TECH N' GO

Tach N’ Go: Emprender desde el colegio

El Jueves de la semana pasada el equipo de Junior Achievement apoyado por la plataforma educativa Silabuz, en la cual hago parte del staff de instructores,  cerraron el programa School JA – Startup en la USIL. Una iniciativa muy especial que tiene a la Universidad San Ignacio de Loyola como su principal patrocinador.

Durante las 5 semanas del programa, estudiantes del último grado de secundaria aprenden sobre emprendimiento tecnológico en el marco de una currícula con 5 áreas básicas: Emprendedurismo y Startups, Marketing Digital, Design Thinking, Ciencias de La Computación y Growth Hacking. Una estructura por demás, bien diseñada, desde el punto de vista de lo que se necesita para emprender y desde la pedagogía.

Tuve el gusto de acompañar a uno de los colegios participantes en este recorrido y vivir por primera vez la experiencia de la iniciativa desde adentro, en el día a día con los estudiantes. El objetivo final es que los alumnos desarrollen su startup con enfoque tecnológico (apps, webs, robótica, software, etc.) utilizando las herramientas de cada sesión de la malla curricular.

Luego del periodo de clases, el programa incluye eventos como hackathons y pitch trainings y un encuentro del tipo “shark´s tank” que decide quienes irán a la competición global.

Seguir o no adelante con el proyecto una vez que el programa culmine depende de ellos. Yo me quedo con hasta 10 de los que me tocó apoyar que eran grandes ideas, con mucho potencial, pero sobre todo que estaban siendo desarrollados por equipos con mucho talento.

No puedo dejar de compararme con mis alumnos a su edad. Ojalá hubiese tenido la mitad del talento, madurez y sentido de responsabilidad a los 15 años. Definitivamente no todo es malo en el sector educación de estos días en el Perú. Doy fe.

Dentro de los proyectos que desarrollaron los grupos a mi cargo habían ideas increíbles con un potencial enorme como dije, otras muy buenas, algunas otras simplemente buenas, y todas, sin excepción, resolvían un problema real con mucha creatividad. No se presentó ni una sola “silly app” y las estadísticas dicen que en 30 grupos era de esperarse que al menos 3 cayeran en esta categoría. Punto para el programa y para mis alumnos. Talento, sí hay.

Es increíble que en un país como el nuestro con estas iniciativas ocurriendo, el empresariado y la academia apoyando y tanta gente (joven y no tan joven) haciendo cosas geniales; desde el estado y autoridades  hayamos escuchado tantas veces la frase “es que en el Perú no hay proyectos”. La próxima vez, funcionarios de Promperú, Produce, Concytec, Innóvate Perú y Startup Perú deberían estar obligados a sentarse a escuchar y aprender en cada paso del programa. ¡Y  vía resolución ministerial el que asista debería estar obligado a llevar block y lapicero y tomar nota! Disculpen la catarsis.

Entonces, 3 cosas que me dejó esta experiencia:

– En el Perú hay mucha madera para emprender en tecnología en los colegios. Ahí está el carbón que se puede convertir en diamante. Y si lo pensamos bien: ¿No les parece que la época de colegio es el momento y plataforma perfectos para desarrollar el talento emprendedor?

– Los que somos emprendedores estos días no podemos dejar de mirar a la masa que asiste a la secundaria hoy. Ahí está la siguiente generación de “heavy users” de la tecnología. Si lo que hacemos no conecta con ellos, vamos muertos. Y piensan muy diferente a los millenials que hoy tienen al menos 10 años más que ellos.

– Talento y buenas ideas para startups, sí hay. Repito.

¡Que emprendan bien!

Moisés Otero
Emprendor Digital, Co-fundador de la primera comunidad p2p para el cambio de dólares en Latam, MidPoint FX; Fundador de Embarkee y exGerente de Negocios de Comparabien. Escribe sobre sus vivencias, experiencia y el desarrollo del mundo startup y la industria fintech en Perú y la región.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top