SIN FRONTERAS

Sin fronteras: Cosas que te enseña el camino – Parte 2

En la primera parte de este post de lecciones viajeras hablé sobre las cosas que aprendí sobre viajar al viejo continente. Pero un viaje también te da la oportunidad de descubrir cosas sobre ti mismo.

En esta segunda parte les compartiré las lecciones que me dejaron algunas situaciones por las que tuve que pasar, que me enseñaron a tomar la mejor actitud posible para enfrentarlas y no dejar de pasarla bien.

 -Viajar es maravilloso, pero no todo saldrá siempre como lo esperabas. Cuando esto pasa, lo mejor es tomarte unos minutos para respirar y pensar en todas las alternativas que tienes. Tomar decisiones con calma y continuar disfrutando del viaje. Más adelante te sentirás genial contigo mismo por todos los percances que lograste superar.

-Los hostels son buenos lugares para hacer amigos. Esta bien si deseas estar solo algunos días, pero si buscas con quién explorar la ciudad, esta es una gran forma de encontrar compañía. Una de las experiencias más chéveres en cuanto a partes de aventura la tuve en Bruselas, ya que todos los que ocupábamos la habitación llegamos el mismo día, así que armamos un gran grupo para salir a conocer.  O en Portugal, donde conocí a “Guga”, un brasileño con los mismos problemas de orientación que yo, pero nos las arreglamos para conocer los principales atractivos de la ciudad en un día.

 -Por otro lado, no siempre tendrás los compañeros de cuarto ideales, pero ten paciencia. Desarrollar la tolerancia es otra ventaja de este tipo de viajes. Comprobarás que no todos tienen los mismos hábitos que tú, pero mientras respeten tu espacio personal, todo está bien. Me he cruzado con gente que roncaba, que se levantaba mucho más temprano y hacía bulla, pero bueno… son cosas que pasan.

-Si viajas solo, a veces te puedes sentir vulnerable, pero no seas paranoic@. Encontrarás gente en diferentes lugares que tomará la iniciativa para hablar contigo, y esto no significa que quieran hacerte daño. Tal vez solo quieran conversar un rato. En las filas para las atracciones he podido conversar con gente de diversas edades, géneros y nacionalidades, e intercambiar anécdotas siempre es una manera divertida de pasar el rato. Sin embargo, tampoco es bueno irse al otro extremo y pasarse de confiado. Como ya mencioné anteriormente, tus mejores aliados serán el sentido común y el instinto. Si hay alguien que te hace sentir incómoda, busca la manera más relajada para salir de la situación.

-Dicho esto último, puedes ir por donde quieras, siempre prestando atención y haciendo uso del sentido común. Algunas ciudades son más ordenadas o tienen mejor infraestructura que otras. Infórmate en el hostel sobre qué zonas evitar y por lo demás, confía en tu instinto. Me tocó pasar por un barrio poco turístico en Lisboa, para ir a un mirador que me habían recomendado para ver el atardecer. Decidí llegar hasta dicho mirador y tomar mis fotos, pero volver antes de que oscureciera, y todo estuvo bien.

 -Por último Viajar sol@ también te hace más consciente sobre lo bueno que es ayudar a alguien desinteresadamente. Te tocará recibir ayuda y luego también saldrá de ti más fácilmente brindar esa ayuda a los demás. Porque podrás ponerte en su lugar y porque te darás cuenta que el mundo es grande, enorme, pero todos podemos relacionarnos, y todo lo que das vuelve a ti de alguna manera.

Viajar te ayuda a abrir la mente, conocer culturas diferentes en vivo y en directo, hacer amigos de todas partes del mapa, ver paisajes increíbles y acumular un montón de experiencias que te harán sentir que realmente estás aprovechando tus días en este mundo.

Así que si quieres viajar sol@, sobre todo si eres mujer, créeme que se puede y que la pasarás genial. No te dejes convencer de lo contrario. Y como reza el lema de Nike….Just do it.


Fuente de imágenes: Mayra Delgado

Mayra S Delgado
Tengo un cartón en Comunicación y Marketing, y me especialicé en Marketing Digital en varias centrales de medios. Viajera desde pequeña, pero recientemente independizada en este aspecto. Me fui a dar una vuelta de 3 meses por Europa y ahora quiero ver mucho más del mundo. Fan de la lluvia, la luna llena y los chocolates, pero sobretodo de las tres cosas que le dan nombre a mi blog: Viajar, Comer, Bailar.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

To Top