BOHEMIA

Reseña: “De dónde venimos los cholos” de Marco Avilés

Los Cholos

Seix Barral.2016. 290 pp

Mis abuelos provienen de cuatro regiones distintas del Perú que en 24 años de vida nunca he visitado. Con las justas conozco a la fecha otros cinco departamentos por motivos de turismo, trabajo o juerga. Sí, soy un limeño que ha vivido de espaldas a lo que sucede en el interior del país. A lo que realmente sucede, que es vivir en dicha región y conocer in situ la problemática de cada una de ellas. No solo por las noticias o artículos en los diarios que uno lee de vez en cuando. O los reportajes de los domingos por la mañana con una visión vertical, siempre mirando por encima del hombro a quienes entrevistan, convirtiendo en espectáculo y mercancía cualquier actividad que no comprenden.  Cada uno de mis abuelos, a su manera, me habló de aquello que dejó atrás. Pero si hoy tengo interés en conocer sus lugares de origen, no es por un afán de recrear la visión mítica que me pudieron legar sin querer. Es para conocer cómo es el presente de aquellos sitios. Qué cambió y qué no. Cómo las comunidades que no decidieron migrar se desarrollaron en todos estos años. Justo lo que hace Marco Avilés (Abancay, 1978) en las crónicas de este libro.  Salir de la capital y empaparse de lo que sucede más allá de lo que estamos acostumbrados. Y no de manera superficial como cuando hacemos turismo o “trabajo de campo” por unos días. Involucrarse de verdad.

Sea en los Andes o la región amazónica, el lector limeño ensimismado en su burbuja es capaz  de percibir en las páginas del libro un mundo que siempre ha sentido como lejano. Más cercano geográficamente pero menos entendible que el de otra metrópolis americana en muchos casos (Es más rápido ir a Miami o Santiago de Chile que a Huayana o El Dorado). Y sin embargo la mirada del autor encuentra problemas transversales a la ciudad y el campo, alejándose de cualquier sacralización de lo rural como sucede muy a menudo: el consumo excesivo de alcohol a pesar de su uso como “medio de integración”, la violencia hacia la mujer en muchos aspectos o la falta de acceso a servicios básicos, la poca presencia de la autoridad y el consecuente nulo reconocimiento del Estado y su Ley en algunos casos, entre otros. Hay mitos e historias ancestrales, claro, pero Avilés no se engolosina con ello, y aborda el presente o la conexión de las anteriores con lo que ocurre hoy en día, describiendo lo que observa en cada uno de sus viajes y estadías, aproximándose lo mejor posible a lo que piensa y siente la futbolista de Churubamba en una comunidad donde el matriarcado es la estructura social más arraigada; al guardián de la reserva de Pacaya-Samiria  que tiene que lidiar con el peligro constante de la naturaleza y a la ambición del hombre; o al agricultor de Huayana poseedor de una riqueza biológica en sus tierras impresionante pero que no se traduce en un rédito monetario notable, sin esa actitud paternalista del hombre de la ciudad. Un ejemplo claro es la crónica del festival de Takanakuy donde los pobladores del pueblo de Chumbivilcas se enfrentan a golpes como una manera de lidiar con sus conflictos personales, texto donde uno percibe un afán por entender qué es lo que buscan los participantes al realizar dicho tipo de acciones y cómo esa manera de combatir entre ellos escapa de la simple etiqueta de “salvaje” con la que los etiqueta la mayoría de foráneos. O al exponer la asimetría de precios de los productos en su lugar de origen respecto a lo que termina pagando el consumidor final, evidente problema de desigualdad económica con graves consecuencias sociales.

Discriminación y cuestionamiento interno que se da día a día, de manera poco explícita pero sí significativa a través de detalles que el ojo común intenta pasar por alto. Así es cómo comienza el libro. Con anécdotas a las que estamos acostumbrados, y que por ende, hemos terminado normalizando.  Avilés parte de su historia para explorar el origen de esa indiferencia, pero no se queda en la victimización personal y la catarsis, sino que explora el no reconocimiento del cholo como alguien con los mismos derechos de uno. Se interna en el mundo de nuestros compatriotas de la sierra y el Ande, narrando cómo el modelo de jerarquización con el crecemos y nos educamos en casa, en la escuela y casi todos los ambientes sociales donde nos desarrollamos, se replica de distintas maneras y alimenta un sistema utilitarista donde aquel que no se logra adaptar o integrar, debe ser aplastado o desterrado, como ocurre en las comunidades selváticas. De dónde venimos los cholos es un excelente libro de crónicas capaces de conectar con cualquier lector,  llevándolo página a página a un revelador viaje al interior del país. Muy recomendable.


Fuente de imagen: Google Images


 

Sebastián Uribe
Economista de la Universidad de Piura, este año se gradúa también como administrador de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.Estuvo en el curso de Economía del BCR. Ha publicado reseñas en El Dominical y El buen librero. En la actualidad anda buscando espacio para sus libros.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top