TRENDING

Vida y Punto: Sin culpas para una vida más ligera

Es diferente sentir responsabilidad, que culpa. Responsabilidad viene de la capacidad de responder. Ante un “error” puedes responder con sabiduría o con culpa, esa última opción te enferma y te detiene. Un “error” puede ser la mayor carga si te quedas en el remordimiento y la culpa, o una gran oportunidad para hacer las cosas diferente, si respondes de manera consciente.

Entonces, ¿qué tal si en vez de “error” llamamos “oportunidad” a todo suceso que no nos enorgullece? Así le quitamos la connotación densa de esta palabra y poco a poco vamos dejando la culpa, sentimiento que nos enferma y limita. Solo obsérvate cuando sientes culpa, tus gestos cambian, tu cuerpo se tensa, no te sientes bien y si mantienes por muchos años este sentimiento, es probable que tus órganos internamente respondan a esta desarmonía emocional.

Tómate unos segundos ahora y abre el libro de tus recuerdos. Ahí ubica algún suceso que te hizo o te haga sentir culpable. Busca profundo. Si es posible cierra los ojos. Cuando lo encuentres si sigues si sintiendo culpa, te invito a que liberes ese sentimiento y lo transformes por gratitud. Mentalmente di: “Gracias oportunidad porque me das la opción de mejorar, de reconocer que soy humano y que tengo el derecho de equivocarme”. “Gracias oportunidad porque sé que cuento con la sabiduría para enmendar activamente cualquier suceso del pasado, sin remordimiento, con neutralidad y con amor”. Repítelo varias veces si te resulta difícil imaginar tu vida sin culpa.

Y cuando te suceda la siguiente vez, elévate sobre la situación y mantén esa mirada desde tu neutralidad de tu mente, comprendiendo que estás aprendiendo y que en este proceso de ser un humano, es natural equivocarse. Al comprender esto, comprenderás que los demás también están en su derecho de aprender y no los culparás por lo que hicieron. Cuando haces sentir culpable a alguien, quieres controlar, quieres que actúen como tú quieres, pero a esa persona le haces un gran daño. La culpa enferma. Y si te sientes culpable por hacer sentir culpable a otros, tú te enfermas. Un círculo vicioso más fácil de salir de lo que crees.

Anota e integra con atención estos puntos para dejar los patrones de culpa:

  • Me doy cuenta que todo error en realidad es una oportunidad
  • Tomo responsabilidad de lo que sucede en mi vida. ¿Por qué atraje una situación así en mi vida? Por la Ley de Causa y Efecto o Ley del Karma, comprendo que yo atraje toda situación y persona. No hay casualidades en esta vida, todo es CAUSAlidad.
  • Detecto el aprendizaje ¿Qué actitud hay que mejorar?
  • Tomo acción y decido ajustar mis respuestas ante la vida. Si no transformamos algunas actitudes, lo más probable es que se repitan situaciones similares en tu historia.
  • Agradezco por la oportunidad. Gracias, gracias, gracias después de cualquier suceso.

Si te animas a practicar estos puntos y en el intento los olvidas, no te culpes y continúa ajustando con mucho auto-amor, con la auto-compasión que el amor de tu corazón te puede dar. Paso a paso se logra la transformación interna.

Que sigas en luz,
Valeria

Valeria Landeo
Puedes llamarme Valeria o Vikrampal (mi nombre espiritual). Mi enfoque por naturaleza siempre será reflexionar y priorizar mi espiritualidad, es ahí donde me siento feliz. Practico Kundalini Yoga desde el 2008 y hoy me dedico a compartir estas milenarias enseñanzas a grandes, niños y adultos mayores. Soy creadora de “Respira la Vida”, un portal en Facebook, en donde comparto con personas de todo Latinoamérica. Me formé como profesora de Kundalini Yoga en Ciudad del Cabo y estoy certificada por KRI-USA. Soy además Licenciada en Comunicación para el Desarrollo de la Universidad de Lima.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top