LÍNEA DE GÉNERO

Línea de Género: El silencio no significa tranquilidad

Imams
Contraseña: silence

El silencio es universal….la violencia también.

35%.

Ese es el porcentaje de mujeres en el mundo que han sufrido violencia psicológica, física o sexual. 1 de cada 3 mujeres han sido victima en una historia de la cual no pidieron ser protagonistas.

Y esta es solo una de las estadísticas con las que vivimos diariamente:

En los EEUU, 83% de las mujeres entre los 12 y 16 años han experimentado algún tipo de acoso sexual en la escuela.

En España, la violencia ha incrementado en un 2.4%. 600,000 mujeres han confesado ser victimas de violencia por sus parejas.

En el Reino Unido, ocurren en promedio 35 agresiones antes de que la victima llame a la policía.

En Nairobi, 20% de las mujeres han sufrido de acoso sexual en la escuela o el trabajo.

En Perú, casi 9,000 mujeres fueron violadas entre enero y abril del 2017.

En Guatemala, en promedio, dos mujeres son asesinadas cada día.

En India, un número indefinido de feminicidios han sido falsamente identificados como “suicidios” o “accidentes”.

Mundialmente, hasta un 50% de las víctimas de violencia sexual son niñas menores de 16 años y para el 30% de mujeres su primera experiencia sexual será forzada.

Esta es nuestra realidad mundial. Cada amenaza, ataque y asesinato una historia única, o mejor dicho….pesadilla.

Y mientras que la lucha por los derechos de las mujeres y la conciencia por culturas no-violentas últimamente está en boca de todos, la realidad es que ser bombardeados por videos y estadísticas no ha parado la violencia.

Seguimos siendo asesinadas cada día.

En la mayoría de culturas machistas, vivimos en una constante dicotomía: Mientras que buscamos cambiar la situación, nos aseguramos de no llamar tanto la atención.

Porque sabemos que ser mujer es quizás el trabajo más difícil que tendremos.

Aceptamos la violencia como parte de nuestras vidas y la cargamos con nosotros a donde vayamos. Y es que vivimos rodeadas de ella desde nuestra infancia.

Convivimos con el recuerdo constante de la fragilidad de nuestras vidas.

En culturas de la violación como la peruana, de donde vengo, somos criadas como víctimas de nuestro género o condición biológica.

Nuestros derechos son dictaminados por una sociedad que nos echa constantemente la culpa.

¿Cuándo cambiará la narrativa victimizante? ¿Cuándo centraremos nuestra atención en los victimarios y no las víctimas? ¿Cuándo dejaran las culturas de violación de dictaminar la vida que debemos vivir como mujeres?

Tenemos que dejar de hablar solamente de las víctimas. No solo se trata de enseñarle a las niñas a defenderse pero más bien educar a los niños a no violar. La masculinidad positiva es clave y futuro para nuestras sociedades.

Porque nada cambia si es que los hombres no deciden cambiar.

Y si nosotras nos mantenemos calladas, nunca seremos libres.

Porque el silencio no significa tranquilidad.

 

 

Isadora Lange
La original mujer al borde. El último desafío de Isadora es dejar en “visto” una conversación de whatsapp sin contestar. Desde pequeña se dio cuenta que su vida sería una serie de eventos desafortunados que harían reir a otras personas, así que decidió escribirlas. Su criptonita es el pudín de chocolate.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...
To Top