LÍNEA DE GÉNERO

Opinión: Cuba y su represión contra el activismo LGTBI

Si Cuba es inclusiva hacia la población LGTBI, ¿por qué el pasado sábado su régimen golpeó y detuvo a los activistas que desfilaban por la diversidad en el Parque Central de La Habana? Si Mariela Castro, hija del expresidente Raúl Castro, es la abanderada de esta comunidad en la isla, ¿por qué la llama “masa de ignorantes” cuando el 11 de mayo salieron a las calles a reclamar sus derechos?

La respuesta es sencilla: este país vive bajo una dictadura y nada se hace sin el conocimiento y control de sus gobernantes. Si las minorías sexuales alteran su orden, son reprimidos igual que cualquier otro opositor.

La propaganda arcoíris

Durante los últimos años, el régimen cubano ha intentado cambiar su imagen hacia el exterior de un país que era brutal con los homosexuales, a uno respetuoso de la diversidad sexual de su pueblo. Eso sí, sin dejar de rendir siempre homenaje a la revolución liderada por el Che Ghevera, quien creó campos de concentración para disidentes y gais.

Sin embargo, recientemente al Gobierno se le cayó, por unas horas, la máscara y extendió a los activistas LGTBI la común violencia que utiliza contra los defensores de los derechos humanos.

El hecho sucedió debido a que a inicios de la semana pasada el Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), dirigido por Mariela Castro, publicó un comunicado en su página de Facebook sobre la suspensión de la marcha ‘Conga contra la Homofobia y Transfobia’ que esta institución organiza todos los años. Así, en cuatro párrafos que no dicen nada, no hubo ni una frase que de claridad sobre las razones de la cancelación de la actividad.

El periodista Maykel González, en su artículo Qué hay detrás de la justificación para suspender la marcha LGBTI+ más famosa de Cuba publicado en ‘Tremenda Nota’, explica que hay quienes creen que esto se debe a la presión de las iglesias fundamentalistas que se opusieron el año pasado al matrimonio igualitario.

La marcha independiente

Ante esta situación, un grupo de activistas convocaron por medio de redes sociales a un desfile alternativo. Como en Cuba nada se hace sino sirve de propaganda al Gobierno, el Cenesex llamó a boicotear esta manifestación, pero aún así se hizo.

Alrededor 300 personas asistieron a la marcha independiente LGBTI. Como suele suceder en este país, inmediatamente la Seguridad del Estado se enfrentó a los activistas y detuvo con violencia a siete de ellos, quienes fueron liberados antes de la medianoche.

Nuevamente, el castrismo demostró que las personas LGTBI, afrodescendientes, con discapacidad o que pertenecen a otros grupos vulnerables, solo le importan cuando llevan en sus marchas las banderas de la revolución. Y como su descaro es infinito, Mariela Castro dijo en el programa cubano Mesa Redonda que en su país se sigue luchando por las libertades y los derechos humanos.

http://https://twitter.com/mariojose_cuba/status/1128050219227189248

“La lucha por los derechos LGTB es parte de nuestros aportes al proceso revolucionario… Yo quiero que el pueblo de Cuba lo comprenda de esa manera… y no reproduzca tonterías, estupideces, prejuicios y chismes de la mal llamada prensa independiente ”.

Diego Ato
Comunicador por la Universidad de Piura. Coordina proyectos de formación democrática y derechos humanos. Le interesan los temas de género, sociedades cerradas latinoamericanas y corrección de estilo. Escribe y dibuja en su blog ‘Fante con lentes’.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

To Top