta qué punto se debe corregir con la mente de ingeniero y en qué momento uno debe de escuchar con el alma de artista y asegurarse de no irrumpir la propia musicalidad de una interpretación, que incluyendo factores no planeados puede ser más real.

Franco Banda
Productor Musical/Ingeniero de Mezcla y Mastering Freelancer. Estudiante de Música de la UPC. Master de Music Production & Technology de Berklee Online. Desayuno, almuerzo y ceno música todos los días de mi vida.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top