SIN FRONTERAS

Sin fronteras: ¿Por qué Japón es una sociedad tan ordenada?

Jair Villacrez

Para todo aquel que visite Tokio por primera vez le resultará sorprendente ver la manera en que los japoneses caminan de forma tan ordenada y armónica incluso por las avenidas y calles más concurridas de la ciudad. Lo increíble está en la forma en que las personas se organizan espontáneamente en esta megalópolis, al punto que logran respetar el espacio ajeno a la vez que preservan el propio. Esto hace que todo turista se pregunte “¿Cómo es posible tanto orden?”.

Foto: Jair Villacrez.

De acuerdo a un informe publicado el 2014 por la División de Población del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de la Organización de las Naciones Unidas (DESA), la capital japonesa tiene 38 millones de habitantes, lo que la convierte en la ciudad más grande del mundo. Ese número es mayor que la población total de países como Perú y Venezuela, que, de acuerdo a la última estimación de población de la ONU, tienen 31 millones de habitantes cada uno. Además, la población de Tokio es mayor al número de la población total de Canadá, que cuenta con 36 millones y medio de habitantes. Entonces, ¿cómo puede una ciudad que concentra una cifra de habitantes del tamaño de un país mantener el orden social y el respeto por las normas?

Para el experto Mikio Ikuma, miembro del Consejo Editorial del diario Yomiuri, esto se debe a la enseñanza del ‘Bushido Code’ en la sociedad japonesa. También conocido como ‘El código del Samurái’ o ‘El camino del guerrero’, este código plantea que todo “guerrero” debe poseer siete importantes virtudes: integridad (gi), respeto (rei), coraje (yu), honor (meiyo), compasión y benevolencia (jin), honestidad y sinceridad (makoto) y, finalmente, deber y lealtad (chu).

Explica Ikuma que gi, la integridad, se refiere al sentido de justicia que debe tener todo japonés para tomar las decisiones correctas. Ellos deben mostrarse honrados con todas las personas, creer en la justicia independientemente de la creencia de los demás. Rei, el respeto, se refiere a la cortesía, al tratar de la mejor manera incluso a los enemigos. Ellos consideran que no es necesario demostrar la fuerza y menos ser crueles; un samurái recibe respeto por la forma en que trata a los demás.

Yu, coraje, está relacionado con el valor heroico y apela tanto a la voluntad como a la inteligencia, de manera que la persona no tema, que no se limite a actuar, pero que siempre sea precavido. El honor o meiyo es, probablemente, la virtud más importante de todas, pues el verdadero samurái es juez de su propio honor y, en función de eso, toma decisiones.

La compasión y benevolencia, jin, tiene que ver con ayudar a los demás en cualquier oportunidad; hacer el bien a los demás. Makoto, honestidad y sinceridad, se refiere a “dar la palabra” y a la vez entregar su confianza. Cuando un japonés da su palabra, debe entenderse que la acción se va a realizar. En el ‘Código del Samurái’, “hablar” y “hacer” son la misma acción. Finalmente, la lealtad, chu, supone para un samurái ser completamente leal con aquellos a los que tiene bajo su cuidado. Eso también implica ser responsable de sus actos y de todas las consecuencias que sigan, son leales en cualquier situación.

Evidentemente, todas estas virtudes que caracterizan a los japoneses permiten entender por qué esa sociedad funciona de manera tan organizada, en un pacto implícito por respetar las normas. Además, estas virtudes o cualidades están presentes en todo ámbito, ya sea social, político, económico, educativo, deportivo, etc.

Foto: Jair Villacrez.

Los habitantes de Japón tienen muy claro que, para vivir en armonía, deben aprender a preservar el respeto y el orden social. De ahí que Japón sea una de las más seguras y organizadas del mundo: no es porque haya un alto control o represión por parte de las autoridades de orden, sino que es por el mismo control e integridad que los ciudadanos tienen de sí mismos. Si los 38 millones de habitantes que tiene Tokio pueden vivir de manera armónica, ya imaginen cuán ordenadas son las ciudades más pequeñas de Japón.


Fuente de imágenes: Jair Villacrez

Jair Villacrez
Comunicador por la Universidad de Piura. Le interesa el Periodismo Internacional, Político y Económico. Le encanta la sátira social.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

To Top