SIN FRONTERAS

Sin Fronteras: Por el país vasco – Bilbao

 

Llevo tiempo queriendo conocer el  país vasco, he escuchado mucho sobre esta zona de España, sobre lo auténtica que es, lo diferente al resto, lo bien que se come, la buena fiesta, el clima (no tan caluroso), etc, etc; así que me fui para allá. Bilbao, la capital  de la comunidad autónoma del País vasco (Vizcaya) es la primera parada obligada, dicen que sus pueblos son en realidad lo mejor que tiene pero eso lo tengo pendiente para un siguiente viaje.

dsc_0441-001 Ya desde el camino a la ciudad  se ven paisajes diferentes a los que he visto hasta el momento en España, todo muy verde, montañas (por un momento me acordé de Suiza), un clima muy diferente, etc. Recomiendo hacer la ruta por carro porque los paisajes valen mucho la pena.

Al llegar a la ciudad, otra sorpresa, una ciudad que combina perfectamente lo clásico con lo moderno, mucho arte por donde caminas sobretodo en el centro. Se trata de una ciudad tranquila pero donde hay mucho por hacer y mucho por conocer, generalmente uno consideraría un par de días en ella pero yo me atrevería a decir que se podrían tener más días aquí sin aburrirse y sin dejar de conocer cosas nuevas.

Cuando hablo de arte y modernidad no exagero. Bilbao combina importantes y altos edificios, estructuras modernas (basta con ver sus estaciones de metro) con puentes especialmente diseñados para la ciudad  por artistas y arte en plena calle sobretodo en las zonas cercanas al famoso museo Guggenheim situado en Nueva York, Venecia, Abu Dhabi y en esta ciudad española (nada menos). Ya con esto podemos hacernos una idea de la importancia de la ciudad y que nos puede esperar en ella.  Todos estos componentes, por lo menos yo, no los he visto en ninguna otra ciudad de España.

dsc_0469-001Para continuar con lo que hay por ver en esta gran ciudad, mis recomendaciones serían: el museo de Guggenheim, museo de Bellas Artes, museo Marítimo de la Ría de Bilbao, Plaza Nueva, Basílica de Begoña, Palacio Floral, puente de  La Salve, paseo de la Ria, Isozaki Towers, el “Puppy” del Guggenheim,  puente Zubizuri (diseñado por Calatrava), la araña del Guggenheim. Estas son solo algunas de las muchas otras cosas que se pueden descubrir por la ciudad.

 ¿Qué ver Cerca? mis recomendaciones en las áreas  cercanas son sin duda San Sebastián, sea invierno o verano es una ciudad increíble y que vale la pena conocer y, por otro lado, un bosque no tan conocido pero que a mi me sorprendió y encantó. Se trata del bosque de Oma, se trata de un bosque pintado por el artista Agustín Ibarrola en el que según la posición desde la que se vean los arboles, forman diferentes estructuras geométricas, es un TRABAJASO que vale la pena ver. Se puede llegar en carro pero luego para ir hasta el bosque si hay que caminar unos 40 minutos (a mi también me pareció mucho pero al final no me arrepiento de haberlo hecho). También es recomendable visitar la playa de Castro  Urdiales que tiene unos acantilados que parece que estuviéramos en Irlanda.

dsc_0533-001

¿Qué comer y tomar? Está PROHIBIDO no probar la sidra vasca, el kalimotxo y el Txakoli. Caso aparte es la comida, los típicos pinchos vascos son interminables y de lo más variado que se puedan imaginar, todas tabernas son recomendables así que solo pasear por el casco antiguo e ir probando un pincho y una caña en cada parada. Los restaurantes que puedo recomendar y que no tienen pierden son: Txoko (http://txokobilbao.com), Bascook de Aitor Elizegi     (http://www.bascook.com) y  Brass27 (http://www.brass27.com) para el mejor brunch – de verdad de los mejores que he probado. Por los precios ni se preocupen que los precios en esta zona están bastante bien y el tapeo (o pincheo) es muy barato. Ah! Me olvidaba! Otra visita obligada es el mercado de la Ribiera (a orillas de la ría del Nervión) un típico mercado de concepto español con varios restaurantes muy buenos…una visita NECESARIA.

 Al caminar por el casco antiguo no es difícil encontrarse a los vascos jugando extraños juegos propios de sus costumbres o haciendo danzas típicas en la calle, son muy auténticos y eso hace de este un lugar fascinante. Tema aparte es el estilo de su ropa, un poco raro para mi gusto pero que los caracteriza.

 Si se tiene la posibilidad de planificar el viaje en una fecha específica, una buena fecha es finales de agosto, ya que además del buen clima, en esta época se celebra la semana grande de Bilbao (Aste Nagusia), la festividad dura 9 días  y hay muchos conciertos, exposiciones, puestos de comida en las calles, fiestas, desfiles y competiciones de fuegos artificiales.

 Finalmente, si todavía no se animan a visitar esta ciudad, algunos datos curiosos que ver son: la niebla de Fujiko Nakaya, en los alrededores del Guggenheim, la artista a cada hora llena de niebla la zona y su arte consiste en las formas que llega a formar la niebla con el viento (todo esto en la calle mientras uno va caminando por la zona),  la torre Iberdrola es una de las más altas de España y fue diseñada por el arquitecto de las Torres Petronas de Kuala Lumpur ,  el material utilizado para la construcción del Guggenheim tiene un brillo particular debido a que es el que generalmente se utiliza para construir aviones y nunca se había utilizado para este tipo de construcciones, en su interior parece que estuviera en movimiento debido a la ilusión óptica que genera un lago artificial entre la ría y el museo que ha sido preparado con recirculación lo que hace parecer que no está quieto ¿más información? ¡¡TIENEN QUE IR!!

2 Me quedo con las ganas de volver para visitar los pueblos vascos.

¡¡Hasta el próximo viaje!!


Fotos: Jorge Bárcenas

Jorge Bárcenas
Abogado de la UPC y Master en Derecho Ambiental por la Universidad de Alicante. Vive y trabaja en Madrid desde el 2014. Aficionado a la fotografía y viajero por naturaleza. Con cámara y pasaporte en mano, todo lo demás que fluya.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top