TRENDING

Walk in closet: Historias de pasarela

Para muchos, hablar de la industria de la moda es hablar de desfiles. Estos fascinantes eventos son mucho más que un motivo para ponerse el mejor outfit y subir fotos de la pasarela a las redes sociales. Las marcas y casas de moda cuidan cada detalle de la presentación, ya que es el momento perfecto para expresar su visión. Hoy en día, los desfiles de moda son algo tan común, que es difícil imaginar una época en la cual no existían.

La historia de los desfiles no está muy definida, pero su inicio se puede trazar a fines del siglo XIX. Con el auge de la alta costura en Francia, las casas de moda crearon los fashion parades, presentaciones privadas en las cuales mostraban sus creaciones a ciertos clientes. Estas eran muy diferentes a los desfiles que conocemos actualmente; el ambiente no era tan elaborado, y las modelos no eran idolatradas. Este concepto fue llevado a Estados Unidos y, en 1903, la tienda por departamentos Ehrich Brothers organizó la primera presentación. Hacia 1920, la mayoría habían adoptado este modelo, buscando atraer clientes con la exhibición de diseños importados desde Francia o simplemente copias.

La Segunda Guerra Mundial cambió drásticamente la industria, especialmente en Norteamérica. Hasta ese entonces, Europa había sido el referente en moda, tanto para diseñadores americanos como para compradores y prensa. En 1943, la publicista Eleanor Lambert organizó en Nueva York el primer Fashion Press Week. Este era un evento que reunía a diseñadores locales en un mismo lugar para promocionar y mostrar sus colecciones a editores, quienes ya no podían viajar ni obtener información sobre los diseñadores europeos.

Mientras tanto, en Europa también estaban ocurriendo algunos cambios. En 1945, la Cámara Sindical de la Alta Costura Francesa designó las semanas en las que se mostrarían las colecciones anualmente. Sin embargo, estas todavía no eran conocidas con el nombre oficial de la semana de la moda. Fue recién en 1973, bajo la organización de la Federación Francesa de Moda, que el Paris Fashion Week empezó oficialmente. Por otro lado, en 1958 la Cámara Nacional de la Moda Italiana fundó el Milan Fashion Week. Finalmente Londres se unió en 1984, con eventos organizados por la Cámara Británica de Moda.

Durante estos años, los desfiles en Nueva York seguían siendo muy desorganizados; se presentaban en discotecas, restaurantes, hoteles y lofts. Fern Mallis, directora ejecutiva durante esos años del Consejo de Diseñadores de Moda de América, cuenta de los muchos accidentes de los que fue testigo. Desde algo tan simple como quedarse sin luz en pleno desfile, hasta pedazos de yeso que caían del techo por el alto volumen de la música. Buscando formalizar y potenciar el ya conocido New York Fashion Week, Mallis reorganizó el evento, reuniendo a los diseñadores en un solo lugar y en fechas predefinidas, siendo la primera presentación en 1993. Esto permitió tener un alcance internacional, ya que editores, escritores y compradores extranjeros podían organizar sus agendas alrededor de estos desfiles para así poder ver a los mejores diseñadores en un solo lugar.

La popularidad de los desfiles y semanas de la moda no ha dejado de crecer desde entonces. Actualmente, podemos encontrar fashion weeks en la mayor parte de países. Así no todos tengan repercusión internacional, son siempre vistos como una plataforma para que diseñadores locales expongan su talento. Sin embargo, este formato, que ha funcionado tan bien durante los últimos años, está llegando a su fin – tema que exploraremos la siguiente semana.

¡Hasta el próximo sábado!


 

Fuente de imagen: www.popsugar.com.au

Sandra Mathey
Diseñadora de modas egresada de Mod’Art Perú y el Fashion Institute of Technology en Nueva York. Adicta al running y al brunch. Trabaja en trend forecasting mientras espera su carta de aceptación a Hogwarts.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

To Top