LÍNEA DE GÉNERO

Opinión: #PerúPaísDeVioladores | Destruir la masculinidad con un hashtag

EL NUEVO DIARIO

#PerúPaísdeVioladores debería ser la siguiente campaña de Promperú.  Las estadísticas son claras, según el Observatorio de Seguridad Ciudadana de la OEA, a nivel Sudamérica somos el segundo país con la tasa más alta de violaciones sexuales. Lima se impuso como quinta ciudad más peligrosa para las mujeres. En lo que va del  año se han reportado 6 118 casos de violencia hacia la mujer, 3125 fueron violaciones sexuales, 2 160, eran niñas de CERO a 17 años. Cero años. Maldición. ¿Qué nos pasa? ¿Qué mierda nos pasa?

Es innegable el daño que el machismo hace a nuestra sociedad. Los defensores patrios enfurecidos claman: ¡NO TODOS SOMOS ASÍ! ¡Están manchando el nombre del Perú! ¡No generalicemos! Pero toca generalizar, porque todos somos parte de este país, y nuestro voto cuenta para elegir representantes gubernamentales que no culpen a las mujeres de la violencia que se ejerce sobre nosotras. Todos somos parte de esta sociedad podrida.

Es hora de sacarnos la venda de los ojos. La violencia está tan dentro de nuestros comportamientos que ya no la vemos. La hemos normalizado, es parte de nuestras conversaciones de whatsapp, de nuestros memes, etc. La violación tiene como fondo el poder. Violas porque puedes. Violas para demostrarte superior, porque a ti, macho varón, ninguna mujer te va a decir que NO. A ti te enseñaron que cuando ella dice: NO, en realidad quiere decir: sigue intentando. Iluso. Si ella dijo NO, es NO. Nos llaman exageradas cuando decimos que nos están matando, nos llaman locas y piden pruebas cuando decimos que alguien nos violó, pero cuando tu pata dice que esa flaca es fácil le crees en one, no questions asked. Los hombres no mienten, ¿no?

El tipo que violó a la censadora no es un monstruo, ni un enfermo. Es un hombre como cualquiera; seguro ama a su vieja, grita gol, pelotea con sus amigos y tiene esperanza de ir al mundial. Cuando llamamos enfermo al agresor, le quitamos responsabilidad; perdemos de vista que este es una persona como cualquier otra que nos puede dañar porque sí, porque le dio la gana, porque es hombre y su palabra pesa más que la de ella. Porque vive en un país donde nos matan a diario y lo llaman “crimen pasional”, en el que las autoridades culpan a las mujeres de provocar las agresiones y el presidente saluda a la selección pero es incapaz de ir a ver a la bebé de DOS MESES violada por su padre, en donde el INEI te ofrece mil soles para que no denuncies que te violaron. Mientras tanto, ¿qué hacemos nosotros?

Las redes lo demuestra, hacemos chistes, nos indignamos, pedimos que los maten, que les corten el pene, aseguramos que en la cárcel lo violaran y eso le enseñará a “respetar”. Pedimos más violencia, es un círculo vicioso, justificamos nuestra violencia en nuestra indignación. ¿Es indignante? SÍ. ¿Esto justifica la violencia? NO.

Necesitamos penas más duras, castigos legales más severos y trabajar en construir una sociedad menos machista, donde la gente se deje de reír cuando de chistes que tildan a las mujeres de histéricas, cuando dejes de reenviar la foto que tu flaca te envío, cuando dejes de sentir que esa chica te debe por lo menos un beso porque pagaste una cuenta en el restaurante, cuando dejes de bromear sobre pepear flaquitas, y la lista sigue y sigue.

Mientras eso no pase, mientras no admitamos que todos tenemos algo de machista y empecemos a trabajar en nosotros y nuestro entorno, seguiremos encabezando la lista de los más peligrosos, los más achorados, los más violadores.

#PerúPaísdeVioladores.

Andrea Malca
Comunicadora feminista comprometida con la defensa de la igualdad y los derechos humanos. Fan del café, la cerveza artesanal y Mary poppins.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top