SIN FRONTERAS

Sin fronteras: Bali, Arjuna, el arcoíris y el jarrón de oro

Canggu – Bali, Indonesia julio 2016

Hoy acompañé a una amiga a hacer yoga, quise entrar pero aún me es muy difícil  enfrentar mi dureza y exigencia conmigo misma, la cual veo reflejada cuando me encuentro encima del mat, así que preferí recostarme en los sillones a soltar ese sentimiento pintando.

Me comencé a cuestionar acerca de lo difícil que me es no hacer nada y el miedo que le tenemos al  futuro, el porqué nos es tan difícil a veces confiar en que el tiempo es perfecto y traerá los elementos indicados (cuando siempre ha sido así ), y sobretodo cómo siempre nos preguntamos qué nos va a sostener si queremos perseguir nuestros sueños (aún así lo estemos haciendo) de qué vamos a vivir o como nos vamos a mantener, logrando que muchas veces nos olvidemos de nuestro centro, quiénes somos y lo que en realidad queremos ser, lo cual lleva a vernos involucrados en trabajos o proyectos que quizás no van acorde a nuestra ética y lo que queremos transmitir en su totalidad pero nos dan dinero para sostenernos , tanto, que a veces olvidamos porqué comenzamos y a qué vinimos.

Mientras me cuestionaba todo, veo a un niño súper Australiano, súper rubio y de tez muy blanca, al cual su padre le decía que lo esperara a que terminara su clase de Yoga para ir a casa.

El niño obediente se sienta en el jardín y cuando se encuentra solo se coloca en posición de meditación, luego se para y empieza a jugar con su equilibrio en distintas posiciones yoguis. Inmediatamente vuelve a tomar calma en la meditación y comienza a llorar sin consolación mientras habla para si mismo mirando el cielo.

El podía notar que yo lo miraba pero no le impedía verse vulnerable y continuar. Me comenzó a dar muchísima tristeza y al mismo tiempo curiosidad del porqué tanto sufrimiento, quería ver la manera de distraerlo para que dejara de llorar, no se me ocurrió más que compartir mi herramienta para canalizar mis emociones: pintar.

¨Oye, si tú,  ¿quieres pintar conmigo?¨

Me miró desconcertado, dudó unos segundos, se secó las lágrimas y se paró del piso hacia mi.

“Perdón, estaba llorando porque ayer mi mejor amigo se murió, lo comió un cocodrilo”. No supe como reaccionar, le di el papel y los colores mientras yo encontraba la manera de abordar el tema siendo sutil. ¨Lo siento mucho, se conocían hace tiempo? ¿Cómo así pasó?¨ ¨Si, él es de la India, lo conocí hace unos años cuando viajé para allá pero siempre estuvimos conectados por nuestros sueños, ambos soñábamos lo mismo y conversábamos dentro de ellos¨ ¨No sé bien cómo pasó, sé que el cocodrilo le mordió las piernas, él me lo dijo ayer en mi sueño y me contó que había muerto pero que estaba bien y tranquilo porque pasaba a una mejor vida; igual debo sacar el agua de mar que aún hay en mis oídos para recordar mejor mi sueño¨

¨OK, entonces ¿Tu amigo hindú está en tu imaginación?¨

¨No, es real, sólo que no lo veo hace años pero estoy seguro que el murió porque me lo dijo ayer mientras dormía.¨

Yo estaba desconcertada con la historia y él no paraba de combinar tantos colores como podía creando unos dibujos hermosos súper rápidos y con bastante determinación en lo que hacía. Luego coloca una hoja en blanco y empieza a pintar un arcoíris, levanta la mirada y me dice: ¨¿Quieres que te cuente un secreto? ¿Tú sabías que yo he tocado un arcoíris? Los arcoíris se pueden tocar y son reales, viene de una jarrón con oro. Yo y mis amigos lo vimos. Cuando lo vimos nos lo llevamos. Lo repartimos entre todos y comenzamos a gastarlo sin parar. Le compré un carro a mi papá, el ya tenía varios pero igual le gustó, hicimos muchas cosas con el oro hasta terminarlo todo. ¿Sabes qué pasó después? Cuando fuimos a devolver el jarrón vacío, el arcoíris se empezó a volver blanco, de verdad, yo me empecé a volver blanco también, todo se decoloró. Estábamos tan asustados que fuimos a traer el oro de vuelta lo más rápido que pudimos para no terminar de perder todos nuestros colores. Logramos recuperarlo por completo felizmente y lo devolvimos al jarrón, al momento que hicimos eso volvió el arcoíris.¨

