SIN FRONTERAS

Sin Fronteras: Los peculiares hábitos japoneses

Japón tiene hábitos muy peculiares que, probablemente, solo se puedan ver en este lugar del mundo y que sorprenden a todo foráneo. Estas particularidades muchas veces funcionan como normas convencionalmente aceptadas y hacen que muchos visitantes se sientan incómodos al enterarse que, sin intención de alterar el orden, se saltaron una norma:

Siempre agradecer

La primera costumbre y, probablemente, la más evidente, es la manera constante con la que se agradece. Ya sea a través de un “Arigato, “Arigato gosaimas” o “Arigato gosaimashita”, los japoneses agradecen por cada acción recibida por parte de otra persona. La otra forma de agradecimiento es la venia y se suele hacer, incluso, cuando el conductor de un vehículo cede el paso.

Mantener el mismo lado para desplazarse

Los japoneses siempre mantienen la derecha o la izquierda al caminar, dependiendo en la región o ciudad. Ellos respetan mucho el espacio ajeno y evitan en lo posible incomodar a otra persona, de ahí que sean muy cuidadosos al desplazarse. Esto se puede comprobar en el cruce de cuatro calles en el barrio de Shibuya, en Tokio, donde, aun estando con paraguas en plena lluvia, los ciudadanos jamás se chocarán. Y, si alguna vez por error rozan a alguien, se disculparán tanto como sea necesario.

No hablar en el transporte público

Ya sea que estés en el bus, en el metro o el tren, mantén el silencio. En la sociedad japonesa, el hablar en voz en alta (y esto incluye también el teléfono móvil) es visto como mala educación. Si lo haces, nadie dirá nada, no habrá una llamada de atención, pero la falta de modales podría quedar en evidencia.

Paraguas en las estaciones de metro

En las ciudades más pequeñas, muchas estaciones de metro tienen un depósito o cesta para dejar/tomar paraguas. Esto también se debe a la visión de comunidad que tiene Japón: entienden que hay muchas personas que pudieron haber olvidado el paraguas y dejan algunos en la cesta para libre uso. Cualquier persona que necesite puede tomar uno, pero no debe olvidar devolverlo la próxima vez que regrese.

No comer/beber/fumar mientras se camina

En Japón, cualquiera de estos hábitos es considerado falta de cortesía. Por lo mismo que hay un respeto por el espacio ajeno, se procura no afectar nunca a las demás personas. El comer, beber o fumar siempre afectará a alguien, ya sea ensuciando la calle o contaminando.

Nunca cruzar la calle con el semáforo peatonal en rojo

Los japoneses jamás cruzan la calle con el semáforo peatonal en rojo, incluso si no hay ningún vehículo en la pista. Ellos esperan su turno con mucha paciencia hasta que la luz cambie a verde para recién cruzar.

Dormir donde el cuerpo lo necesite

El “inemuri” es una práctica muy habitual en Japón. Es normal que en el transporte público o en algunas oficinas haya algunas personas descansando, como si estuviesen durmiendo en sus propias camas. Esto se debe a que, culturalmente, no está mal visto que el cuerpo repose; al contrario, es sinónimo de mucho trabajo, entrega y dedicación.

Dejar propina es mala educación

Los japoneses valoran tanto el trabajo como el esfuerzo que le ponen, por lo que no creen que alguien deba entregarle algo más de lo que les corresponde. Ellos valoran su propio trabajo y consideran que el pago que reciben es el adecuado para eso. Entregarles dinero extra puede ser ofensivo.

Sorber los fideos

Esto podría parecer incómodo para un foráneo. Pero, en Japón, sorber los fideos o ‘udon’ es sinónimo de agradecimiento y de un disfrute de la comida por la exquisitez. Es, más bien, de muy mala educación no hacerlo. Aunque el sonido puede ser gracioso al inicio, termina por ser amigable cuando se come con deleite.

Dormir en hoteles cápsulas

En las grandes ciudades como Tokio, Osaka, Nagoya o Nagasaki, aquellos que perdieron el último metro y se encuentran muy lejos de casa optan por pasar la noche en un hotel cápsula, especialmente si al siguiente día deben volver muy temprano al trabajo. Estos lugares suelen ser muy confortables y económicos.

Comprar camisas o corbatas en máquinas dispensadoras

Si un japonés sale muy tarde el del trabajo y debe regresar al siguiente día, seguramente necesitará comprar una camisa o una corbata en una de estas máquinas dispensadoras en más de una ocasión, para no exponerse con la misma ropa del día anterior frente a sus compañeros.

Jair Villacrez
Comunicador por la Universidad de Piura. Le interesa el Periodismo Internacional, Político y Económico. Le encanta la sátira social.
1 Comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

1 Comment

  1. go to this site

    Noviembre 27, 2018 at 11:40 pm

    I just want to mention I am just newbie to blogging and seriously savored your blog site. Almost certainly I’m going to bookmark your website . You really come with excellent stories. Cheers for sharing your web-site.

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

To Top