ALTO RELIEVE

Alto relieve: La importancia de los planos

¿Qué pasa cuando los planos no corresponden a la realidad o cuando lo proyectado no es posible llevarlo a cabo? Suena un poco poético, pero la verdad es que en nuestro medio es muy peligroso y costoso no realizar un plano de la manera correcta. ¿A qué me refiero con correcta? A la elaboración técnica, consciente y responsable de los planos de especialidad con los conocimientos que implica su construcción. ¿Han escuchado el dicho que dice: del dicho al hecho hay mucho trecho?, bueno, pasa con la arquitectura algo similar entre la esquematización de una idea, la valoración de un proyecto y la construcción de la obra, debido a que en cada etapa se debe tener, necesariamente, una correspondencia muy estrecha para poder lograr la virtualización de lo proyectado en líneas y planos a una infraestructura (muros, vigas, losas, entre otros).

En el caso de la arquitectura, la gran diferencia entre un boceto y un plano son los conocimientos de espacio y constructividad. El plano de arquitectura es una creación propia de cada arquitecto que tiene plasmado un diseño e intención personal pero que debe necesariamente calzar con la realidad. Las líneas dibujadas/proyectadas en cada plano deben de valorarse y ser pensados considerando el tipo y forma de construcción de cada elemento arquitectónico, así como de los demás elementos de tipo estructural, eléctrico, sanitario, entre otros. El arquitecto es el owner del proyecto en su integridad y parte de su trabajo es garantizar que éste no se vea modificado en ningún sentido. Lo mencionado previamente no es nada nuevo, te lo enseñan incansablemente en la universidad, sin embargo, por mi trabajo todos los días me encuentro con planos de distintos profesionales que incurren en presentar planos con errores que impactan en el flujo y presupuesto del proyecto.

 Entonces ¿cuáles NO serían planos correctos? y ¿cómo podríamos evitarlos?

A continuación un pequeño listado a tener en cuenta:

Asumir detalles o dudas; es normal no saber todo lo involucrado a conocimientos técnicos, uno sólo debe de preguntar, no hacerlo oportunamente te traerá más complicaciones a lo largo del proyecto las cuales tendrás que solucionar a un costo extraordinario y a través de la ayuda técnica que se pudo prever.

 –Realizar cambios al proyecto sin la aprobación del cliente; se debe tomar en cuenta los requerimientos del cliente ya que el proyecto es para su uso. Asimismo, se debe optimizar y minimizar el impacto de las decisiones posteriores que afecten de sobre manera el costo del proyecto, considerando siempre el visto bueno del cliente.

 –Delegar responsabilidades a terceros sin verificar; uno debe siempre revisar todo lo relacionado al proyecto, por más que haya sido realizado por personal de confianza, debido a que éste refleja en uno como profesional.

 –Levantamiento de información inexacta (Plano base con nivel de medidas erróneas y/o no realizar plano de levantamiento de condiciones); este error es uno de los más peligrosos sino es el más grave, porque es como diseñar a ciegas, sin saber a ciencia cierta las características del lote/local para el proyecto, siempre se debe tener visibilidad de todo lo que existe actualmente.

-No verificar partida registral; en el caso de construcciones desde cero, uno siempre debe corroborar el levantamiento con lo registrado en el CRI (Certificado Registral Inmobiliario) y/o partida registral. Este punto es muy importante en el momento que se ingresa el expediente para licencia de edificación.

-Metrado incompleto y/o erróneo; el metrado es un punto importante para determinar el costo real del proyecto, hacerlo de la manera correcta ayudará a cotizar eficientemente la implementación integral. El no hacerlo adecuadamente incurrirá en posibles adicionales y sobrecostos que sobrepasarán el presupuesto y tiempo original.

-Cálculo incorrecto de aforo y errores en plano de Indeci; siempre revisar las normas para realizar los planos de esta especialidad y evitar reprocesos. (En un próximo artículo hablaremos a detalle de este punto).

-Incorrecta valoración de líneas; No sólo es ser, es parecer. Los planos son como la carta de presentación de cada arquitecto, se debe valorar cada objeto de acuerdo a su proximidad para asegurar acabado de cada elemento y evitar errores de lectura.

-Incorrecta acotación de dimensiones y/o falta de norte; los planos deben ser valorados tanto internamente como externamente con una escala de numeración y cotas proporcional a la escala del plano.

-En membrete; no incluir nombres de propietarios, dirección registral del inmueble, cuadro de áreas correspondiente a realidad, tener en cuenta los requisitos de presentación de plano de ubicación estandarizados.

-No revisar los parámetros, zonificación, TUPA y el RNE; considerar la normativa para el desarrollo de los proyectos a fin de garantizar su viabilidad y evitar replanteos. (En un próximo articulo hablaremos a detalle de este punto)

Estos fueron algunos de los errores más comunes que identifiqué, sin embargo, es posible que existan más, por lo que siempre se recomienda revisar con cautela y meticulosamente los planos antes de pasarlos a expediente y cotización, de esa manera garantizamos la viabilidad de nuestro trabajo. Lo ideal es evitar el dibujo erróneo y la falta de consideración de criterios de construcción y elementos de diseño que perjudiquen el flujo y presupuesto de la obra. Sin embargo, a través de la presentación correcta de planos uno puede anticipar errores y dar fé de un buen trabajo consciente y responsable como profesional.


Fuente de imagen:www.ing.una.py

Verónica Cárdenas
Arquitecta graduada de la PUCP. Hiperactiva, políglota y apasionada por las causas justas. Directora de VCV ArchStudio. Regateadora de corazón y viajera empedernida.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

To Top