CONVERSA Y PUNTO

Nicaragua: Una nación que quiere volver a ser una República.

Por: Nicolás Safadi

“Permítanme dedicar este premio a la memoria de los nicaragüenses que en los últimos días han sido asesinados en las calles por reclamar justicia y democracia, y a los miles de jóvenes que siguen luchando, sin más armas que sus ideales, porque Nicaragua vuelva a ser República”.

Con estas palabras, el escritor nicaragüense Sergio Ramírez recibió, el 23 de abril, de manos del rey Felipe IV, el premio Cervantes 2017. Ramírez decidió utilizar la ceremonia de presentación del premio más importante de la lengua española para mostrarle al mundo la lucha de sus compatriotas por recuperar su país. Una lucha de jóvenes contra el gobierno sandinista de Daniel Ortega, quien, por más de cuarenta días, se ha dedicado a reprimir toda protesta con la fuerza de un Estado copado por él y sus seguidores.

El Origen de las Protestas

El 19 de abril, el gobierno decretó un recorte del 5% a las pensiones y un aumento de las contribuciones de la patronal y los trabajadores para financiar el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS). Dicha medida encontró una fuerte oposición de la población, pues fue la administración sandinista quien la llevó a la quiebra al elevar el nivel del gasto administrativo e invertir en proyectos acusados de favorecer al entorno del presidente.  Debido a esto, estudiantes universitarios a lo largo del país convocaron marchas pacíficas para protestar las medidas y los escándalos de corrupción que envuelven al gobierno de Daniel Ortega.

Represión y Censura

La respuesta fue violencia generalizada. El presidente ordenó a sus manifestantes dispersar cualquier concentración de estudiantes. Se utilizó a la policía como fuerza de choque para repeler a estudiantes desarmados y cerrar estaciones de televisión independientes con el fin de evitar que los atentados contra los derechos humanos se hagan visibles.

Luego de cinco días de protesta, el presidente Ortega anuló la polémica reforma para apaciguar a los estudiantes, pero era demasiado tarde. Lo que inició como una marcha estudiantil contra medidas específicas, se convirtió en un país paralizado que exige la salida de un autócrata.

La Corte Episcopal de Nicaragua, el Consejo Superior de la Empresa Privada, organizaciones feministas y medios independientes son los principales organismos que se sumaron a los estudiantes para realizar un llamado al cese de la violencia y pedir que se inicie un proceso de dialogo. La heterogeneidad de estos colectivos refleja que es no un sector minúsculo él que clama por la salida de Ortega. Del mismo modo, organismos internacionales – Amnistía Internacional y la Corte Interamericana de Derechos Humanos- emitieron comunicados en los que reprochan las acciones del gobierno y llaman al dialogo.

Sin embargo, esos esfuerzos solo lograron encontrar intransigencia por parte del Frente Sandinista. Cualquier intento de dialogo no es fructífero, pues el presidente se niega a adelantar las elecciones programadas para el 2020 y prefiere mantenerse en el poder antes que solucionar la problemática social del país. El 31 de mayo, el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos señaló que son al menos 108 los ciudadanos que perdieron la vida en enfrentamientos y parece que ese número no ha inmutado al presidente.

Mirada al futuro

Daniel Ortega, quién se hizo conocido como un guerrillero que luchó contra la dictadura de la familia Somoza en la década de los setenta, ha sido comparado -debido a la crudeza de sus acciones – con los miembros de dicha familia. “Daniel y Somoza son la misma cosa” es el grito de un pueblo que desea acabar con la violencia. Parece que Ortega se olvidó lo que vivió el pueblo nicaragüense con la dictadura, parece que olvidó sus ideales democráticos. Esperemos que ahora que se quedo sin aliados, escuche la llamada de su pueblo y Nicaragua retorne a la democracia.

Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

To Top