ECONOMÍA

Un negocio que vuela: ¿cómo las aerolíneas generan sus ingresos?

Llegar al aeropuerto, entregar las maletas, pasar los controles de seguridad, hacer la fila para abordar y encontrar un asiento incómodo. Si a esto le sumamos los posibles retrasos, cancelaciones y pérdidas de equipaje, no debería sorprendernos que para muchos volar se haya convertido en algo tedioso. Mientras tratas de ponerte cómodo y cuentas las horas que faltan para llegar a tu destino, ¿alguna vez te has preguntado cuál es el modelo de negocio de las aerolíneas?

Desde hace algunos años, las aerolíneas se han enfocado en aumentar su capacidad de producción, al ofrecer cada vez más asientos por vuelo. Así, con la renovación de sus flotas, se ha vuelto común encontrar más aviones con tres y cuatro asientos por columna y menos espacio entre filas. Las aerolíneas han tratado de compensar la mayor incomodidad con más opciones de entretenimiento a bordo. Como resultado, la cantidad de asientos disponibles por kilómetro (ASK) –una medida de capacidad de la industria– ha venido creciendo a tasas de alrededor de 6,0% en los últimos cuatro años, según cifras de IATA.

Asimismo, las aerolíneas están reduciendo costos al disminuir el tiempo de rotación –el lapso que un avión permanece en tierra entre vuelos–. Por ejemplo, el tiempo estándar de rotación para una low cost es de entre 25 y 30 minutos. Cada minuto que un avión permanece estacionado implica que el principal factor de producción permanece inutilizado, mientras que se incrementan los costos por uso del aeropuerto. Al reducir el tiempo de rotación, las aerolíneas pueden operar más vuelos con la misma cantidad de aviones.

Luego, están los cargos extra por llevar maletas en la bodega del avión, elegir un asiento en las primeras filas o cerca a las salidas de emergencia, así como por la venta de snacks y bebidas a bordo. Esta estrategia –que es común entre las aerolíneas low cost, pero que se está convirtiendo en un estándar de la industria– permite a los pasajeros pagar solo por aquello que necesitan, lo que reduce los precios de los boletos. Por ejemplo, la empresa líder del mercado aéreo peruano recientemente introdujo la venta de alimentos a bordo.

Otra forma en el que las aerolíneas están incrementando sus ingresos es la venta de millas. Si perteneces a un programa de viajero frecuente, probablemente has recibido algún correo en el que te ofrecen comprarlas a un precio especial. Además, si tu tarjeta de débito o crédito está afiliada a una aerolínea las recibes por las compras que realizas. En cualquiera de los dos casos, las aerolíneas venden cada milla –que luego puede ser redimida por pasajes, productos o servicios– a un precio de entre 1,5 y 2,5 centavos de dólar, precio que está por encima del costo de redención. Sin embargo, las aerolíneas ganan aún más si las millas no son redimidas antes de su vencimiento o si las devalúan al cambiar sus políticas de canje.

Este segmento del negocio se ha expandido rápidamente, pero el mercado aún no estaría incorporando los programas de viajero frecuente en sus valorizaciones de las aerolíneas, según Joseph DeNardi, analista de Stifel Financial Corp. DeNardi sostiene que la venta de millas representaría incluso la mitad de los ingresos de las aerolíneas. Hacer una estimación precisa es complicado, dado que las empresas no desglosan los ingresos por este concepto cuando publican sus resultados. Sin embargo, se espera que esto cambie en los próximos años. Así, los programas de viajero frecuente se convertirían en una importante fuente de upside para las aerolíneas. La magnitud solo será clara cuando estas reporten con detalle cuánto representa este negocio en su ingresos y márgenes.

El Perú no es ajeno a esta tendencia. Las dos aerolíneas líderes del mercado se han asociado cada una con un banco para integrar sus programas de viajero frecuente con los productos de tarjetas de crédito y débito. Además, se pueden acumular millas cada vez que echas gasolina, viajas en taxi o compras el seguro de tu auto, entre otras opciones. Detrás de cada milla ganada, hay un negocio que genera cada vez más ingresos para las aerolíneas.

Luis Cerro
Estudia Economía en la Universidad del Pacífico y trabaja en el área de Estudios Económicos de Apoyo Consultoría. Tiene experiencia en consultoría, inversiones y periodismo económico. Miembro del equipo ganador de la fase local del CFA Research Challenge 2017. Ha participado en Modelos de Naciones Unidas en Australia y Estados Unidos como miembro del equipo Peruvian Universities. Interés en política y economía internacional. Le gusta viajar, leer y el buen café.
1 Comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

1 Comment

  1. click me

    Junio 23, 2018 at 5:27 am

    RL1WTG There is noticeably a lot to identify about this. I feel you made certain good points in features also.

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

To Top