¿Has escuchado hablar de los duendes?¨- continuó – Bueno ellos son los dueños de ese oro y los duendes viven a través del amor.Para poder verlos tienes que darles mucho amor y ser amoroso contigo, también ponerles canciones, ser romántico, tratarlos bien y ahí aparece el jarrón de oro y el arcoíris, pero eso sí, nunca te lleves el oro, porque no es justo con las otras personas que sufren de pobreza llevarse todo el oro. Si conversas con ellos puedes quizá compartirlo, no lo sé, pero no lo cojas así no más.¨

Yo no sabía que responder, me encontraba atónita, él continuaba pintando colores mientras relataba la historia y en eso hace una pausa para mirarme y me doy cuenta que tiene un ojo azul y otro marrón : ¨Qué bonitos tus ojos¨ – le dije –  y clavándome una mirada firme y muy seria me dice:

¨Cuando veas tu arcoíris no te lleves todo el oro, créeme, confía en mi, no lo hagas, porque si lo haces vas a perder todos tus colores.¨

Se me erizó la piel, me pareció súper surreal todo: el mensaje, él, las historias, sus ojos, mis dudas, mis miedos, el espacio, sus dibujos, su determinación, su certeza en lo que decía y la seguridad cuando confirmaba estas historias que me juraba había vivido.

Sé que parece una historia de fábula pero juro que es real, este niño llegó a mi de una manera inesperada y compartió toda esta información, yo aún no termino de creerlo, voy redactando y me parece más bizarro aún, al mismo tiempo confío en el universo, su conexión con toda su creación, otras dimensiones, la sincronía, sus mensajes y maestros. En realidad a través de esas historias encontré las respuestas y lo que debía escuchar.

El niño volteó la mirada determinante, se quedó en silencio y continuó pintando. En ese momento me di cuenta que nunca le había preguntado su nombre. ¨Me entretuve tanto con tus historias que nunca te pregunté tu nombre,¿Cómo te llamas?¨, ¨Mi nombre es Arjuna y soy uno de los hermanos de Krishna¨.

Se me secó la garganta.

En ese instante bajó su padre por las escaleras habiendo acabado la clase de yoga, se acerca y dice: ¨Arjuna! ¿Estás Listo? vamos a casa que ya terminamos.¨IMG_3616 (1)

“Arjuna es uno de los héroes del poema épico hindú MajáBharata. Tercero de los cinco hermanos Pándava, Era el mejor arquero magistral y el más determinado, es por eso que Krishna lo respaldaba como maestro.

 El momento crucial en la vida de Arjuna según la Leyenda fue durante la batalla de 18 días.

Dícese que al ver colocarse a ambos ejércitos en sus formaciones de batalla, el corazón de Aryuna se ensombrece. Ve ante sí a su propio pueblo; los mayores de su clan, en cuyas rodillas alguna vez fue mecido cuando niño, a su propio gurú Dronacharia, quien le enseñó por vez primera a templar el arco, hace tantos años. ¿Valdrá la pena -se pregunta- aniquilar a su propia gente por el bien del reino? Aryuna siente flaquear a su espíritu en esta crucial coyuntura, justo antes de comenzar la pelea y se vuelve a Krishna solicitando su guía.

Es en este momento que el dios Krishna le revela el Bhagavad Guitá a Aryuna. Va más allá del propósito de esta página el comentar la sabiduría contenida en uno de los más reverenciados libros sagrados hindúes, baste hacer notar que el dios insta a Áryuna a luchar por imponer lo correcto, sin consideración sufrimiento personal, el costo o la posible recompensa. El cumplimiento del deber moral, le dice, tiene preferencia sobre cualquier otro propósito, ya sea espiritual o material, en esta vida”.


Fuente de imagen: Caro Paz 

Caro Paz
Egresada del IPP con título de tesis basado en el color y los efectos en el cerebro humano. Tiene un concepto único de arte el cuál lo llama” Pintar a través del error”, donde no hay un boceto previo ni estructura sino una pieza en la cual los errores transforman el resultado sin poder borrar o rehacer. Este concepto es basado en su filosofía de vida de trasnformación interna y es por eso que actualmente ha creado el proyecto de “Como es adentro, es afuera” (www.comoesadentroesafuera.com), el cual enseña a los niños a aceptar su realidad y buscar una oportunidad de crecimiento a través del error o lo negativo utilizando arte mural para sustentar la enseñanza.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

To Top