TRENDING

Vida y Punto: Caóticamente Hermoso

Desde que salimos embarazadas, lo que más vamos a escuchar o probablemente lo  único es: “aprovechen en dormir”. Es algo que absolutamente todas las mamás y papás te van a decir, como si lo tuvieran escrito en un manual y llega un punto que nos cansa escucharlo, pero, por otro lado, nos preguntamos ¿Qué tanto? ¿Será tan trágico como lo pintan?

Bueno, definitivamente  ¡¡¡Si!!!   No vuelves a dormir como antes. Los primeros días en la clínica no los sientes, lo único que sientes es una ilusión tan grande que no te importa despertarte a cada rato a darle leche, y  en mi caso hasta me quedaba despierta para acurrucarme con ella en mi pecho #nadamáslindo. Claro, que cuando venían las enfermeras a llevársela para bañarla y/o cambiarle pañal, aprovechaba en descansar y hasta podía hacer una pequeña siesta.

Luego, llegas a tu casa y empieza el caos y  es ahí donde comienza el lema de la maternidad: “caóticamente hermoso”. Durante el día te suelen decir que aproveches en descansar mientras tu bebe duerme, en mi caso, imposible, o habían visitas o aprovechaba en bañarme y comer algo tranquila (con Marena he aprendido a comer con una mano y encima con la izquierda). Llegaba la noche y simplemente entraba en un estado en el que actuaba por inercia o por instinto; yo  estaba agotada pero la  bebe no paraba, se levantaba cada 2 a 3 horas a comer,  venía el cambio  de pañal y volver a dormirla; no faltaban esas noches en las que le daba un berrinche, no sabía que pasaba, y no entendía porque lloraba #cólicosdem%&” .

Es en ese momento en el que empiezas a escuchar que el  llegar a los 40 días es un reto; te da risa, crees que exageran, que todo va a seguir igual, pero te das cuenta que ni bien se cumplieron  los famosos  40 días, el horario cambio: Marena empezó a dormir periodos de 20 a 30 min cada 2 horas durante el día y  a dormir toda la noche, de 12pm a 7am, ¡¡¡¡una cosa increíble!!!!!!.

Pero, no todo podía ser tan perfecto, una vez que Stefano y yo saltábamos  en un pie porque podíamos descansar toda la noche, Marenita nos sorprendió nuevamente: cumplió 4 meses y el horario nos descomputó  totalmente, empezó a quedarse dormida entre 7 y 8pm, dándole leche a las 10pm, 12pm y levantándose a la mitad de la madrugada a seguir tomando leche. El agotamiento se apodero de mí una vez más por lo que me puse a investigar y me di con la sorpresa que a los 4 meses como también a los 7 meses, los bebes pasan por una “crisis del sueño” que va de la mano con el crecimiento, dura semanas, dicen, pero como siempre digo “paciencia y buen humor” #apechuganomás.

Debemos entender que la crisis del sueño involucra no solo al bebe sino a los padres. Como pareja, deben siempre apoyarse y ayudarse, es necesario que él también se involucre, el trabajo es de a dos y por eso, a pesar de todo el caos por el que se pasa al ser padres, siempre deben mantenerse unidos, no es un trabajo fácil pero tampoco imposible. Nada va a hacer más feliz a su bebe que sentir el amor que se tienen sus papas, ese amor que se transmite día a día.

 

Thalia Von Bischoffshausen
Comunicadora de profesión, foodstylist y maquilladora profesional en mis tiempos libres. Gastrónoma desde que nací, dulcera hasta decir basta y hamburguesera compulsiva desde hace 3 años y medio. Siempre dispuesta a aprender cualquier cosa que me jale el ojo. Romántica empedernida y mamá gallina que sueña con tener una familia grande y una casa en el campo llena de animales.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top