TRENDING

Trending: ¿Tienes una idea? ¡Cuéntala!

Ya perdí la cuenta de a cuánta gente le contamos nuestra idea mi socio y yo, cuando empezamos a pensar en nuestro nuevo emprendimiento en el mundo fintech en Octubre del año pasado. Lo que sí sé es que valió la pena cada una de las veces y mucho.

Antes de pasar a detallar los 4 puntos más importantes de por qué creo que cualquiera con una idea de negocio no debería guardarla para sí mismo, les voy a dar 3 ejemplos de cosas buenas que le pasaron a algunos de mis proyectos sólo por mencionarlos en una conversación.

– Le conté mi idea a un emprendedor experimentado y conocido, para luego invitarme a participar en su aceleradora.

– Le conté mi idea a la jefa de marketing del co-working donde operaba mi anterior startup y su mejor amiga era hija de la dueña de una empresa (prospecto de cliente para mí) con la que estaba teniendo problemas para contactar hacía meses. Problema resuelto en 5 minutos con un correo electrónico de mi “amiga” a su “tía”.

– Le conté de mi idea en una reunión a dos amigos, nos acordamos que se nos había ocurrido hace años junto con uno de ellos, y lo pusimos a andar a las dos semanas.

Entonces, aquí están 4 de las razones más relevantes para que empieces a contar tu idea.

La primera es muy simple. Una idea no vale nada. Cero. Las ideas son sólo pensamientos y en algunos casos, palabras. Lo que importa es la ejecución, los hitos, lo que vas logrando al ponerla en marcha y quienes te acompañan. Y si no vale nada, ¿por qué tendrías miedo de que te la roben? Es más, sin ejecución, una idea vale menos que cero, porque puede ser una oportunidad perdida, y eso sí sería una lástima.

La segunda es que mientras más hablas de tu idea, mejor la presentas. Cada vez que la cuentas y la persona con quien estás hablando no la entiende, te retas a ti mismo a ponerla en mejores términos y “aderezarla” para que suene más digerible y más “sabrosa”. Pronto tendrás la línea correcta, la frase que lo dice todo.

En tercer lugar, cada vez que hablas de tu gran idea y quien te escucha empieza a criticarla te hace un favor. El que te la pone difícil o no cree en ella, está realmente pensando. Es un baño de realidad que si sabes aprovecharlo, puede ser valiosísimo. En esa misma línea, talvez alguien te mencione una idea similar que no conocías o te hable de un proyecto parecido en otro país. Siempre se pueden sacar cosas buenas.

Por último, las oportunidades que te puede traer hablar de tu proyecto son infinitas. Una vez Jeff Hoffman (fundador de Priceline, dueña de Booking) en un desayuno, me dijo “hay 100% de probabilidad de que no apoye una idea de negocio que no conozco o no responda a un email de un emprendedor que no recibo” un interesante juego de palabras. Nunca se sabe si quien escucha es un posible socio, co-fundador, inversionista, aliado o cliente; y eso sólo se puede saber al contarla.

Nadie te va a robar tu súper-idea, probablemente (según la estadística) no sea tan buena al fin y al cabo. Por el contrario, hablar de ella te ayuda a encontrar el camino, a pivotear si hace falta, a contrastar con posibles consumidores. No se trata de enviarles un mensaje a todos tus amigos de Facebook con tu idea, se trata de no esconderla en tu cabeza, porque ahí, sin duda, no se va a convertir en realidad.

Si quieres reservarte algo para ti y tu equipo con respecto a tu idea, que sea siempre relacionado a la acción. No le cuentes a todo el mundo cuanto han avanzado, ni cuántos clientes tienen o las ventas del mes pasado, ni el “secret sauce” ; pero nunca, nunca, dejes de contar qué hace tu negocio, tu nueva app o tu proyecto si la conversación lo amerita.

¡Que emprendan bien!

Moisés Otero
Emprendor Digital, Co-fundador de la primera comunidad p2p para el cambio de dólares en Latam, MidPoint FX; Fundador de Embarkee y exGerente de Negocios de Comparabien. Escribe sobre sus vivencias, experiencia y el desarrollo del mundo startup y la industria fintech en Perú y la región.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top