SIN FRONTERAS

Sin fronteras: Cruzando el Amazonas en Barco de Carga

Antes de dejar Lima y comentarles tanto a familiares como amigos que planeaba atravesar el Perú de Costa a Selva vía terrestre hasta llegar a Iquitos en menos de tres semanas, escuché de todo. ¡Es demasiado peligroso! ¡Te van a robar! ¿Estas loco, por que no tomas avión y ya? ¡No tiene sentido, te expones por las puras! y la que me motivó mucho mas a hacer este viaje: ¡No la haces ni fregando!. Las mismas criticas y comentarios recibió un amigo el cual fue parte de este increíble plan. Y bueno, acá estoy de vuelta vivo en “Lima la gris” y con todas mis pertenencias. Quizás más flaco pero feliz por haberme animado a realizar uno de los mejores viajes hasta ahora.

IMG_0923La idea inicial era luego de haber visitado Huaraz, Ciudad de Huánuco, Tingo María y Pucallpa, zarpar en barco de carga hacia Iquitos. Antes de entrar en detalles sobre mi experiencia en un barco carguero, quiero recalcar el uso de colectivos en provincia. Este transporte tiene acceso a cientos de rutas a precios súper económicos (entre 20 – 50 soles). Y no sólo eso, las agencias que los operan son serias y los autos utilizados de primera. Cabe destacar que los buses son siempre una opción mucho mas barata, pero les seré franco, estos últimos son muy impredecibles y su puntualidad deja mucho que desear. Encontramos en los colectivos una gran herramienta de transporte. Inclusive, me atrevería a recomendar que en lugar de viajar en auto propio lo hagan a través de colectivos, de esta forma se ahorrarán gasolina, evitarán preocuparse por estacionarlo y también evadirán riesgos perdiéndose en el camino.

El tiempo nos jugaba en contra dado que nuestra fecha limite para llegar a Iquitos era el 22 de Julio. Esa semana nos juntaríamos luego de años un buen grupo de la universidad así que era prioridad. Los barcos empiezan a cargar mercadería los domingos y dependiendo si están listos zarpan lunes, martes o hasta que se encuentre lo suficientemente lleno como para salir. Asimismo, dependiendo de la creciente del río es posible estimar los días de viaje, los cuales suelen ser entre 3 a 5 días desde Pucallpa hasta Iquitos. Estábamos lunes y la fecha de salida era aún incierta así que decidimos tomar un vuelo ese mismo día por 50 dólares a Iquitos y dejar el trayecto vía fluvial para el regreso a Yurimaguas.

IMG_0803Nuestra embarcación de Iquitos a Yurimagues (4 días y 3 noches) el “Eduardo VIII”, fue una nave un poco antigua pintada de azul y blanco. Tanto en el primer como segundo piso están ubicadas las hamacas donde duerme la mayoría de la tripulación. No obstante, en el segundo piso es posible reservar camarotes a un precio un poco más elevado donde tus pertenencias pueden estar más seguras. Si optan por dormir en hamacas, no hay ningún problema. Solamente tengan veinte ojos encima de sus cosas en cada parada que el barco haga ya que entran distintos comerciantes y es muy fácil que entre la multitud haya alguno que pueda dárselas de listo, cosa que no suele suceder seguido, pero no está mal ser un poco desconfiado. Muchas veces la gente termina sorprendiéndote. Estos comerciantes venden platos de comidas, frutas, bebidas etc.

IMG_0808

IMG_0809El precio de los camarotes es de 150 soles por persona e incluye desayunos, almuerzos y cenas (servidas en las habitaciones). Por otro lado, si eligen dormir solamente en hamacas tendrán que pagar 100 soles por el viaje y deberán hacer colas con su propio taper o plato para cada comida del día. Nosotros elegimos los camarotes principalmente por un tema de seguridad. Además, alquilamos un par de hamacas por 15 soles cada uno a chucky, un señor muy amable que trabajada dentro del barco.

