ECONOMÍA

Participación laboral femenina: nuevas tendencias y desafíos

Fuente: El Comercio

Según cifras del INEI, la participación de las mujeres en el mercado laboral ha aumentado de 55% a 62% durante el periodo comprendido entre 1997 y 2015. No obstante, a pesar de esta mejora el 32% de las mujeres del país no contaba con ingresos propios en 2015, mientras que este indicador era de tan solo 12.5% en el caso de los hombres[1].

Pero, ¿cuáles son los efectos de una mayor tasa de actividad femenina? De acuerdo al Banco Mundial, el aumento de la participación laboral de las mujeres en América Latina contribuyó a la reducción de casi un tercio de la pobreza extrema y el nivel de desigualdad regional durante la primera década del presente siglo. Sin embargo, esta situación no es exclusiva de América Latina.

En India, solamente el 26% de las mujeres en edad de trabajar participan del mercado laboral, cifra que ha disminuido en 9pp desde 2005 (The Economist, 2018). Esta caída en la tasa de actividad femenina es, por un lado, una señal de mejora: las niñas del país permanecen más años en el colegio, por lo que se demoran más en entrar al mercado laboral. No obstante, las normas sociales conservadoras también juegan un rol importante en esta situación: que las mujeres del hogar no trabajen le agrega estatus social a la familia, por lo que a medida que un hogar aumenta sus ingresos se prefiere que las mujeres del mismo abandonen la fuerza laboral (The Economist, 2018). En términos monetarios, el FMI estima que si este porcentaje aumentara hasta alcanzar el dado por los pares masculinos, el país sería un 27% más rico.

La tasa de participación laboral femenina en Japón alcanzó el 65% en el 2015, lo cual representa un aumento significativo respecto a años anteriores (OECD, 2017). Sin embargo, esta aún se encuentra 17pp por debajo de la tasa de participación masculina. Las barreras que enfrentan las mujeres en Japón para su incorporación al mercado laboral son distintas a las observadas en India: escasez de centros de cuidado de niños en zonas urbanas, esquemas tributarios que no propician el empleo a medio tiempo, una cultura de trabajo enfocada en largas jornadas laborales, entre otras. Si la participación de las mujeres se equiparase a la de los hombres para 2060, la fuerza laboral total sería 10% mayor que sin este cambio (OECD, 2017). Esto es sumamente importante, puesto que la transición demográfica del país representa un reto para el desempeño económico futuro.

Como vemos, los beneficios del aumento en la participación laboral femenina son integrales: abarcan desde indicadores de desarrollo humanos hasta medidas netamente monetarias. Además, tiene un efecto positivo no solo a nivel individual, sino también a nivel agregado. ¿Cómo aumentar la tasa de actividad femenina? Existen varias alternativas, como promover la educación, mejorar las políticas laborales de conciliación familiar y laboral, cambiar los esquemas sociales respecto a la división de tareas del hogar, entre otros. No obstante, se debe tener en cuenta el contexto particular de cada país. Por ejemplo, The Economist explica que cambios las políticas laborales tendrán un efecto limitado en una economía altamente informal como la India. Es posible que una política de esta índole tampoco tenga el alcance deseado en el Perú; mas sí sería efectiva en Japón, como sugiere la OECD.

[1] La falta de ingresos propios representa una barrera a la propiedad, al crédito y, en algunos casos, a la toma de decisiones frente a los perceptores de ingresos del hogar (INEI, 2016).

Bibliografía

Banco Mundial (2012). El efecto del poder económico de las mujeres en América Latina y el Caribe

INEI (2016). Perú: Brechas de Género 2016

OECD (2017). Japan Policy Brief: Improving the Labour Market Outcomes of Women

The Economist (2018). Why India needs women to work

Lucía Valdivieso
Estudiante de economía de la Universidad del Pacífico. Amo al Perú y sueño con contribuir a mejorarlo. También me gusta viajar, cocinar y tomar fotos.
Click to comment

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

To Top