TRENDING

Walk in closet: ¿Qué tipo de piel tienes?

En la mayoría de mis artículos insisto en que debemos cuidarnos la piel, partiendo del tipo que es; pero, sabemos identificar que tipo de piel tenemos en el rostro?

Conocer nuestro tipo de piel nos permite darle los cuidados naturales adecuados, de forma que no perdamos el tiempo en tratamientos inútiles, que solo pueden causar problemas y podremos conservarla en buen estado por muchos años, aplazando la aparición de líneas de expresión, manchitas, etc.

Se dice que existen cinco tipos: normal, mixta, grasa, seca y sensible. Sin embargo, esto no es enteramente cierto, ya que muchas de nosotras podemos tener una combinación de estos tipos de piel. La piel no siempre es igual. Cambia con los años, las estaciones, el ritmo de vida, el estado de ánimo, etc. Además, si tienes rosácea, acné, eczema u otras condiciones dermatológicas, cambia.

Piel normal
La piel normal es probablemente la más fácil de tratar, ya que no necesita cuidados especiales. Este tipo de piel presenta una textura regular y no tiene imperfecciones. Además, tiene un aspecto suave y limpio sin necesidad de hacer nada.

La piel con poros pequeños, buen riego sanguíneo y un color rosado es una piel normal o eudérmica. Debemos tener cuidado con factores exógenos y endógenos que pueden cambiar nuestro tipo de piel.

¿Cómo reconocerla? Si pasamos un pañuelo de papel por la piel y no hay rastro de grasa, ni tampoco la sentimos tirante al despertarnos.

Piel mixta
La gran mayoría de personas presenta una piel mixta, por ello podríamos decir que es la nueva piel normal. Es la piel que presenta dos zonas de características diferenciadas. Es ligeramente oleosa en la zona T (nariz, frente y barbilla), con los poros abiertos y podría presentar un poquito de acné, generalmente ante cambios hormonales. En el resto del rostro tiende a ser seca, con tendencia a la descamación y a la aparición de arruguitas. Presenta un brillo saludable.

Piel seca
Si sentimos la piel tirante y rígida, que se pela o se escama y que tiene un aspecto apagado, estamos ante una piel seca. Suele tener manchas y en ocasiones parece más vieja de lo que realmente es, además de que se ve muy afectada por los cambios climáticos.

La prueba de la servilleta de papel también sirve: si no ves rastro de grasa y aparte tienes los síntomas anteriores, tu piel es seca. La piel seca necesita un especial énfasis en la hidratación natural.

Piel grasa
Desprende grasa y es brillante, especialmente en la llamada zona T (frente, mentón y nariz). Presenta poros abiertos, imperfecciones y da un aspecto de estar sucia. El mayor problema de este tipo de piel son los granos y puntos negros.

Una piel grasa debe exfoliarse a menudo para evitar la suciedad, y la limpieza de la misma con productos naturales astringentes es fundamental.

Piel sensible
Tiende a presentar rojeces, irritaciones o picor en algunas zonas, además es propensa a alterarse ante cualquier cambio, incluso emocional. No debemos confundirla con condiciones dermatológicas severas como la rosácea, eczema o acné severo. En caso presentes alguna de estas condiciones lo mejor es que visites a un dermatólogo para poder tratar tu piel.

¡Espero que les sirva mucho!

Lindo jueves y buen fin de semana.

Síganme en redes:
Facebook e Instagram: @ladyinredperu
Youtube: Lady in red Perú


Fuente de imágenes: Pinterest

Fiorella Romani
Publicista, maquilladora, stylist y asesora de imagen. Amante de la moda y las tendencias. Creadora del fanpage “lady in red” en el que muestra su experiencia en maquillaje y moda.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top