IMG_0658

IMG_0649
Nuestro mayor temor fue no saber que hacer tantas horas dentro de un barco sin señal de teléfono, comidas limitadas, colas para ducharnos, compartir espacios pequeños con cientos de personas y animales. A todo lo mencionado anteriormente agréguenle el calor insoportable y miles de insectos. A pesar de ya haber hecho ecoturismo por una semana en la Reserva Natural Pacaya Samiria hace algunos años, esta vez pintaba bastante diferente el contexto ¿Por qué? Bueno quizás sea el hecho de que había que convivir muy de cerca con varias personas en un espacio limitado. Para nuestra sorpresa, el tiempo voló en el barco.
Nunca estábamos solos eso sí, hasta en las noches teníamos visitas en nuestra habitación. La primera noche me quedé dormido en una de las hamacas, pero cerca de las 4 am el frio intenso hizo que me mueva hacia los camarotes. En el momento que apagué las luces, vi como una sombra enorme se arrastró del techo hasta la pared. Con un poco de temor prendí la linterna de mi celular y ¡Sorpresa! ¡Un arañón! No pegué el ojo hasta estar seguro de que había salido del cuarto. Lamentablemente, nuestro visitante no tuvo mucha suerte al mudarse de habitación, ya que escuchamos el fuerte sonido de un spray seguido de reiterados zapatazos.

IMG_0691
La tercera noche, el barco se atascó a orillas de una especie de playa formada en el río. Fue una hora bastante tensa, sobretodo por el hecho de que muchas madres nerviosas temían lo peor. Sin embargo, lo único que ocasionó este pequeño accidente es que demoráramos mas en llegar a nuestro destino.

IMG_0828

IMG_0924Hicimos toda clase de amigos, desde el señor que nos vendía chelitas en la bodega del primer piso, hasta un grupo de niños con los que jugábamos ocho locos y nervioso por las tardes. En general, las personas dentro del barco eran recontra buena onda y todas buscaban sacarte una conversación. Todo el mundo tenía una historia que contarte. Alexis, Ari y Luciana se encargaron de que las horas pasen volando con la infinidad bromas y juegos que se les ocurrían a cada instante. Nataly, mamá soltera de los tres me comentó, sin ninguna queja, sobre las 4 chambas en las que se divide para poder darles todo lo mejor a sus hijos. A pesar de que la vida había sido dura con ella la señora no dejaba de sonreír y ser amable en todo momento. Pasamos buenos ratos junto a ella y su familia. Los atardeceres eran impresionantes y por las noches subíamos a cubierta para mirar el cielo despejado con millones de estrellas ¿cómo podrías aburrirte en un lugar así?

IMG_0763Podría recomendarles llevar algunos juegos como cartas o tal vez algún buen libro. Estas horas navegando por el río se pueden también aprovechar para tomar fotos o quizás escribir un poco, si están interesados en ello. Créanme, de una u otra manera encontrarán algo con qué distraerse. Yo no me preocuparía con llevar litros de agua o papel higiénico. Solo lleven efectivo (sencillo de ser posible). En la bodeguita dentro del barco encontrarán lo suficiente para unos 4 días.

Esos mitos que toda la vida escuché respecto a que viajar dentro del Perú es peligroso y que mucho más seguro estaba en Lima se fueron por el mismo lugar donde lanzaban los desperdicios del barco. Visitamos diez ciudades de tres regiones distintas y en cada una de ellas mucha gente estuvo dispuesta a darnos cualquier tipo de ayuda o dirección en las calles, siempre con una sonrisa. Al principio me asombraba el hecho de que todo el mundo se salude con un buenos días” o “buenas tardes” sin conocerse los unos a los otros, pero luego entendí. Existe gente amable en todo el mundo, pero sobretodo abunda aquí mismo. En ese Perú profundo que ignoramos y con el que muchas veces no nos sentimos identificados, en ese mismo, podemos encontrar a personas con un gran corazón.

IMG_0732 (1)
Cuando viajamos, vemos mas allá de las diferencias sociales, políticas o culturales. De pronto el mundo se vuelve más amable, más pequeño y nos encontramos más conectados.

IMG_0823
¡Hasta la próxima ruta por el Perú!


Fuente de imágenes: Angelo De Amat

 

Angelo De Amat
Empresario Agro Negociante y Viajero frecuente. Resido en Lima, aunque pueda no parecerlo. Trabajo las 24/7 desde cualquier parte del mundo a través de mi laptop o smartphone. Al terminar la universidad, rediseñé mi estilo de vida acoplando a ella lo que más disfruto: viajar.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

To Top